La Chorrera de San Mamés, senderismo en primavera.

La primavera parece especialmente indicada para salir al campo, por la temperatura y por lo bonita y exultante que puede ser la naturaleza. Un buen destino son las chorreras y cascadas, que con el deshielo, y con las lluvias primaverales están más espectaculares que nunca, como la Chorrera de San Mamés, considerada la más grande de la Comunidad de Madrid.

San Mamés es una recóndita y muy pequeña población del Valle de Lozoya. En ella, a menos de cuatro kilómetros del pueblo, se encuentra esta cascada, con una altura de caída de más de 30 m. y que es posible divisar desde grandes distancias. La ruta que lleva hasta ella es fácil y cómoda de hacer, con una subida muy suave y tendida, ideal para hacer con niños o dar un paseo de unas dos horas y media (7 km. ida y vuelta).

chorrera de san mames 1Para llegar hay que salir de la Nacional I en Buitrago de Lozoya (salida 76) y al pasar el pueblo girar a la izquierda para coger el desvío a la M-634 dirección Villavieja de Lozoya, pasado esta, en el km.7 está San Mamés. Hay dos opciones, aparcar en el pueblo, e iniciar la ruta desde la plaza, por la calle que sale junto a un kiosko de bebidas, cogiendo la primera salida de la calle a la izquierda. O también se puede llegar con el coche hasta el comienzo de la pista, junto a la quesería Santo Mamés. Para esto deberemos coger una pista en buen estado que sale a la derecha de la carretera justo a la altura de la iglesia.

chorrera san mames 2En la ruta hay dos partes diferenciadas, una primera que discurre por pista abierta, en la que iremos disfrutando de las vistas del valle, y donde nos encontraremos probablemente con vacas y algunos otros animales. Al frente veremos ya la imponente ladera del Lomo Gordo (2.075 m.) por la que se despeñarán las aguas del Arroyo del Chorro. Encontraremos una bifurcación de la pista más adelante en la que tendremos que coger el ramal de la izquierda.

SAM_Mames 2Así llegaremos hasta la casa forestal, donde tendremos que cruzar la valla para adentrarnos en un frondoso pinar. La pista sigue ascendiendo muy suave, de nuevo una bifurcación a la izquierda y tendremos que cruzar dos pequeños arroyos, el último de ellos un poco más complicado pero estrecho, y desde allí ya terminar la pequeña ascensión por una pequeña senda entre rocas hasta llegar a la imponente “Chorrera de San Mamés”.

Ahora sólo queda disfrutar de las vistas y el sonido del agua, tomar un pequeño avituallamiento y regresar por el mismo camino ahora en agradable descenso y con una inmejorable panorámica.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit

Otoño en la naturaleza: Selva de Irati, Navarra.

En otoño casi cualquier paraje natural adquiere una belleza especial pero, sin duda, el más espectacular en nuestro país es La Selva de Irati. Un tesoro natural de gran valor ecológico en el que conviven distintas figuras de protección como las reservas naturales de Mendilatz y Tristuibartea y la reserva integral de Lizardoia.

Irati 10Por su parte española, está situada en el valle del río Irati, entre los montes de Orzanzurieta y Roncesvalles al oeste, y el monte Orhi al este. El límite sur lo pone la imponente mole de la Sierra de Abodi. Se trata de la mayor masa forestal de Navarra y uno de los mayores y mejor conservados bosques de hayas y abetos de toda Europa. Precisamente esto es lo que lo hace tan espectacular en el mes de octubre y principios de noviembre. Las hayas tiñen sus hojas de ocre mientra que los abetos de verde perenne salpican y contrastan con los colores del otoño. Una verdadera maravilla.

La Selva de Irati es el segundo hayedo-abetal más extenso (17.000 hectáreas) y mejor conservado de toda Europa, después de la Selva Negra de Alemania. Se puede acceder a ella desde dos puntos, el primero de ellos Ochagavía, la población más importante del Valle de Salazar. Desde allí tomaremos una carretera que tras pasar el Alto de Tapla, donde merece la pena parar para disfrutar las vistas, nos llevará hasta un pequeño aparcamiento cerca de la Ermita Virgen de las Nieves.Irati 20

Desde allí podremos realizar distintas rutas por senderos bien señalizados y de escasa dificultad, aptos para casi todos los públicos. En bicicleta de montaña es posible incluso cruzar toda la Selva, bordeando el embalse de Irabia y terminar en el otro punto de acceso, el de Orbaitzeta. Para hacer con niños os recomiendo el Sendero Bosque de Zabaleta, ruta circular que lleva hasta el embalse, y para los que estén algo más acostumbrados a las caminatas el de Koixta y Akerreria, también circular y que discurre en su práctica totalidad por bosque.

