Dinamarca, el país que ama a las bicicletas.

Dinamarca cuenta con cerca de 12.000 km de carriles bici y se calcula que tiene aproximadamente unos 4 millones de bicicletas. Esto lleva a los turistas a disfrutar al máximo en sus rutas en bicicleta. Sus infraestructuras ciclistas hacen de este país el destino ideal para terminar esta serie sobre clicloturismo por Europa.

 

Su capital, Copenhague, ha hecho de la conciencia ecológica su bandera, y de la bicicleta, su principal medio de transporte (el 36% de sus habitantes se desplazan a diario en bici). Las distancias entre los diferentes sitios de interés y las atracciones son breves, para que no te falte nunca la oportunidad de parar y recargar tus baterías. El país se caracteriza por un terreno repleto de grandes llanuras, ideal para moverse en bicicleta, y ofrece rutas perfectamente señalizadas para ciclistas.

El punto más distante del mar se encuentra a tan sólo 50 km de las playas: nunca estarás muy lejos de las costas y de su encanto. Los pueblos y ciudades tienen carriles bici seguros, donde podrás mezclarte con los daneses y pedalear entre tiendas, bares y fiestas. Y si en algún momento crees que es la hora de descansar un poco las piernas, no tienes que hacer más que llevarte la bici a uno de los muchos trenes que atraviesan Dinamarca.

La mayoría de las rutas cicloturísticas se concentran en la península de Jutlandia, la parte continental del país. Así como en la isla de Selandia, la isla más grande donde se encuentra su capital, Copenhague y la isla Fionia, conocida como la “isla jardín” siendo la segunda isla más grande. Todo ello forma una zona muy accesible para poder viajar en bicicleta. Entre los recorridos que puedes hacer para conocer el país, tienes una ruta circular de 250 Km. que sale de Copenhague y pasa por Køge, Roskilde, Hillerød, Tisvilde, Helsingør y regresa a la capital. Transcurre entre  granjas, bosques, y pequeñas aldeas.

Una experiencia inolvidable, disfrutaremos con sus espectaculares vistas, los fantásticos puentes por los que cruzaremos de una isla a otra, siempre en contacto con su naturaleza, su historia y su cultura, sin olvidar su pasado vikingo.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Dinamarca, el país que ama a las bicicletas.

Dinamarca cuenta con cerca de 12.000 km de carriles bici y se calcula que tiene aproximadamente unos 4 millones de bicicletas. Esto lleva a los turistas a disfrutar al máximo en sus rutas en bicicleta. Sus infraestructuras ciclistas hacen de este país el destino ideal para terminar esta serie sobre clicloturismo por Europa.

 

Su capital, Copenhague, ha hecho de la conciencia ecológica su bandera, y de la bicicleta, su principal medio de transporte (el 36% de sus habitantes se desplazan a diario en bici). Las distancias entre los diferentes sitios de interés y las atracciones son breves, para que no te falte nunca la oportunidad de parar y recargar tus baterías. El país se caracteriza por un terreno repleto de grandes llanuras, ideal para moverse en bicicleta, y ofrece rutas perfectamente señalizadas para ciclistas.

El punto más distante del mar se encuentra a tan sólo 50 km de las playas: nunca estarás muy lejos de las costas y de su encanto. Los pueblos y ciudades tienen carriles bici seguros, donde podrás mezclarte con los daneses y pedalear entre tiendas, bares y fiestas. Y si en algún momento crees que es la hora de descansar un poco las piernas, no tienes que hacer más que llevarte la bici a uno de los muchos trenes que atraviesan Dinamarca.

La mayoría de las rutas cicloturísticas se concentran en la península de Jutlandia, la parte continental del país. Así como en la isla de Selandia, la isla más grande donde se encuentra su capital, Copenhague y la isla Fionia, conocida como la “isla jardín” siendo la segunda isla más grande. Todo ello forma una zona muy accesible para poder viajar en bicicleta. Entre los recorridos que puedes hacer para conocer el país, tienes una ruta circular de 250 Km. que sale de Copenhague y pasa por Køge, Roskilde, Hillerød, Tisvilde, Helsingør y regresa a la capital. Transcurre entre  granjas, bosques, y pequeñas aldeas.

