Contracturas musculares

Todos alguna vez hemos tenido que lidiar contra una contractura muscular y sabemos lo molesto que es hacer tu vida diaria con ese dolor, las causas más habituales de una contractura son:

🔹 Ciertas emociones que nuestro cuerpo somatiza como el estrés o la ansiedad.

🔹 Las malas posturas, por ejemplo y muy común, la mala postura en el trabajo.

🔹 Realizar un esfuerzo exagerado de manera repetitiva o puntual.

🔹 El sedentarismo. Si no estás acostumbrado a hacer ningún tipo de ejercicio, tus músculos son más susceptibles de sufrir una contractura.

🔹 El hacer un estiramiento muy brusco puede llevar a tus músculos al extremo, y para evitar una rotura, se contrae produciéndose la contractura.

¿Qué debes hacer si tienes una contractura muscular? Siempre os recomendamos acudir al especialista y que sea él quien os dé las pautas exactas para tratar el problema. 

🔹 Calor local: el calor produce un efecto relajante y analgésico, puedes aplicártelo tú mismo con una bolsa de agua caliente o una almohada de semillas.

🔹 Masajes: siempre deben ser dados por un profesional ya que si no fuera así, podría agravar el problema.

🔹 Miorelajantes y antiinflamatorios: siempre y cuando estén prescritos por un médico, ¡jamás debes automedicarte!

Debes saber que las contracturas son muy comunes en personas con una vida sedentaria así como en personas que tienen trabajos que requieren esfuerzo físico. Es muy recomendable como medida preventiva, acostumbrarse a hacer estiramientos sencillos para tener una buena flexibilidad en tus músculos.