Electroestimulación… ¿Qué es y cómo funciona?

Parece ser que al running, entrenamiento funcional y “crossfit” considerados de última tendencia en el mundo del fitness le ha salido un duro competidor: la electroestimulación.

Pero ¿qué es exactamente y cómo funciona la EMS (Estimulación Eléctrica Muscular)?

Esta moda fitness viene exactamente desde Alemania y parece ser lo más “trendy” y utilizado por muchas “celebrities”. A ningún famoso le falta su chalequito electroestimulante en los entrenos, ¿pero es realmente necesario?

Veamos cómo funciona:

Lo primero que tenemos que saber es que el famoso biotraje (o chaleco) es, en realidad, un “uniforme” especial que se encarga de transmitir una carga eléctrica a los músculos. La EMS consiste en aplicar corrientes eléctricas que causan una contracción muscular. De este modo se logra alcanzar en profundidad las fibras musculares que normalmente son más difíciles de activar. La EMS aprovecha la fuerza “extra” que proporcionan los electrodos para potenciar la actividad de los músculos. Incrementa la velocidad a la que se mueven para quemar más calorías y tonificar más y mejor mientras realizas ejercicios. Esto último es importante, mientras realizas los ejercicios. Con lo cual, algo de ejercicio hay que hacer, no significa ponerse el traje y relajarte mientras él lo hace todo. Simplemente el chaleco funciona como un “potenciador”.

Dependiendo del centro que la oferte, las sesiones suelen durar de unos 20 a 30 minutos en las que un entrenador pauta ejercicios tipo que el alumno realiza con el chaleco mientras recibe las descargas (sentadillas, saltos…). Los tipos de ejercicios varían en función del programa propio de cada entrenador.ems 1

Ventajas:

  • Resultados en menos tiempo.
  • Alcanza las fibras musculares más profundas.
  • Supone un intenso trabajo muscular sin llegar a la fatiga.
  • Mínimo o nulo riesgo de una lesión ósea, ligamentosa o tendinosa.
  • Disminuye la carga cardiovascular en el entrenamiento.

 

Inconvenientes / Contraindicaciones:

No deben someterse a este tratamiento personas que:

  • Sufran de epilepsia.ems 2
  • Estén embarazadas. El feto puede verse afectado por la corriente eléctrica.
  • No se recomienda en niños en crecimiento, por la posibilidad de dañar las fibras musculares y los cartílagos.
  • Su uso en las extremidades está limitado y es peligroso.
  • Sufran de patologías cardíacas (con o sin marcapasos). Conforme el trabajo aumenta demasiado (algo que es difícil de controlar en cada individuo que utiliza esta tecnología), el riesgo de excesivo daño muscular y de activar órganos cercanos a los músculos activados, como por ejemplo el corazón, es muy alto.
  • Padezcan enfermedades que afecten a la circulación de la sangre. Se recomienda a las personas con dificultades para dormir hacer el entrenamiento en la mañana.

 

Un estudio científico del Clínical Journal of Sports Medicine señala que, el uso del biotraje provoca mayor daño muscular que el ejercicio convencional favoreciendo la aparición de patologías como la rabdomiolisis. Se trata de un proceso de muerte celular programado ante una situación de estrés muscular. Muchas de las fibras son irrecuperables, no se pueden reparar. Este proceso de destrucción y eliminación de la fibra muscular es la rabdomiolisis. Un corredor de maratón al cabo de dos días puede acumular unas 2.500 U/L de CPK, un marcador de daño muscular que aparece en sangre después de una actividad extenuante. Cuando realizamos un entrenamiento de fuerza máxima, cuatro días después podemos tener 18.000 U/L. Con la electroestimulación local obtenemos una concentración de 12.000 U/L, pero con la electroestimulación global (electrofitness o biotraje) se ha visto que se llega a 100.000 U/L cuatro días después.

La EMS global es muy agresiva, hay que tener cuidado. Las personas que la usen han de empezar con frecuencias bajas (20 hercios) y muy pocas sesiones a la semana. Si se produce fatiga generalizada, dolores musculares excesivos e incluso color de orina oscuro tienen que acudir a un hospital, ya que podríamos estar ante un caso de rabdomiolisis.

En mi opinión este tipo de entrenamiento sería válido para gente sana, en buena condición física y muy bien entrenada para romper con la monotonía/estancamiento e incluso afinar en el logro de objetivos muy específicos. Por supuesto, siempre en sesiones controladas por un entrenador especialista para ello.

Óliver J. García Sánchez
Genius en AltaFit Puerta de Toledo

Oli 3