Una experiencia inolvidable, disfrutaremos con sus espectaculares vistas, los fantásticos puentes por los que cruzaremos de una isla a otra, siempre en contacto con su naturaleza, su historia y su cultura, sin olvidar su pasado vikingo.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Francia, viajes en bicicleta por el país del Tour.

Con cerca de 20.000 km de carriles bici, Francia nos ofrece numerosas rutas en bicicleta. Sus castillos, parques y jardines, iglesias y capillas, canales, ríos, bosques y viñedos nos harán disfrutar de este destino. Además, los viajes en bicicleta por Francia nos permitirán descubrir grandes ciudades y pequeños pueblos con encanto, siempre a nuestro ritmo.

 

Con tantos kilómetros por recorrer y tantos atractivos, es difícil elegir entre todos ellos. El Valle del Loira, la Bretaña, el Canal du Midi, la Alsacia, la Provenza… cualquiera es un buen destino turístico en sí mismo, y especialmente para hacer en bicicleta. Y en cualquiera de las modalidades que te hemos venido contando en estas últimas entregas.

Para no dispersarnos demasiado, vamos a quedarnos con dos, el Valle del Loira y el Canal du Midi, uno al norte y otro al sur de Francia, aunque cualquiera de todos los mencionados pueden ser una fantástica opción.

El Valle del Loira.

Esta es la ruta de los más de doscientos Castillos! Una región de gran belleza con un buen clima, románticos jardines y recorrido en bicicleta que, por sí mismos, ya son una auténtica delicia. Disfrutarás de exuberante paisajes naturales a lo largo del curso del Loira y de la tradicional cocina francesa. La ruta discurre por terrenos planos con algunas colinas. Adecuado para todas las personas con alguna experiencia en ciclismo y de condición física media. Las visitas a los castillos más destacados, Chambord, Cheverny, Chenonceaux, Chaumont, Amboise, Villandry que encontrarás a cada pedalada, serán el avituallamiento y descanso perfectos.

El Canal du Midi.

El Canal du Midi fue una idea de las que probablemente harían exclamar al gran Obelix: “están locos estos romanos”. Pretendía conectar el océano Atlántico con el Mediterráneo, evitando a los barcos tener que dar la vuelta a la península para el transporte de mercancías.  Gracias a este obra maestra del hombre que finalmente se culminó en el s. XVII, la economía de esta región creció y se desarrollo especialmente, y hoy en día es patrimonio de la UNESCO.

El Canal del Midi es otro de los itinerarios clásicos del cicloturismo en Francia. Este itinerario discurre por carriles-bici y carreteras muy tranquilas a lo largo del canal, de perfil llano y con alguna suave colina. Nos ofrece numerosos tesoros arquitectónicos y culturales, especialmente en  Toulouse, Narbonne  y Carcassonne. Y es también una oportunidad para conectar con la gente, entre un paisaje de viñedos, pinos y olivos.

Cualquiera de las dos opciones que te proponemos puede ser un buen comienzo para iniciarte en el cicloturismo. Son viajes para realizar solos, en pareja, con amigos o en familia. Para hacer con niños te recomendamos especialmente el Valle del Loira, por el atractivo extra de sus castillos, aunque Carcassonne en el Canal du Midi es también de cuento. ¿Te animas a echarles un vistazo? No te arrepentirás.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Croacia, la perla del Adriático, también se puede recorrer en bicicleta.

Croacia cuenta con rutas marcadas a lo largo de toda su geografía. Si decides recorrerlas en bicicleta, podrás contemplar parajes de gran belleza y todo tipo de paisajes. Sea con una visión deportiva o una visión más lúdica, esta opción cada vez atrae a más turistas.

 

Un viaje en bicicleta por Croacia te permitirá, además de ver paisajes espectaculares, visitar algunas de las islas más bonitas de las cerca de dos mil que forman el archipiélago croata, disfrutar de la gastronomía mediterránea y siempre con el mar al lado para poder bañarte. La combinación entre el crucero y la bicicleta por las islas gana cada día más adeptos.

Puedes elegir entre hacer el viaje en bicicleta con alojamiento en hoteles y con traslado de maletas por alguna de las agencias que lo ofertan. O un viaje en combinando barco y bicicleta, pasando de isla en isla. Algunas del archipiélago croata son islas vírgenes y otras están rebosantes de  vida.

