¿Conoces el entrenamiento STRONG by Zumba?

¿Aún no habéis escuchado nada sobre el nuevo tipo de entrenamiento STRONG by ZumbaTM? Os acercamos la novedad entre las clases colectivas de este año 2017.

Zumba Fitness nos puede ofrecer muchas variedades de clases como por ejemplo, Zumba Gold, Aqua Zumba, Zumba Toning, Zumba Kids, Zumba Step, etc. Todas estas clases están basadas en el baile y sus diferentes estilos.

Pero, ¿y si no te gusta mucho el baile? Si te sabes coordinar y la buena música te motiva, éste es el entrenamiento correcto para ti. STRONG by ZumbaTM es un entrenamiento HIIT con un toque de Zumba. En este programa interválico o de intensidad intermitente encontramos ejercicios de resistencia, pliometría, entrenamiento funcional…

¿Qué te ofrece el entrenamiento de STRONG by ZumbaTM?

  • El entrenamiento está dividido en 4 cuadrantes, en los cuales los participantes van mejorando su acondicionamiento físico.
  • Este programa está abierto a participantes con cualquier estado físico.
  • Menos baile y más acondicionamiento físico general.
  • Sin coreografías complejas, con pasos simples.

Este tipo de entrenamiento está recomendado hacerlo 2 o máximo 3 veces a la semana. La clase se compone de un Warm-Up, de los 4 cuadrantes (Actívate, Enciéndete, Desafía tus límites, Todos al suelo) y al final Vuelta a la calma. Entre los 4 cuadrantes hay siempre una Recarga activa de 30-90 segundos, con unos pasos básicos de baile.

Beneficios de la participación en las clases de STRONG by ZumbaTM :

  • Aumento del gasto calórico en el entrenamiento.
  • Mejora del metabolismo basal.
  • Mejora del control motor de todo el cuerpo.
  • Más eficiencia en la bajada del porcentaje de grasa.

 

¿Te gustaría probar la clase STRONG by ZumbaTM? Síguenos en redes sociales de Myst y AltaFit e informaremos de futuras Master Class que se realicen en alguno de nuestros clubes. ¡No te lo puedes perder!

 

María Lorincikova

¿Qué es una rutina «Full body»?

En nuestros clubes nos encontramos muchas veces con esta pregunta, ¿qué es una rutina Full Body? Y es que uno de los mayores problemas que se pueden encontrar chicos y chicas principiantes en el mundo del gimnasio es, ¿qué ejercicios hago?, ¿qué músculos entreno?… 

 

Y el problema es aún más grande cuando estamos bombardeados de información sobre las mil formas de conseguir un cuerpo 10, y la mayoría de ellas no están adecuadas para alguien que se inicia en el mundo de las mancuernas.

Hoy quiero hablar sobre un entrenamiento muy interesante y en mi opinión menospreciada, la rutina Full Body o cuerpo completo.

 

Rutina Full Body, características:

 

La característica principal de esta rutina se basa en trabajar todos los músculos en una misma sesión. Para conseguir esto nos basaremos en priorizar en nuestro entrenamiento los ejercicios multiarticulares (Ejercicios que involucran varias articulaciones), por encima de los monoarticulares o aislados.

Este entrenamiento es especialmente recomendable para una ganancia de masa muscular, ya que su organización nos permitirá entrenar todos los grupos musculares tres veces a la semana, dejando un día de descanso entre ellos.

Esto nos permitirá recuperarnos de forma rápida entre sesiones, pudiendo así realizar entrenamientos realmente intensos. No obstante su organización se puede modificar en torno a nuestras características.

 

Ventajas del entrenamiento Full Body:

Lo primero a lo que tenemos que prestar atención cuando nos iniciamos en el gimnasio y queremos ganar masa muscular es en la frecuencia de entrenamiento (cantidad de veces que entreno un músculo a la semana), y no tanto en el volumen de entrenamiento que le doy a un músculo en cada sesión.

Para esa ganancia de masa muscular, la frecuencia de entrenamiento más óptima para nuestros músculos sería entre dos y tres veces a la semana, al contrario de una vez por semana cada músculo como vemos en las rutinas clásicas tipo Weider.

