Entrenamiento en ayunas, cómo y para qué.

El entrenamiento en ayunas está en auge y cada vez sois más quienes os interesáis por él, por lo que voy a tratar de explicaros brevemente los fundamentos y el porqué de sus anunciados beneficios, así como sus pautas y recomendaciones.

En periodos de ayuno prolongado nuestra disponibilidad de glucógeno como vía energética se ve limitada (“nuestro cuerpo está ahorrando sus reservas de azúcar”) facilitando otras vías. Esto se traduce en una reducción de nuestros niveles de insulina (encargada de la utilización de ese glucógeno en sangre para producir energía), por el contrario los niveles de cortisol al levantarnos aumentan favoreciendo la utilización de las grasas como vía energética, ayudándonos a mantener los niveles de azúcar en sangre.

A pesar de que con esto podríamos afirmar que el ayuno o evitar la ingesta de carbohidratos en el desayuno nos ayuda a la utilización de las grasas y a la pérdida de peso debemos matizar cómo ha de ser nuestro entrenamiento.

Las grasas son una vía energética muy abundante, pero con una limitación de uso en función de la intensidad del ejercicio por la deuda de oxígeno. Es decir, en ejercicios de carácter aeróbico (presencia de oxigeno) de intensidad moderada, nos aportan mucha energía, pero cuando la intensidad aumenta y el aporte de oxigeno no es suficiente nuestro cuerpo no podrá metabolizar las grasas recurriendo a otras vías energéticas,  glucógeno.

Por tanto el entrenamiento en ayunas debe ser:

  • De carácter aeróbico, intensidad moderada 60%.
  • Para personas entrenadas o con cierto nivel físico (no se lo recomiendo a alguien que comienza a hacer ejercicio.
  • Seguir una dieta equilibrada respetando todas las comidas.
  • Supervisado y aconsejado por un profesional, coméntaselo a tus genius.

buen desayuno_p

Tras el entrenamiento será de vital importancia un desayuno completo que nos aporte carbohidratos y proteínas para romper el estado catabólico (de destrucción muscular) que también produce el ayuno prolongado en nuestro cuerpo.

Javier Velasco

javier vitoria