Slackline: Una actividad deportiva que mejora tu propiocepción.

Slackline es una actividad deportiva de equilibrio que consiste en caminar sobre una cinta plana de nylon o polyester que se engancha entre dos puntos fijos, generalmente árboles, y se tensa.

 

Comenzó en los años 80 en el valle del Parque Nacional de Yosemit, cuando los escaladores de la zona llegaban a la cima de la montaña y debían cruzar a la siguiente. Para eso ataban sus cuerdas entre dos árboles y hacían equilibrio para pasar. Así llegó a convertirse en una disciplina divertida y funcional conocida en todo el mundo.

Hace unos 6 años atrás conocí esta actividad en un evento de deportes extremos en Venezuela, estaba como exhibición y diversión para todo el que quisiera intentar poder caminar sobre la cinta, observe personas de todas las edades montarse en ella unas con más habilidad que otras pero todos con una gran sonrisa, obviamente me subí en ella cuantas veces pude porque una vez que lo intentas y te caes quieres volver a subir y hacerlo mejor que antes, al día siguiente sentía agujetas por todo mi cuerpo especialmente piernas y core, note que sin darme cuenta estuve ejercitando mientras me divertía, fue allí cuando me motive a investigar y practicar esta disciplina las veces que pudiera.

La característica principal de esta actividad es el equilibrio algo sumamente fundamental en nuestras vidas y que pocos le tomamos atención, al mantener el equilibrio de nuestro cuerpo ya sea sobre una base inestable o desistiendo puntos de apoyo es lo que llamamos estabilidad, pero ¿qué es lo que hace posible mantener el equilibrio?

 


LA PROPIOCEPCION

La palabra propiocepción deriva de sus raíces “propio-”, que significa de uno mismo; y “-cepción”, que significa consciencia. Es decir, la consciencia de la propia postura corporal con respecto al medio que nos rodea. Definido de otra forma, es el sentido de la percepción de la postura y el equilibrio. 

 

¿POR QUE DEBEMOS ENTRENAR LA PROPIOCEPCION?

El trabajo de propiocepción ayuda a que ante situaciones inesperadas (como pérdida de equilibrio provocada por una mala pisada) el cuerpo responda recuperando la postura en vez de producir un desequilibrio mayor.

Es vital para prevenir lesiones, ya que cuando se sufre una de tipo articular el sistema propioceptivo se deteriora produciéndose un déficit de información propioceptiva. De esta forma, la persona en cuestión pasa a ser más proclive a sufrir lesiones. Y es que aunque una persona considere que se ha recuperado completamente de una lesión, debido a que la misma ya no le ocasiona dolor, puede que todavía tenga un déficit propioceptivo el cual debería eliminar para recuperarse al 100% y evitar la temida recaída.

Por tanto, es más que recomendable realizar entrenamiento propioceptivo, provocar situaciones inestables, pero controladas, para que las articulaciones se estimulen. La práctica del slackline pone a trabajar el sistema propioceptivo al 100%, al igual que lo puede hacer un bosu o fitball, pero teniendo en cuenta que en la superficie en cuestión el trabajo será más efectivo ya que busca la toma de consciencia, sensibilización y potenciación de las estructuras articulares, musculares, tendinosas y óseas más proclives a dañarse, para mantener la estabilidad sobre la cinta el mayor tiempo posible.

Ahora bien una vez que sabemos en qué consiste la práctica del slackline y la importancia de entrenar nuestra propiocepción debemos reconocer todos los beneficios que nos aporta esta divertida actividad.

 

BENEFICIOS DE ENTRENAR LA PROPIOCEPCION CON LA PRÁCTICA DEL  SLACKLINE

  • Fortalece la musculatura de las piernas y el core.
  • Previene lesiones, evita recaídas y ayuda en el proceso de rehabilitación de las mismas.
  • Trabaja aspectos como la fuerza, equilibrio, coordinación, flexibilidad, tiempo de reacción ante situaciones determinadas, control postural, estabilidad e interacción sensorial.
  • Mejora el rendimiento, por ejemplo, desarrollando una pisada más eficiente.
  • Fortalece las articulaciones.
  • Mejora la habilidad para enfocarse y concentración.

 

Además de todos estos beneficios nombrados anteriormente para nuestro mejor rendimiento físico, con el slackline la diversión está asegurada, más aún si lo hacemos por primera vez, es una actividad que bien sea practicada como deporte o estrategia de entrenamiento tanto para niños y grandes funciona de maravilla, puede practicarse en interiores o exteriores, lo acostumbrado es que sea practicado al aire libre, en la playa, la montaña o un parque, donde puedas conectar con la naturaleza, sentir el aire y la buena energía que se transmite entre los practicantes y observadores de esta divertida actividad,  puedes colocarla a la altura que desees y utilizar las estrategias que mejor te convengan para lograr tus resultados una vez que domines el desplazamientos sobre la cinta puedes animarte y saltar, girar, etc… así que no esperes más y anímate a probar!!!

 

Mylen Edith Suárez Moreno