Al contrario que en entrenamientos tipo Weider (clásica división por grupos musculares), en donde necesitamos varios días o incluso toda la semana para volver a trabajar el mismo musculo, las Full Body nos permitirá dar estímulo a toda nuestra musculatura tres veces a la semana. Además, el poder recuperarte mejor entre sesión, te permitirá poder realizar varias sesiones a la semana más intensas, lo que repercutirá en un aumento de fuerza.

Los Full Body son entrenamientos mucho más llevaderos, ya que en cada ejercicio se involucra un mayor número de músculos para combatir con las cargas utilizadas.

Por último y no menos importante, destacar que con un entrenamiento Full Body se produce un mayor nivel de hormonas anabólicas (encargadas del crecimiento muscular).

Recuerda que en un entrenamiento lo más importante es seguir una progresión…las casas se empiezan por los cimientos, no por el tejado!!!

Así que chicos y chicas, cuando os digan que lo mejor es entrenar un grupo muscular al día porque es lo que hacía Arnold Schwarzenegger, decirle que pruebe con una Full Body!!!

 

Enrique Montoya Sánchez
dav

10 Señales que indican que no tienes un buen entrenador en el gimnasio.

El fitness está de moda. Hoy en día son muchas las motivaciones para acudir a centros deportivos en busca de un buen entrenador, desde mejorar nuestra condición física, salud, liberar estrés y sentirnos mejor hasta moldear nuestra figura y conseguir el cuerpo que siempre hemos deseado.

 

Además, hoy en día aparecen “entrenadores” en masa, publicitándose en las redes sociales a través de documentos audiovisuales disponibles con un solo “clic” desde nuestros dispositivos electrónicos. Pero cuidado, ¿realmente sabemos en manos de quién estamos poniendo nuestra salud cuando contratamos a ese entrenador personal?

Lamentablemente en esta profesión hay mucho intrusismo y con el aumento del desempleo en España, aún más.

Estas 10 señales indican claramente que la persona que has elegido quizás no es el/la mejor que podrías elegir.

  1. Tu entrenador solamente presta atención a los/las más guapos/as y de su edad, omitiendo a gente de rangos de edad extremos (muy jóvenes o muy mayores) y personas que realmente están perdidas y nunca han estado en contacto con el ejercicio físico, siendo éstos los que realmente necesitan más asesoramiento.
  2. No es el profesional adecuado cuando a la hora de pedirle asesoramiento, tu entrenador solamente te habla de objetivos estéticos y te pauta ejercicios para “que te pongas como él/ella” sin importarle realmente cuáles son tus motivaciones, objetivos y cómo puede ayudarte en lo que realmente quieres y necesitas.
  3. Si no está formado y/o informado de lo que hace a través de cursos de contenido profesional de fitness y no se preocupa de ponerse al día reciclándose, leyendo artículos e informándose de todas las novedades y opciones que le rodean, no tienes un buen entrenador.
  4. Duda de la profesionalidad de tu entrenador personal si no te hace una evaluación inicial tanto física como circunstancial. Es importante saber y entender de dónde partimos y dónde queremos llegar para poder diseñar un plan de entrenamiento correcto.
  5. También cuando te dice que tienes que entrenar durante X horas al día y tienes que sacarlas de dónde sea, como si te quitas horas de sueño, aún explicándole que hay días en los que por tus circunstancias sólo dispones de 30 minutos al día. Un buen entrenador conoce las estrategias necesarias para adaptar los entrenamientos al tiempo que tiene para ello.
  6. Su plan de entrenamiento consiste en un “machaque continuo”, entrenamientos de intensidad extrema sin descanso. El entrenador ideal sabe que el descanso es tan importante como el entrenamiento, y que algunos entrenamientos serán más intensos y otros menos intensos en función de las circunstancias vitales del sujeto que entrena y sus objetivos. Un buen entrenador conoce bien lo que es el fenómeno de supercompensación.
  7. No tienes el entrenador adecuado cuando se preocupa más de publicar “selfies” suyas en las redes sociales (mostrando su cuerpo y vanagloriándose de él) que de explicarte realmente la técnica de los ejercicios, con ejemplos y fuentes de información fiables. Un buen entrenador conoce lo que pauta a la perfección y enseña a su alumno a entender lo que hace, cómo lo tiene que hacer y por qué lo tiene que hacer así.
  8. Si tu entrenador te ofrece sus servicios de forma gratuita al inicio o a un precio extremadamente bajo, algo va mal. Nadie regala su trabajo y menos un profesional que va a mejorar tu salud. Igual que a veces por una consulta del dentista o del oftalmólogo pagamos un precio considerable y lo vemos lógico, un entrenamiento personal de calidad mediante el cual vamos a mejorar la salud también tiene su coste. La salud no tiene precio.
  9. Un buen profesional te habla de objetivos asequibles que puedes conseguir en tiempo real, nunca de estereotipos utópicos. Si es realmente profesional te hablará de objetivos reales aunque no te gusten y te ayudará a entender que igual conseguir lo que quieres no puede ser 100% posible en el periodo de tiempo que tú quieres, pero sí te explicará por qué y te ayudará a acercarte lo más posible a ello.
  10. Y por supuesto duda de la profesionalidad de tu entrenador si te habla a la primera de cambio de suplementación deportiva o sustancias ilegales para mejorar tu aspecto siendo además él quien por casualidad puede conseguírtelas a buen precio, poniendo en riesgo tu salud. Al contrario, el buen entrenador te hablará de la importancia de la nutrición e hidratación en el entrenamiento, dándote algunas pautas y recomendándote un buen nutricionista si es necesario.

