Cómo mejorar la resistencia aeróbica.

Para mejorar la resistencia aeróbica y gozar de una buena salud cardiovascular, no sólo sirve con subirse a una bicicleta o cinta y hacer ejercicio.

Para este objetivo concreto el ritmo cardíaco deberá ser entre y el 55 y el 65% de nuestra F.C.M. (Frecuencia Cardíaca Máxima), es en este rango cuando el cuerpo utiliza mayormente el consumo de grasas dejando en menor medida el consumo de glucógeno muscular para intensidades cardíacas mayores, a estos porcentajes otra de las mejoras es la hipertrofia del miocardio (músculo del corazón el cual  también se entrena) de igual manera que el bíceps por ejemplo, al crecer tu corazón late menos veces porque es más fuerte por lo cual su resistencia se alarga durante más tiempo.

pulsometro (1)Un error frecuente es creer que a más pulsaciones y más esfuerzos quemamos más grasas y más mejora aeróbica se produce, y esto no es así, de hecho cuando nos falta el aire ya, y nos duelen los cuádriceps (en el caso de el ciclismo) estamos generando demasiado ácido láctico, el cual nuestro cuerpo no puede ir “limpiándolo” y se va acumulando dándonos cada vez más fatiga y esa sensación de dolor tan desagradable que tarde o temprano nos obligara a detenernos, habiendo conseguido una mejora pobre y además anaeróbica que no es nuestro caso.

Desde AltaFit os recomendamos seguir estas pautas, empezando por 30’ al día, subiendo 5’ a la semana hasta alcanzar 1 hora diaria, y veréis en 12 semanas como aumenta vuestra resistencia aeróbica y disminuyen las grasas.

Si aun queréis mejorar más (caso de atletas, fondistas, competiciones, etc.) pasaríamos después de este periodo  base de 12 semanas al periodo de calidad añadiendo de dos a cuatro semanas más a otras intensidades cardíacas diferentes, tales como intervalos, cargas, tiempos de recuperación entre series etc… para así  “afinarnos” de cara a ese día del evento o carrera. En el próximo artículo del blog os informaremos de ello.

Santiago García del Pulgar
Santiago Garcia del Pulgar