25/04/2017 - Recuperar la actividad física después del parto.

Como ya sabes, es importante realizar actividad física durante el embarazo, para que este proceso sea lo más llevadero y saludable posible. Igual que es importante que descanses y te recuperes bien después del parto, etc… Pero no te voy a hablar de ello ahora.

 

Hoy quiero hablarte de ese momento en el que tu matrona o fisioterapeuta especializada en suelo pélvico te da el visto bueno para empezar a hacer deporte. Lo normal en cada persona es diferente. Todo depende de lo que hacías antes, de cómo estés… Consúltale cada duda, siempre que sea necesario. Es tu cuerpo y tienes que cuidarlo, porque va a acompañarte toda tu vida. Para mí fue un momento muy importante y que esperaba con muchas ganas e ilusión, ya que yo me dedico al mundo de la actividad física y estaba que me subía por las paredes…

La vuelta al deporte debe ser agradable y no debes sentirte frustrada por no hacer lo que realizabas meses antes de quedarte embarazada. Es importante que te sientas a gusto con tus entrenamientos y sobretodo que estés motivada. Tómate tu tiempo; los resultados llegarán. Por supuesto, cada cuerpo es un mundo, y no todos nos recuperamos al mismo ritmo, así que recuerda no compararte con la de al lado.

Primero te voy a contar lo más importante: ¿Qué no debes hacer? Ponerte a correr o a hacer actividades de alto impacto (como saltar), que echen por tierra todo el trabajo que llevas, después de estos meses trabajando para volver a fortalecer el suelo pélvico que tanto sufre en el parto, así como hacer abdominales sin ningún control, o realizar grandes esfuerzos.

Está claro que, si hacías actividad física antes de quedarte embarazada y has seguido durante el embarazo, tu recuperación va a ser mucho más rápida. Pero ya no te hablo de cómo te veas tú físicamente porque, al fin y al cabo, todos sabemos que es un proceso lento (en la mayoría de los casos, el abdomen tardará en volver a su sitio y más si tienes diástasis). Sino de cómo te sientes durante y después de los entrenamientos. Lo importante es que seas constante, que vayas poco a poco y sobre todo que escuches a tu cuerpo. Debes adaptar tus entrenamientos a lo que te pida en ese momento.

La vuelta a la actividad física debe ser gradual y regulando la intensidad. Esto implica que debes organizar tu vuelta a los entrenamientos con cabeza.  Además, recuerda que debes hidratarte antes, durante y después del ejercicio. La alimentación debe ser variada y equilibrada, ya que este no es el mejor momento para hacer dietas, y menos si decides continuar con la lactancia. No te preocupes, porque si eres constante, verás resultados poco a poco.

Al principio, podemos empezar realizando algo de cardio suave, pero siempre evitando los impactos. Así que puedes caminar ligero, o empezar con la elíptica y la bicicleta. Recuerda que, si decides hacer bicicleta, lo ideal es que hables con un Genius para que te enseñe a colocarla correctamente. Debes empezar con una intensidad moderada, que te sientas cómoda, pero a la vez estés notando que empiezas a trabajar. Mi recomendación es que lo mantengas al menos dos semanas, que puedes alternar con alguna actividad como Pilates, Body Mind y abdominales hipopresivos.

Cuando ya lleves un par de semanas y veas que tu cuerpo te empieza a pedir algo más, puedes empezar con otras actividades, además de continuar con el cardio o la tonificación en sala: Las actividades de baile, son actividades que te permiten regular bastante tu intensidad, pero recuerda que no debes saltar aún…  así que no olvides hablar con tu Genius antes de empezar la clase, para que pueda darte opciones.

En las actividades de tonificación, debes empezar con muy poco peso al principio, y según vayan pasando las semanas, ir subiendo peso.  Este es un proceso en el que debes ir poco a poco y realizar una técnica correcta, ya que, si empiezas con demasiado peso o subes muy rápido, puedes perjudicar tu suelo pélvico y echar por tierra todo el trabajo anterior.

Las actividades de alto impacto, deberían ser las últimas actividades que retomes, cuando ya notes que vas cogiendo forma. Y recuerda, que eres quien va a regular tu intensidad. Así que no tengas prisa, te prometo que todo llegará.

Presta atención a las señales de tu cuerpo: excesivo cansancio, sangrado o dolor… Ante cualquier señal de este tipo, debes parar inmediatamente y consultar siempre a tu médicoRecuerda que lo más importante es que encuentres una actividad que te guste y te motive. Debes crear una rutina que te ayude a sentirte bien. Busca ese momento del día para desconectar de todo y disfrutar.

Habla con tus Genius, están ahí para ayudarte a disfrutar de tus entrenamientos y aconsejarte lo que es mejor para ti en cada momento.

 

Beatriz Salinas Hinojosa


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies