Slackline: Una actividad deportiva que mejora tu propiocepción.

Slackline es una actividad deportiva de equilibrio que consiste en caminar sobre una cinta plana de nylon o polyester que se engancha entre dos puntos fijos, generalmente árboles, y se tensa.

 

Comenzó en los años 80 en el valle del Parque Nacional de Yosemit, cuando los escaladores de la zona llegaban a la cima de la montaña y debían cruzar a la siguiente. Para eso ataban sus cuerdas entre dos árboles y hacían equilibrio para pasar. Así llegó a convertirse en una disciplina divertida y funcional conocida en todo el mundo.

Hace unos 6 años atrás conocí esta actividad en un evento de deportes extremos en Venezuela, estaba como exhibición y diversión para todo el que quisiera intentar poder caminar sobre la cinta, observe personas de todas las edades montarse en ella unas con más habilidad que otras pero todos con una gran sonrisa, obviamente me subí en ella cuantas veces pude porque una vez que lo intentas y te caes quieres volver a subir y hacerlo mejor que antes, al día siguiente sentía agujetas por todo mi cuerpo especialmente piernas y core, note que sin darme cuenta estuve ejercitando mientras me divertía, fue allí cuando me motive a investigar y practicar esta disciplina las veces que pudiera.

La característica principal de esta actividad es el equilibrio algo sumamente fundamental en nuestras vidas y que pocos le tomamos atención, al mantener el equilibrio de nuestro cuerpo ya sea sobre una base inestable o desistiendo puntos de apoyo es lo que llamamos estabilidad, pero ¿qué es lo que hace posible mantener el equilibrio?

 


LA PROPIOCEPCION

La palabra propiocepción deriva de sus raíces “propio-”, que significa de uno mismo; y “-cepción”, que significa consciencia. Es decir, la consciencia de la propia postura corporal con respecto al medio que nos rodea. Definido de otra forma, es el sentido de la percepción de la postura y el equilibrio. 

 

¿POR QUE DEBEMOS ENTRENAR LA PROPIOCEPCION?

El trabajo de propiocepción ayuda a que ante situaciones inesperadas (como pérdida de equilibrio provocada por una mala pisada) el cuerpo responda recuperando la postura en vez de producir un desequilibrio mayor.

Es vital para prevenir lesiones, ya que cuando se sufre una de tipo articular el sistema propioceptivo se deteriora produciéndose un déficit de información propioceptiva. De esta forma, la persona en cuestión pasa a ser más proclive a sufrir lesiones. Y es que aunque una persona considere que se ha recuperado completamente de una lesión, debido a que la misma ya no le ocasiona dolor, puede que todavía tenga un déficit propioceptivo el cual debería eliminar para recuperarse al 100% y evitar la temida recaída.

Por tanto, es más que recomendable realizar entrenamiento propioceptivo, provocar situaciones inestables, pero controladas, para que las articulaciones se estimulen. La práctica del slackline pone a trabajar el sistema propioceptivo al 100%, al igual que lo puede hacer un bosu o fitball, pero teniendo en cuenta que en la superficie en cuestión el trabajo será más efectivo ya que busca la toma de consciencia, sensibilización y potenciación de las estructuras articulares, musculares, tendinosas y óseas más proclives a dañarse, para mantener la estabilidad sobre la cinta el mayor tiempo posible.

Ahora bien una vez que sabemos en qué consiste la práctica del slackline y la importancia de entrenar nuestra propiocepción debemos reconocer todos los beneficios que nos aporta esta divertida actividad.

 

BENEFICIOS DE ENTRENAR LA PROPIOCEPCION CON LA PRÁCTICA DEL  SLACKLINE

  • Fortalece la musculatura de las piernas y el core.
  • Previene lesiones, evita recaídas y ayuda en el proceso de rehabilitación de las mismas.
  • Trabaja aspectos como la fuerza, equilibrio, coordinación, flexibilidad, tiempo de reacción ante situaciones determinadas, control postural, estabilidad e interacción sensorial.
  • Mejora el rendimiento, por ejemplo, desarrollando una pisada más eficiente.
  • Fortalece las articulaciones.
  • Mejora la habilidad para enfocarse y concentración.

 

Además de todos estos beneficios nombrados anteriormente para nuestro mejor rendimiento físico, con el slackline la diversión está asegurada, más aún si lo hacemos por primera vez, es una actividad que bien sea practicada como deporte o estrategia de entrenamiento tanto para niños y grandes funciona de maravilla, puede practicarse en interiores o exteriores, lo acostumbrado es que sea practicado al aire libre, en la playa, la montaña o un parque, donde puedas conectar con la naturaleza, sentir el aire y la buena energía que se transmite entre los practicantes y observadores de esta divertida actividad,  puedes colocarla a la altura que desees y utilizar las estrategias que mejor te convengan para lograr tus resultados una vez que domines el desplazamientos sobre la cinta puedes animarte y saltar, girar, etc… así que no esperes más y anímate a probar!!!

 

Mylen Edith Suárez Moreno  

¿Qué es el entrenamiento concurrente?

El entrenamiento concurrente es el que resulta de la combinación de diversas cualidades físicas o de diversas manifestaciones de ésta, en una sesión o dentro de un microciclo. Por ejemplo, entrenando fuerza y resistencia, o fuerza y velocidad, o resistencia y velocidad, etc.

 

El objetivo es crear respuestas adaptativas beneficiosas para nuestro deportista, pero al ser más de una cualidad física, se deben tener en cuenta varios factores, como por ejemplo el principio de supercompensación, que a su vez es específico para cada cualidad trabajada (Campos y Ramón, 2011).

Tener claro éstos conceptos es algo necesario para planificar nuestro entrenamiento, aquí dejamos las horas que necesitas para recuperarte tras tu entrenamiento, como se puede observar, cada cualidad física entrenada requiere de un tiempo diferente de recuperación:

Siempre debemos tener en cuenta que cualquier cambio de entrenamiento sobre la cualidad física, tendrá también su consiguiente repercusión a nivel fisiológico en el organismo.

Si realizamos, por ejemplo, un entrenamiento de resistencia por la mañana y otro de fuerza por la tarde,  la intensidad no puede ser alta en las dos ( Leveritt, 1999), hay que dar por tanto, predominio intensivo a una de ellas y es posible que el componente fuerza se pueda ver afectado a nivel fisiológico, por el cambio de fibra muscular, fibras tipo I  lentas, fibras tipo II rápidas y  subtipos de ésta última (Sherman, 1984).

Es interesante por tanto, analizar los puntos fuertes y tal vez inconvenientes, que pudiera generar el entrenamiento concurrente:

Ventajas del entrenamiento concurrente:

-Demostrado a nivel estadístico, que la combinación de fuerza y resistencia, da como resultado mayor pérdida de grasa que trabajando una sola cualidad de forma aislada.

-Combinando ambas cualidades, haces que el corazón esté más fuerte y además más resistente.

-Compensa el factor tiempo, al poder trabajar dos cualidades en un mismo día.

-Si la resistencia la trabajamos en bicicleta se van a conservar bien los beneficios adaptatitvos logrados con el entrenamiento de la fuerza.

-Si  la resistencia la trabajamos en carrera vamos a conseguir elevar el VO2 máx. y además la perdida de grasa puede ser mayor (aconsejamos un entrenamiento interválico cuando se combina con fuerza hipertrofia).

Inconvenientes del entrenamiento concurrente:

-Afecta negativamente al desarrollo de la  fuerza hipertrófica.

-Requiere una planificación y una metodología más elaborada, al combinar cualidades físicas diferentes.

Cambia la composición corporal en función de la cualidad física trabajada, ya sea perdiendo grasa o adaptando el tipo de fibra muscular.

-Requiere más cuidado en la alimentación y suplementación.

Consejos para la planificación de tu entrenamiento concurrente:

Puedes separar los días de fuerza y los días de resistencia, aunque si lo que deseas es ganar tiempo, lo puedes hacer en un mismo día los dos (uno de mañana y otro de tarde), eso sí, debemos tener en cuenta dejar un margen amplio de tiempo entre ellos unas 5 o 6 horas al menos, sin olvidar tomar una buena ingesta de carbohidratos y de proteínas entre sesión.

Algunos autores como Baar, defienden dejar la resistencia en la mañana y de tarde la fuerza, aunque también depende de la importancia que le demos nosotros, si preferimos antes fuerza a resistencia, lo podemos hacer al revés.

Todavía podemos ahorrar más tiempo y hacer los dos entrenamientos de forma continua, en este caso por lógica haremos primero el de fuerza y luego el de resistencia, pues si lo hacemos al revés, poca fuerza máxima o submáxima vamos a poder generar, al venir exhaustos de la resistencia.

Un detalle importante es que si primero hacemos un entrenamiento de resistencia de baja intensidad, para luego hacer uno de fuerza, mejoraremos más las adaptaciones de la resistencia (beneficio del entrenamiento concurrente) que si lo hacemos resistencia pura.

Con todo esto, podemos afirmar que el entrenamiento concurrente puede ser interesante a la hora de realizar una planificación deportiva, pudiendo dedicar de forma conjunta el trabajo de varias cualidades a un mismo tiempo, además de buscar una posible sinergia entre ambas para dotar al deportista de una forma física más completa, en un menor espacio de tiempo. Pero ésta apuesta requiere también un mayor control de la alimentación del atleta, cubriendo sus necesidades energéticas y un control antropométrico, controlando sus niveles de grasa y masa muscular.

Campos, J. y  Ramón, C. (2011). Teoría del  entrenamiento deportivo. Barcelona: Paidotribo.Leveritt M, Abernethy PJ, Barry BK, Logan PA. (1999). Concurrent Strength and Endurance Training: A Review. Sports Med; 28(6): 413-427]Sherman WM, Armstrong LE, Murray TM, et al (1984). Effect of a 42.2-km foot race and subsequent rest or exercise on muscular strength and work capacity. J Appl Physiol; 57: 1668-73

Daniel Álvarez