El comienzo de un sueño. Mi primer día en el Ultraman.

1 de Agosto – Ultraman de Canadá  

10 Km swim – 149,8 Km bike – 9h 40′ 40»

ultraman canada Marcos Lopez concentracionEl comienzo fue de lo más emotivo; todo un año esperando este momento… y ya estábamos ahí; en una playa preciosa de Penticton, aún amaneciendo, y en la otra punta del planeta. Formando un círculo todos los triatletas participantes con un gaitero en el medio siguiendo el mismo ritual que en un pasado realizaban para despedir a los grandes guerreros antes de la gran batalla. Una música emotiva para el momento más esperado, miro a la cara de cada uno de mis compañeros (a los cuales no conozco, pero 3 días después terminarán siendo como mis hermanas y hermanos, unidos para siempre por el sufrimiento y las alegrías compartidas en 3 días y 520 Km), unos están concentrados con los ojos cerrados, otros buscan la mirada de sus familiares y seres queridos, otros simplemente lloran… A mí no me queda otra que mirar al cielo y pedirle a mi amigo a Rafa que me ayude, sé que está ahí. Sólo pienso en la gente que me quiere, y la mezcla de ese pensamiento y ser consciente de que ya llegó el momento… me produce un cosquilleo en la tripa tan intenso que nunca olvidaré. La música finaliza, y rápidamente tras la foto nos fundimos en un abrazo con nuestros equipos, después de conjurarnos Abel, David y yo; Abel se va al kayak, yo me meto en el agua, y David graba la salida desde fuera, para más tarde ir a prepararme la bici.

etapa de agua Marcos Lopez Ultraman CanadaLa cuenta atrás es un verdadero subidón de adrenalina, ninguno nos lo creemos… ya estamos allí! Es un mezcla entre alegría y miedo por no tener ni idea de lo que se nos viene encima con 520 km… Y cuando la bocina suena de repente te ves nadando con una taquicardia fuera de lo normal… pero rápidamente empiezo a pensar en lo que ven mis ojos; montañas enormes a un lado, y un precioso amanecer al otro lado con un sol espectacular que me deslumbra cada vez que respiro hacia ese lado, era como nadar en un sueño! Pero no… me doy cuenta de que es realidad, y es a partir de ese momento cuando empiezo a disfrutar cada una de mis brazadas. A los 4 Km se empieza a quejar un poco el hombro bueno, es normal, hace más fuerza remando y Abel no hace otra cosa que decirme que me desvío hacia la izquierda. Entre el Km 8 y el 9, hay una corriente fortísima, según Abel prácticamente no avanzamos. Y finalmente llegamos, y tras un audio muy especial que Abel me tenía reservado para cuando me flaquearan las fuerzas, llego a meta con mucha energía y muy buenas sensaciones, en comparación con los mareos con los que llegaban casi todos los triatletas.

fin etapa nado ultraman canada Marcos LopezMe espera David que me ayuda a quitarme el neopreno, estamos contentos; nos hemos quitado 10 km de agua y comenzamos la bici, pero solo tengo una preocupación porque soy consciente de las limitaciones de mi hombro…. “David; en qué posición he salido?”, me dice que en la 17, y rápidamente me fijé en mi cabeza un sólo objetivo: no parar hasta entrar entre los 10 primeros… y eso implicaba hacer 7 adelantamientos sin saber a qué distancia estaban de mí.

Nada más montar en la Muse las sensaciones no es que fueran buenas, es que eran ESPECTACULARES, se juntaron varios aspectos favorables: después de nadar 10 km mi espalda me pedía ir doblada hacia adelante y eso me hacía ir muy cómodo acoplado, además mis compañeros de Muse han conseguido ajustar perfectamente a mis medidas el “mongui-acople” para mi maltrecho hombro, iba perfecto! ,salía del agua en muy buenas condiciones, las piernas me respondían, iba muy rápido, y… era la primera vez que competía con la cabra de Muse, estaba completamente emocionado con la adrenalina a tope , pero sobre todo puedo decir que… literalmente: SENTÍA QUE VOLABA!

A los 10 minutos adelanto al triatleta portugués, y a la media hora aparecen en el coche del equipo Abel y David escandalizados, me dice Abel: “Estás loco, afloja un poco que esto es muy largo y vas a petar”, yo no atendía a razones… se me había metido entre ceja y ceja no parar hasta alcanzar el top10 y no iba aflojar, le digo: “Tranquilos; 6 más y aflojo”, y me responde partiéndose de risa: “pero por qué? Dónde pone eso? Qué necesidad hay?”, -“hazme caso, entrar entre los 10 primeros me ayudará estar más tranquilo” , -“vas demasiado rápido Marcos, pero si vas seguro, te ves bien y te ayuda a estar más tranquilo; adelante!”. Así hice, me sentía genial, y cada adelantamiento que hacía me daba más energía, no sólo por el hecho de adelantar posición, sino porque cada vez que pasas a alguien en el Ultraman no es como un Triathlon cualquiera, aquí nos saludamos y nos animamos uno a otro, intercambié ánimos con cada uno de los 7 adelantamientos que realicé, y eso os aseguro que lejos de pasarme factura por el etapa bici 1 ultraman canada Marcos Lopezesfuerzo, me recargó de energía. En el Km 67, en una larga subida, adelanto a Nat, triatleta de Nueva York, con tan buena suerte que Abel lo graba con el móvil (qué bien ya tengo para vacilar a mis colegas de Postureo bike, me dije). A partir de ahí aflojo, me sentía con fuerzas aún, pero la etapa era de 145´8 Km y la cabeza me decía que después de cumplir el objetivo había llegado el momento de dosificar. Además estaba muy contento, me llegaba información de que había adelantado a compis que me habían sacado más de una hora nadando, ahora sí; me sentía con los deberes hechos.

Continuamos a buen ritmo hasta el Km 100, ahí entramos en tramo de doble sentido bastante antipático, lleno de baches, dónde no corría el aire y con un sol de justicia, ante ese panorama me fijo en que cada triatleta de los que me cruzo van parando a cambiar los bidones. Los míos están ardiendo y son auténtico caldo… pero no veo el coche de mi equipo! Y no hago más que preguntarme dónde estarán… A la media hora, al final del tramo les veo, “Donde estábais?!” Les pregunto, David me contesta: “Marcos, nos hemos quedado sin gasolina, luego te contamos”, yo me callo y sigo adelante, sabía que en ese tramo había perdido tiempo y seguramente me pasaría factura. Por otro lado, bastante tenían ya Abel y David con lo que les había pasado y estar pendiente de mí, como para decirles yo algo, ya me contarían la “odisea” en el apartamento.

En el Km 120, como decimos en mi grupeta de “Postureo Bike”, nos vino a visitar a todos los triatletas “el tío del mazo”, con más repercusión en unos que en otros. Afortunadamente yo había seguido bien la alimentación que Nutrisport me planificó, y no sufrí ningún bajón importante o “pájara”, simplemente sentí que flaquearon un poco las fuerzas, pero sin duda; bajé algo el ritmo. Al poco tiempo Nat, el último triatleta al que había adelantado, se pone detrás de mí subiendo un puerto, se para, cambia su bici cabra por otra bici de ruta y me adelanta. Si, efectivamente, la mayoría de triatletas llevaban una bici de contrarreloj (cabra) y otra bici de ruta (flaca). Aunque me fastidió un poco por pasar a la 11º posición, le animé igual que me animó el a mí cuando yo le pasé. Ante todo había que reconocer que en el cómputo global de natación y bici él había sido mejor que yo.

La energía llegó pese a la dureza del tramo final, y pude disfrutar de los últimos kilómetros, sólo saber que terminas en buenas condiciones la primera etapa de todo un Ultraman te llena de felicidad. Llegué a meta con un sonrisa de oreja a oreja, acordándome de mi familia y toda le gente que me quiere, y dando las gracias a Rafa que desde el cielo me había cuidado para que no me pasara nada y llegara sano y salvo.

Al llegar me abrazo a David y a Abel, todo un subidón terminar la primera etapa!

fin dia 1 ultraman canada Marcos LopezAl bajar de la bici David, que entiende inglés mejor que nosotros, me empieza a hacer señas para que preste atención a lo que dice Steve King, el comentarista del Ultraman, (campeón del mundo de Ironman y carismático comentarista actualmente en los triathlones de más prestigio), y escucho que está comentando que después de salir en el puesto 17 del agua, he realizado el 5º mejor tiempo en la bici, quedando el 11º en la clasificación general, “todo una remontada del triatleta español” decía. Si estaba mínimamente descontento por terminar fuera del top10, ahora estaba totalmente rebosante de felicidad al ver que había suscitado tanta admiración entre la gente de la organización. Verdaderamente los 70 primeros Km habían sido una pura contrarreloj! Satisfecho me voy a la zona de masajes y a que me revisen los médicos, ni siquiera cuando me dijeron que había perdido 4 kilos perdí la sonrisa, estaba feliz, había notado los ánimos de todas las personas que me apoyan.

Al terminar me preguntaron: ¿Cómo es que se te dio tan bien la bici y tan mal la natación?, mi respuesta fue: “Porque tengo un hombro muy malo para nadar y una bici muy buena para pedalear”, a ver como les explicaba yo lo del monguiacople…

Ahora os dejo el resumen de la etapa en un vídeo de Abel, para que tengáis también su punto de vista, a ver si conincide con el mío o vivimos realidades diferentes.

Marcos López Bonilla
Director Técnico en AltaFit
 Marcos Lopez Ultraman