Para llegar desde el segundo punto de acceso, el de Orbaitzeta en el Valle de Aezkoa, hay que tomar la carretera que va hasta el Albergue Mendilatz, donde sale un desvío que nos lleva hasta un aparcamiento junto a la presa del Embalse de Irabia. Antes de llegar, en el Área de acogida de Arrazola, tendremos que abonar una pequeña cuota para la conservación del entorno. Viendo lo bien cuidados, marcados y señalizados que están los senderos se da por bien empleado. Si no se quiere pagar se puede dejar el coche en ese punto, desde donde también salen alguna rutas.

Dentro de las rutas que se pueden realizar desde allí os recomiendo la vuelta al Emblase de Irabia. Es prácticamente llana, se recorre en menos de 3 horas y es de gran belleza, apta también para todos los públicos. Pero el acceso desde Orbaitzeta ofrece otras muchas alternativas en los alrededores. Por ejemplo, desde el Albergue en el que nos desviamos salen varias rutas para BTT.

Irati 7Pero si no cogemos ese desvío y seguimos avanzando por la carretera llegaremos a las ruinas de la antigua Real fábrica de armas, Bien de Interés Cultural. Más adelante, pasado el Refugio Azpegi, alcanzaremos el collado del mismo nombre donde hay una estación megalítica con varios crómlech, y donde podremos dejar el coche. Desde allí tenemos rutas algo más exigentes como la que lleva a la Torre Urkulu, pero también podemos seguir avanzando un poco más con el coche por pistas estrechas pero con buen firme hasta otro collado desde donde tendremos un paseo hasta la Cueva Arpea, que sirve para guardar ganado y que es muy curiosa por el pliegue anticlinal de las rocas que la forman.

Como veis es una zona en la que bien se pueden pasar cuatro o cinco días y os faltará tiempo para visitar todos los parajes y puntos de interés. Me he limitado a señalaros aquellos de mayor contacto con la naturaleza y donde podemos realizar actividades deportivas, ya que en esta época sería imperdonable perdérselo. Si os animáis será una experiencia inolvidable.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit

Otoño en la naturaleza: Castañar de El Tiemblo.

El otoño es una estación ideal para disfrutar de la naturaleza, y uno de los destinos predilectos en esta estación es un castañar. Comienza la temporada de recogida de la castaña y estos se tiñen de unas tonalidades otoñales admirables. Hoy te vamos a recomendar el de la localidad abulense de El Tiemblo.Castañar de El Tiemblo

Es un pequeño bosque en las laderas del Valle de Iruelas. Los castaños, robles y demás árboles de hoja caduca que lo componen tiñen el paisaje de amarillos y ocres, los senderos se llenan de hojas componiendo un paisaje de cuento. El único inconveniente es que los fines de semana puede estar un poco saturado, aunque la mayoría de los visitantes a penas se mueven del área recreativa.

Desde el pueblo se accede por una pista de tierra de 7 Km. en buenas condiciones. Ésta termina en la zona recreativa con mesas para comer. Eso sí, desde hace unos años, el ayuntamiento, para evitar la saturación en los fines de semana de los meses de octubre y noviembre, cobra por el acceso al mismo una pequeña tasa por persona y vehículo, existiendo la opción de acceder con un servicio de autobuses por tan solo 2 €.

el abuelo El TiembloJunto a la zona recreativa sale un sendero bien señalizado y muy suave de unos cuatro kilómetros que lleva hasta el castañar. En la ruta se puede encontrar el refugio de Majalavilla muy bien conservado y a pocos metros la estrella de El Tiemblo, un castaño centenario conocido como “El abuelo”.

Si te gusta caminar y estos cuatro kilómetros se te quedan cortos puedes seguir desde allí la ruta que lleva hasta el Alto del Mirlo, desde donde podrás disfrutar de unas vistas excepcionales de la zona. En el camino encontrarás unas construcciones en perfecto estado en cuyo interior podrás ver los pozos de nieve en los que se conservaba hace ya algunos años para su uso en la época de calor.

pozo nieve el tiembloEsta es, sin duda, una de las excursiones más recomendables para esta época del año… si puedes evitar el fin de semana sería fantástico, si no te es posible te recomendamos el servicio de autobuses, es lo más económico y más respetuoso con el medio ambiente. Disfrutarás de unos paisajes otoñales de ensueño y te podrás llevar algunas castañas a casa para degustar a la vuelta. ¿Qué más se puede pedir?

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit