Prueba el trabajo con gomas elásticas.

Las gomas elásticas son una fantástica opción de trabajo tanto por su funcionalidad como su fácil transporte, son el compañero de viaje ideal cuando queremos hacer un trabajo de tonificación y nos encontramos fuera de nuestros hogares, pero también son el complemento ideal para encontrar sensaciones diferentes dentro de un entrenamiento analítico.

La sensación de congestión que nos ofrece el trabajo con gomas elásticas debido al tipo de resistencia que presentan, nos permiten complementar perfectamente un trabajo en sala cuando buscamos series en las cuales vamos a trabajar en un rango de repeticiones alto, generalmente utilizando esta herramienta para ejercicios finales, super series o incluso como complemento ideal para el calentamiento.

Dada su versatilidad podemos incluir este elemento como ayuda a la hora de plantear un entrenamiento funcional, se adapta perfectamente a la mayoría de planteamientos y es una buena opción para combinar con ejercicios en los cuales vamos a utilizar otro tipo de cargas externas, ya se una pesa rusa o una barra.

Teniendo en cuenta la variedad de intensidades que podemos elegir durante el entrenamiento, lo primero que tenemos que saber, es el objetivo del ejercicio. Personalmente me gusta utilizar este tipo de complementos para localizar grupos musculares pequeños y darles un efecto ‘’Pump’’ como sensación final cuando venimos de un entrenamiento en el que hemos movido bastantes kilos.

A la hora de introducir este elemento en un entrenamiento funcional, me gusta tener en cuenta la multitud de ángulos con los que podemos jugar y también el tipo de trabajo que podemos realizar, ya sea un trabajo de coordinación, potencia, tonificación, etc…

Como siempre que realizamos un trabajo con cargas externas independientemente del tipo de movimiento que hagamos o el tipo de resistencia que escojamos para trabajar, cualquier movimiento de base, va a tener dos fases durante la ejecución del movimiento (siempre hay variantes).

Fase concéntrica.

A la que tenemos que prestar especial atención pues el tipo de resistencia al que nos enfrentamos con esta herramienta es una tensión más constante y prolongada, no hay ninguna zona de descanso, pues cuando el músculo está en el momento de su máxima contracción esta resistencia está más tensa y más constante que en ningún otro momento del ejercicio.

Fase excéntrica.

Es importante prestar atención a esta fase, pues aquí es donde la resistencia es menor a medida que devolvemos el movimiento a su punto de partida y si partimos desde un punto en el que no hay tensión, el músculo se desactiva, perdiendo implicación en cada repetición.

El tiempo bajo tensión así como el ritmo de ejecución, dependerá del objetivo del ejercicio, en qué momento del entrenamiento se encuentre el deportista o la capacidad técnica de ejecución que tengamos, recordad, cuando hablamos del fallo muscular, no es lo mismo el fallo técnico que el fallo físico, la técnica siempre ha de estar por encima de la intensidad.

Conclusión, es el compañero de viaje ideal como complemento para tus entrenamientos de tonificación cunado te encuentras fuera de casa, es la alternativa ideal como remate en una sesión de hipertrofia, en ejercicios en los que buscamos el máximo bombeo, es una buena idea para trabajar ejercicios funcionales y  ¿por qué no? con una correcta supervisión de nuestros GENIUS puede convertirse en el elemento ideal en una clase colectiva.

Mi consejo personal es que lo utilicéis como alternativa para encontrar nuevas sensaciones, siempre en una sesión bien planificada y para sentir el trabajo desde un punto de vista diferente.

Mucho ánimo y ¡¡¡a seguir investigando!!!

Marco Antonio Blanco González