Ciclo Indoor: tú también puedes.

El Ciclo Indoor es un llamativo programa de entrenamiento diferente al que se realiza encima de una bicicleta. Se utiliza una bicicleta estática pero de otro diseño muy diferente, más deportiva y aerodinámica. Acompañados con música, realizamos los mismos ejercicios que se realizan encima de una bicicleta de calle, subimos montañas, llaneamos por grandes carreteras y realizamos algún que otro sprint, y todo ello sin salir de la sala de nuestro club.

Su inventor, Johnny Goldberg (creador del programa “Spinning”), lo creó a finales de los ochenta después de ver que le era muy difícil entrenar cuando hacía mal tiempo. Para ello creo una bicicleta estática con una tuerca que le permitía graduar la resistencia y por tanto la dificultad del pedaleo. En 1986 creo el primer programa dirigido a personas de todas las edades y condiciones físicas llamado “Spinning”. A partir de esa fecha se implanto en los gimnasios de EE.UU. donde tuvo muchísimo éxito.  En la actualidad es una disciplina que tiene miles de seguidores, solo hay que ver cómo están las salas de Ciclo Indoor de todo el mundo. Vamos a ver los beneficios de practicar Ciclo Indoor:

  • Quema calorías
  • Aumenta la resistencia cardiovascular:
  • Construye músculo y tonifica.
  • Ejercicio de bajo impacto.
  • Alivia el estrés.
  • Reduce los riesgos de sufrir lesiones.
  • Se puede practicar durante todo el año.
  • Reduce el colesterol.

En las clases de Ciclo Indoor lo más importante son los alumnos y el monitor, este último será el encargado de dirigir y controlar el buen funcionamiento de la clase integrándose totalmente en el grupo de alumnos utilizando todas sus armas para motivar a los alumnos y que de alguna manera mantengan siempre el mismo nivel de trabajo. Este tipo de sesiones son una alternativa ideal para todos aquellos que buscan actividad y diversión al mismo tiempo. Son sesiones para todo el mundo e ideales para ciclistas que buscan un entrenamiento complementario.

La música será un factor decisivo para el éxito de la clase y para ello el profesor deberá tener en cuenta que la clase empieza con el montaje de la música y el diseño del perfil.

El monitor, como todo preparador, debe reciclarse continuamente. Un estancamiento del monitor no sería bueno ni para el alumno ni para él.

Se trabaja a través de estructuras musicales donde la pedalada va al ritmo que marcan esas estructuras. En este método el trabajo es progresivo, el impacto es cero, la motivación es constante. A la hora de armar una clase, el trabajo es duro, pero como monitor me motiva cada vez más esta forma de trabajo y sobretodo  la conexión tan estrecha con el alumno. El monitor debe no sólo motivar, sino emocionar. Esta es una herramienta más del Ciclo Indoor.

Todo esto es lo que hace del Ciclo Indoor una actividad muy adictiva que, bien dirigida, conduce con gran probabilidad a una fidelización a la actividad por parte del alumno.

Si nos subimos a una “bicicleta estática” y mientras pedaleamos al ritmo de la música comenzamos a realizar ejercicios aeróbicos, obtendremos una nueva y divertida forma de ponernos en forma: EL CICLO INDOOR.

Ahora que lo conoces. ¿TE ATREVES?

Gustavo Patao
 Gustavo Patao Logroño