Ciclo, ¿qué ocurre en nuestro cerebro al practicarlo?

Muchos de los practicantes de ciclo indoor afirman tener una sensación de paz interior, de calma, de bienestar, al terminar sus clases. Veamos por qué ocurre y cuáles son las sustancias químicas en nuestro cerebro que lo provocan.

Deporte y Bienestar

Por todos es sabido que el deporte produce un bienestar físico y mental, sobre todo el ejercicio aeróbico como el ciclo indoor. Una explicación de esto a nivel básico, podría ser que nos sentimos bien debido a que hemos superado un reto que se nos ha impuesto durante 45 minutos, o que nos sentimos bien por el mero hecho de haberlo pasado bien haciendo algo sano.

Indagando en nuestro cerebro

La emoción que nos produce conseguir nuestra meta, la satisfacción por el trabajo bien hecho, el reconocimiento por parte de los demás, qué duda cabe que son grandes motores para animarnos a practicar deporte. El impulso de superación está presente en nuestros genes, es la base de la evolución humana, pero ese impulso es difícil de mantener si no conlleva una recompensa. Y una de las cosas que los seres humanos buscamos con más ahínco es la emoción. Hasta tal punto, que un niño prefiere ser “malo” para que sus padres le regañen a que éstos le muestren total indiferencia. Necesitamos atención, y necesitamos sentir, aunque sean emociones desagradables. Somos como una pila: si no entra corriente por el polo positivo, que entre al menos por el negativo. ¿Quién no ha disfrutado de la melancolía, o incluso de la tristeza?

Droga natural como recompensa

Según uno de los paradigmas más importantes de la psicología, el condicionamiento operante (Skinner), una conducta tiende a repetirse cuánto más refuerzo (recompensa) obtiene. En el caso del deporte, se dan recompensas no sólo a nivel social y personal, sino también biológico. Practicar deporte con regularidad aumenta la secreción de dos neurotransmisores cerebrales.

Dopamina

endorfinasLa dopamina es comúnmente asociada con el sistema del placer del cerebro, suministrando los sentimientos de gozo y refuerzo para motivar una persona proactivamente para realizar ciertas actividades. La dopamina es liberada desde neuronas situadas en el área tegmental ventral (ATV) hasta estructuras como el núcleo accumbens, la amígdala, el área septal lateral, el núcleo olfatorio anterior, el tubérculo olfatorio y el neocórtex mediante las proyecciones que tiene el ATV sobre estas estructuras.

Participa en experiencias tales como la alimentación, el sexo, algunas drogas, y los estímulos neutrales que se pueden asociar con estos.

Endorfinas

Son nada más y nada menos que opiáceos (o sea, como la morfina). Este otro neurotransmisor se pone en marcha cuando realizamos un esfuerzo grande, para elevar el umbral del dolor y así retrasar la aparición del cansancio y la fatiga. O sea, es como un analgésico, también natural.

Nuestro cerebro no sólo es una máquina precisa, sino también flexible: si le acostumbramos al ejercicio físico su fisiología cambia. Así, nos convertimos en una especie de deporte adictos, nuestro sistema nervioso central se acostumbra a segregar sustancias y cuando pasamos una temporadita “parados” nuestras células las reclaman, pudiendo su falta producir cambios de humor. Es perfectamente normal: es como al niño que le quitas la piruleta y coge una rabieta. Pero el llanto no dura siempre: las células con el tiempo también dejan de llorar y se acostumbran a no recibir la dosis extra de “droga”. Así que si por algún motivo os tenéis que pasar una temporada “en blanco”, no preocuparos si os encontráis deprimidos, malhumorados o tristes, pasará. Buscad emociones (positivas, por favor) en otro lado, por ejemplo… ¡lo que se os ocurra! Pensad en lo que más os gusta después del deporte.

Pues ya sabemos un poco más el porqué de nuestras sensaciones en una clase de ciclo indoor. No solo se beneficia nuestro cuerpo sino que nuestro cerebro también es un gran beneficiado gracias a los procesos químicos a los que se somete con la práctica del deporte.

Muchas gracias, nos vemos en tu Club, tu casa.

Lucas Mas Llopis
 Foto Lucas valencia