¿Qué es el entrenamiento concurrente?

El entrenamiento concurrente es el que resulta de la combinación de diversas cualidades físicas o de diversas manifestaciones de ésta, en una sesión o dentro de un microciclo. Por ejemplo, entrenando fuerza y resistencia, o fuerza y velocidad, o resistencia y velocidad, etc.

 

El objetivo es crear respuestas adaptativas beneficiosas para nuestro deportista, pero al ser más de una cualidad física, se deben tener en cuenta varios factores, como por ejemplo el principio de supercompensación, que a su vez es específico para cada cualidad trabajada (Campos y Ramón, 2011).

Tener claro éstos conceptos es algo necesario para planificar nuestro entrenamiento, aquí dejamos las horas que necesitas para recuperarte tras tu entrenamiento, como se puede observar, cada cualidad física entrenada requiere de un tiempo diferente de recuperación:

Siempre debemos tener en cuenta que cualquier cambio de entrenamiento sobre la cualidad física, tendrá también su consiguiente repercusión a nivel fisiológico en el organismo.

Si realizamos, por ejemplo, un entrenamiento de resistencia por la mañana y otro de fuerza por la tarde,  la intensidad no puede ser alta en las dos ( Leveritt, 1999), hay que dar por tanto, predominio intensivo a una de ellas y es posible que el componente fuerza se pueda ver afectado a nivel fisiológico, por el cambio de fibra muscular, fibras tipo I  lentas, fibras tipo II rápidas y  subtipos de ésta última (Sherman, 1984).

Es interesante por tanto, analizar los puntos fuertes y tal vez inconvenientes, que pudiera generar el entrenamiento concurrente:

Ventajas del entrenamiento concurrente:

-Demostrado a nivel estadístico, que la combinación de fuerza y resistencia, da como resultado mayor pérdida de grasa que trabajando una sola cualidad de forma aislada.

-Combinando ambas cualidades, haces que el corazón esté más fuerte y además más resistente.

-Compensa el factor tiempo, al poder trabajar dos cualidades en un mismo día.

-Si la resistencia la trabajamos en bicicleta se van a conservar bien los beneficios adaptatitvos logrados con el entrenamiento de la fuerza.

-Si  la resistencia la trabajamos en carrera vamos a conseguir elevar el VO2 máx. y además la perdida de grasa puede ser mayor (aconsejamos un entrenamiento interválico cuando se combina con fuerza hipertrofia).

Inconvenientes del entrenamiento concurrente:

-Afecta negativamente al desarrollo de la  fuerza hipertrófica.

-Requiere una planificación y una metodología más elaborada, al combinar cualidades físicas diferentes.

Cambia la composición corporal en función de la cualidad física trabajada, ya sea perdiendo grasa o adaptando el tipo de fibra muscular.

-Requiere más cuidado en la alimentación y suplementación.

Consejos para la planificación de tu entrenamiento concurrente:

Puedes separar los días de fuerza y los días de resistencia, aunque si lo que deseas es ganar tiempo, lo puedes hacer en un mismo día los dos (uno de mañana y otro de tarde), eso sí, debemos tener en cuenta dejar un margen amplio de tiempo entre ellos unas 5 o 6 horas al menos, sin olvidar tomar una buena ingesta de carbohidratos y de proteínas entre sesión.

Algunos autores como Baar, defienden dejar la resistencia en la mañana y de tarde la fuerza, aunque también depende de la importancia que le demos nosotros, si preferimos antes fuerza a resistencia, lo podemos hacer al revés.

Todavía podemos ahorrar más tiempo y hacer los dos entrenamientos de forma continua, en este caso por lógica haremos primero el de fuerza y luego el de resistencia, pues si lo hacemos al revés, poca fuerza máxima o submáxima vamos a poder generar, al venir exhaustos de la resistencia.

Un detalle importante es que si primero hacemos un entrenamiento de resistencia de baja intensidad, para luego hacer uno de fuerza, mejoraremos más las adaptaciones de la resistencia (beneficio del entrenamiento concurrente) que si lo hacemos resistencia pura.

Con todo esto, podemos afirmar que el entrenamiento concurrente puede ser interesante a la hora de realizar una planificación deportiva, pudiendo dedicar de forma conjunta el trabajo de varias cualidades a un mismo tiempo, además de buscar una posible sinergia entre ambas para dotar al deportista de una forma física más completa, en un menor espacio de tiempo. Pero ésta apuesta requiere también un mayor control de la alimentación del atleta, cubriendo sus necesidades energéticas y un control antropométrico, controlando sus niveles de grasa y masa muscular.

Campos, J. y  Ramón, C. (2011). Teoría del  entrenamiento deportivo. Barcelona: Paidotribo.Leveritt M, Abernethy PJ, Barry BK, Logan PA. (1999). Concurrent Strength and Endurance Training: A Review. Sports Med; 28(6): 413-427]Sherman WM, Armstrong LE, Murray TM, et al (1984). Effect of a 42.2-km foot race and subsequent rest or exercise on muscular strength and work capacity. J Appl Physiol; 57: 1668-73

Daniel Álvarez