La Chorrera de San Mamés, senderismo en primavera.

La primavera parece especialmente indicada para salir al campo, por la temperatura y por lo bonita y exultante que puede ser la naturaleza. Un buen destino son las chorreras y cascadas, que con el deshielo, y con las lluvias primaverales están más espectaculares que nunca, como la Chorrera de San Mamés, considerada la más grande de la Comunidad de Madrid.

San Mamés es una recóndita y muy pequeña población del Valle de Lozoya. En ella, a menos de cuatro kilómetros del pueblo, se encuentra esta cascada, con una altura de caída de más de 30 m. y que es posible divisar desde grandes distancias. La ruta que lleva hasta ella es fácil y cómoda de hacer, con una subida muy suave y tendida, ideal para hacer con niños o dar un paseo de unas dos horas y media (7 km. ida y vuelta).

chorrera de san mames 1Para llegar hay que salir de la Nacional I en Buitrago de Lozoya (salida 76) y al pasar el pueblo girar a la izquierda para coger el desvío a la M-634 dirección Villavieja de Lozoya, pasado esta, en el km.7 está San Mamés. Hay dos opciones, aparcar en el pueblo, e iniciar la ruta desde la plaza, por la calle que sale junto a un kiosko de bebidas, cogiendo la primera salida de la calle a la izquierda. O también se puede llegar con el coche hasta el comienzo de la pista, junto a la quesería Santo Mamés. Para esto deberemos coger una pista en buen estado que sale a la derecha de la carretera justo a la altura de la iglesia.

chorrera san mames 2En la ruta hay dos partes diferenciadas, una primera que discurre por pista abierta, en la que iremos disfrutando de las vistas del valle, y donde nos encontraremos probablemente con vacas y algunos otros animales. Al frente veremos ya la imponente ladera del Lomo Gordo (2.075 m.) por la que se despeñarán las aguas del Arroyo del Chorro. Encontraremos una bifurcación de la pista más adelante en la que tendremos que coger el ramal de la izquierda.

SAM_Mames 2Así llegaremos hasta la casa forestal, donde tendremos que cruzar la valla para adentrarnos en un frondoso pinar. La pista sigue ascendiendo muy suave, de nuevo una bifurcación a la izquierda y tendremos que cruzar dos pequeños arroyos, el último de ellos un poco más complicado pero estrecho, y desde allí ya terminar la pequeña ascensión por una pequeña senda entre rocas hasta llegar a la imponente «Chorrera de San Mamés».

Ahora sólo queda disfrutar de las vistas y el sonido del agua, tomar un pequeño avituallamiento y regresar por el mismo camino ahora en agradable descenso y con una inmejorable panorámica.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit