Los helados más sanos para este verano

¿A quién no le apetece un buen helado en verano? ¡Y aún más si son compatibles con nuestras rutinas! Este verano no los evites, prepáralos en casa con una receta fit como éstas o con las mezclas que más te apetezcan. Juega sustituyendo unas frutas por otras y añadiendo nuevas especias. ¡Disfrutar de ricos helados cuidándote, es posible!

Aquí os dejamos unas cuantas ideas: ¡Probadlas y contadnos cómo os salen!

Helado de jengibre y limón:

El yogur griego o el requesón son lácteos cremosos y ricos en proteínas, y la mezcla del limón con el picante jengibre le da un toque muy  refrescante para combatir los calurosos entrenos de verano.

Ingredientes:

  • Dos yogures griegos naturales o su equivalente en requesón
  • 5 rodajas de jengibre natural
  • Ralladura y el zumo de un limón entero

Preparación:

  • Añade en la heladera o batidora dos yogures naturales griegos o su equivalente en requesón, 5 rodajas de jengibre y la ralladura de un limón con su zumo recién exprimido. Bate todo muy bien hasta que quede cremoso, si no tienes heladera, guarda en el congelador y vete batiendo cada hora, al menos 3 veces para que quede una mezcla cremosa.

¡Sirve decorando el helado con fruta o frutos secos picados naturales y disfruta!

Helado de yogur con soja y aceite de oliva:

Uno de nuestros favoritos: ¡sano, con muchísimo sabor y facilísimo de hacer!

Ingredientes:

  • Dos yogures de soja
  • 1 manojo de menta fresca
  • 200g de azúcar
  • 6g de gelatina neutra
  • 50g de aceite de oliva
  • 1 vaso de agua

Preparación:

 Tritura las hojas de menta fresa con un chorrito de agua, puedes hacerlo a mano con el mortero o en la licuadora. Haz un almíbar con el agua y el azúcar y cuando esté a punto de caramelizar incorporar la gelatina y la menta triturada, añade el aceite de oliva y emulsiona bien con la batidora.

Deja enfriar, añade los yogures de soja, mezcla bien y congela: tienes que ir batiendo la mezcla cada hora hasta que adquiera consistencia de helado, o si tienes heladora, vierte la mezcla y deja que se haga directamente. Antes de servir, decora con unas hojas de menta o con un poco de canela en polvo.

¡Si eres de los valientes, puedes preparar la receta con yogures naturales y añadir una cucharada de soja!

 Helado proteico de tarta de queso y frutas del bosque:

¿A quién no le gusta la tarta de queso? No te preocupes, esta receta no te hará sentir culpable, es más, ¡no podrás resistirte a probarla!

Ingredientes:

  • 500gm de queso fresco batido descremado (0% grasas)
  • 100gm de arándanos azules congelados o naturales
  • 6 dátiles grandes
  • 100gm de frambuesas congeladas o naturales
  • Un limón
  • 100gm de moras congeladas o naturales
  • 7 gotas de extracto de almendras (opcional)

Preparación:

Deshuesa los dátiles, ralla el limón (¡sólo queremos la parte amarilla de la cáscara, no te pases rallando!).

En un vaso de batidora pon las frambuesas, las moras, y los arándanos azules junto a los dátiles deshuesados y la ralladura del limón. Añade el queso batido (previamente lo habremos puesto en la nevera a enfriar) (aquí le podéis añadir el extracto de almendra si queréis). Tritura la mezcla hasta conseguir una textura homogénea y cremosa.

Vierte la mezcla en un tupper, ciérralo y ponlo a reposar en el congelador, ¡déjalo congelar hasta que vayas a servir!

Helado Fit de fruta, vainilla, canela y chocolate:

El helado más versátil, puedes usar la fruta que más te apetezca, aunque a nosotros las que nos gusta añadir son melocotones o naranjas, ¡van genial con el resto de ingredientes!

Ingredientes:

  • 3 melocotones o naranjas grandes [email protected]
  • ½ litro de leche evaporada
  • 2 y ½ cucharadas de sirope de agave (opcional)
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo (si no queréis añadir chocolate, podéis jugar añadiendo otra fruta!
  • Un vaso de agua
  • ¼ de cucharadita de canela en polvo
  • 7 gotas de extracto de vainilla

Preparación:

Pela los melocotones (quitando el hueso y la piel) o las naranjas (también sin cáscara) y pica la carne en daditos, congela los dados en una fuente (deja una lámina de papel de horno entre las dos para que no se peguen).

En una jarra añade la leche evaporada, el sirope de agave, el extracto de vainilla y la canela en polvo: mézclalo todo bien y guarda la mezcla en el congelador unos 40 minutos.

Haz un sirope con el chocolate añadiendo agua hasta que consigas la textura que queremos. Por último, coloca en un vaso de batidora los daditos de fruta, y la mezcla de la leche evaporada: tritura la mezcla y antes de que se caliente, procede a servir ( también puedes congelarla o guardarla en una heladera, si tienes una). Sirve con unas rodajas de fruta y el sirope que hemos hecho antes por encima.

Si quieres, puedes usar otra fruta, como albaricoques, nísperos, mandarina… ¡Tú eliges!.