No hay que perderse los densos pinares y lagos salados de la paradisiaca Mljet; los viñedos y pueblos marmóreos de Korcula; la misteriosa Vis o la excesiva Hvar; los pueblos medievales de Cres o las residencias de las Brijuni donde Tito, el extravagante líder yugoslavo, pasaba largos veranos. El Parque Nacional de Plitvice, formado por 16 lagos en diferentes altitudes y comunicados por 92 cataratas y cascadas, es también uno de sus mayores atractivos, y atrae a numerosos turistas.

También su capital Zagreb está salpicada de magia y cultura. En Zagreb y Croacia Central hay rutas bien marcadas que recorren las colinas de Hrvatsko Zagorje y la llanura de Turopolje. También hay rutas por Medimurje, a lo largo del río Drava.

La ruta internacional del Danubio EuroVelo 6, que recorre Europa desde el Atlántico hasta el Mar Negro, pasa por esta parte de Croacia. En total, esta región suma 830 kilómetros de recorridos ciclistas si sumamos rutas como la del río Sava y la del río Drava.

La costa del Adriático sigue siendo uno de los destinos más deseados de Europa. La culpa la tienen sus parques naturales, sus islas y las ciudades-palacio que rocían su, eso sí, accidentado perfil. La Dalmacia es un atracón de belleza en cada curva para los amantes del cicloturismo, es uno de esos lugares que te engancharán para siempre.

¿Todavía no te hemos seducido con alguna de las ofertas que te estamos proponiendo este verano? Dale una oportunidad, seguro que será una experiencia inolvidable.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Holanda, paraíso de los viajes en bicicleta por Europa.

Si hablamos de viajes en bicicleta por Europa no podía faltar Holanda. Con más bicicletas que habitantes, Holanda está surcada por más de 15.000 kilómetros de carriles bici que transcurren por un relieve inexistente, fácil y asequible para todos los públicos. 

 

Un viaje en bicicleta por Holanda, sus molinos de vientos, los campos de tulipanes, los canales con maravillosas áreas naturales, sus pueblos, sus ciudades, sus costumbres… La mejor manera de conocer  todos estos paisajes es recorrerlos en bicicleta,  puedes descubrir lo mejor de este país con los cincos sentidos.

Una de las excursiones más habituales es la que da la vuelta al Zuiderzee, el mar interior de Holanda en la región de Ijseelmeer, y recorre casi 400 kilómetros. Alojarte en barcos tradicionales… y si optas por la opción más organizada, te pueden llevar las maletas de alojamiento en alojamiento.

A lo largo de la ruta se visitan tradicionales pueblos pescadores como Volendam y Enkhuizen y algunos de los más bellos pólders. También se conocen de primera mano antiguos diques con viejos molinos y las más modernas infraestructuras artífices del milagro holandés.

Pero no es la única opción, también puedes hacer un recorrido por Frisia. Hay una ruta muy famosa conocida como “the eleven cities tour” que se ha hecho muy popular para los patinadores pero también para los ciclistas en esta región. La ruta nos llevará a través de pueblos con el paisaje verde, donde la agricultura determina el horizonte. Otra parte importante del paisaje son los pequeños puentes  y los barcos a vela que cruzan los grandes lagos y los pintorescos pueblos de la región.

A la hora de viajar en bici por Holanda siempre apetece realizar alguna extensión y en este caso el sitio indiscutible sería la famosa Amsterdam. Esta ciudad te cautiva, aunque al principio puede parecer algo caótica, llena de bicicletas, pronto descubres su orden, diseñado más para las bicicletas que para las personas. En realidad es la forma más natural de visitarla, con permiso de los paseos en barco que puedes hacer a través de sus fantásticos canales. Visita obligada merecen también sus museos, aparcar la bici una mañana para visitar alguno de ellos es una  magnífica opción.

En Holanda, la forma física no es un excusa, como decíamos al principio, la mayor parte de sus recorridos carecen de desnivel. Sólo tiene que apetecerte hacer turismo de una forma diferente. ¿Te animas?

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Viajes en bicicleta por Europa. Alemania.

Muchos de nuestros socios se han pasado definitivamente a la vida sana, y eso se nota también a la hora de elegir sus viajes para las vacaciones. Buscan cada vez más opciones que permitan mantener la forma física, como los viajes en bicicleta. 

 

Son muchas las opciones, desde organizarlo todo por tu cuenta, con rutas y alojamientos previstos, o contar con empresas que se dedican a organizártelo todo, y que incluso pueden ir llevando tu equipaje de hotel en hotel para que no tengas que cargar con grandes pesos. Esta opción puede ser ideal en caso de viajar con niños. Sí, los niños también pueden unirse a este tipo de turismo.

Europa tiene una gran tradición ciclo-turista, por lo que brinda muchas opciones para viajar, conocer nuevos lugares, y disfrutar de tu deporte favorito. Hoy vamos a fijarnos en Alemania, un país lleno de contrastes. El verano no es muy caluroso, por lo que puede convertirse en la época ideal para afrontar tu ruta.

Te permitirá pedalear alrededor de los Lagos Bávaros más renombrados, con sus aguas transparentes y entornos de ensueño. Montañas majestuosas, antiguas ciudades salpicadas de arte barroco. Naturaleza virgen y tradición Bávara que te ofrece vitalidad y te hechizará.

Hay viajes por Alemania con los Alpes como protagonista, ruta que ofrecerá momentos duros, así como gratificantes. No obstante, también tienes muchas posibilidades para realizar un viaje en bicicleta tranquilo y en familia por Alemanía, atravesando viñedos, cruzando ríos y lagos donde poder chapotear y disfrutar de un paisaje único y relajado.

Puedes emprender un viaje en bicicleta por el Lago Constanza, conocido como el lago de los tres países, y descubrir sus pueblos pintorescos. O recorriendo los lagos de Berlín o Munich. O aventurarte por la ruta del Danubio Alemán, una de las más conocidas rutas de cicloturismo de Europa. Son innumerables los atractivos que hace de un viaje en bicicleta por Alemania una experiencia inolvidable.

No en vano, en los últimos años, Alemania ha ido mejorando progresivamente las infraestructuras y servicios en general de cara al cicloturismo. Actualmente cuenta con unos 76.000 km de carriles bici y más de 200 rutas en bicicleta por Alemania, principalmente regionales, que entrecruzan todo el país gracias a las 12 rutas de larga distancia (D-Routes), pertenecientes a la “Red Alemana de Ciclismo”.

Si te apetece probar con este tipo de turismo aquí puedes tener una muy buena opción para este verano, como te decíamos al principio, puedes optar por opciones más por tu cuenta, o más organizadas y algo más cómodas. ¡Elige tu opción, y lánzate! Y después, cuéntanos tu experiencia.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Alojamientos para ciclo turistas, el sello “Bike Friendly”.

El ciclo turismo está en auge, y muchos aficionados estaban ya cansados de no encontrar un espacio adecuado donde guardar o incluso arreglar sus bicicletas. Así surgió, ya por 2012, el sello “Bike Friendly”.

 

La web empezó recomendando hoteles en El Pirineo, aunque pronto, debido a la gran demanda, se extendió al resto de la península y archipiélagos. Así como comenzó a  incluir otro tipo de alojamientos como albergues, apartamentos, hoteles rurales, hostales, campings, casas rurales…

Para que un hotel sea considerado “bike friendly” no sólo basta con que permitan la entrada de bicicletas al alojamiento. Éste debe contar además con una serie de requisitos y servicios básicos que lo conviertan en un verdadero espacio donde el ciclo turista (y sobre todo su bici) puedan alojarse cómodamente.

Hoy por hoy, con el crecimiento de aficionados a este tipo de turismo, la web se ha convertido también en agencia de viajes y consultoría. Cuenta con más de 200 alojamientos registrados y creciendo… Te pueden ayudar a montar tu viaje a tu aire, te ofrecen viajes organizados si prefieres desentenderte de los detalles, e incluso organizar la participación en pruebas míticas como la Quebrantahuesos o la Induráin, encargándose de todos los detalles, para que tú sólo tengas que preocuparte de prepararte para la competición.

Además, los creadores de este sello colaboran con “Bicicletas sin fronteras” contando con puntos de recogida de bicicletas para donar, que después se reparten eligiendo a los receptores necesitados de distintos países, e incluso en su tienda permiten la opción de donativo voluntario con cada compra para esta ONG.

Si estás planificando tus vacaciones, y te apetece algo diferente, esta puede ser una muy buena opción. Prepara tu bicicleta y busca alojamientos con el sello “Bike Friendly”, te garantizará todas las comodidades que necesitas al terminar una buena jornada pedaleando.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club