 

Oliver J. García Sánchez

El vínculo entre el cliente y el entrenador personal

Al principio los clientes ven al entrenador personal como algo temporal para coger el ritmo o tener un plan de entrenamiento para perder peso o ganar musculatura y continuar por su cuenta.

Sin embargo, con el tiempo, se dan cuenta que entrenar no es solo un objetivo, es un modo de vida, que mejora la salud física, psicológica y la moral, además de crear una relación que va más allá de lo profesional. La relación de necesidad es bidireccional, ya que a la hora de plantear variables sobre tu trabajo, bien por pensar en el cambio, o dejar algún entrenamiento que te apura en lo que a tu tiempo se refiere, vienen los comentarios del cliente, tipo:

“Pues yo si tú no me entrenas no levanto una pesa más…” – P.

“¿Pero tú que vas a hacer que no sea crujirnos?” – L.

La verdad es que me encanta verlos sufrir mientras los entreno, porque sé que me dan todo en cada entrenamiento, y que ese sufrimiento es para ellos alcanzar objetivos y en cierto modo, respeto por el trabajo que realizo cada vez que planifico su entrenamiento.

Disfrutan con las nuevas modalidades que se les muestra, con cada ejercicio nuevo que enseñas y que a los dos días te comentan:

“Ayer me acordé de ti…” – P y L.

La satisfacción que se crea en uno mismo cuando comienza con una persona que para hacer 5 abdominales te las tienes que ingeniar para crear un apoyo lumbar porque le molesta… o porque el cuello le tira… Es sobretodo un reto constante de eso no hay duda, pero pasa el tiempo, y se convierten en cracks capaces de realizar series de entrenamiento funcional, en suspensión, abdominales de todos los colores… ves que el humor que traían al inicio de este, era más bien bajo y con pocas expectativas, y actualmente te piden más abdominales, más retos, se ríen cuando los crujes… Esa satisfacción es la que te hace, pese al esfuerzo que te pueda suponer mantener a alguno,  seguir con ellos.

El entrenador pone los conocimientos, el cliente la ilusión.

El entrenamiento personal es salud, bienestar… y tantas cosas más que se podrían buscar y rebuscar, pero es sobretodo un vínculo en el que cliente y entrenador alcanzan un objetivo juntos de la mano, pasando de ser TU objetivo, TU necesidad, TU lucha… a NUESTRO.

Jorge Luna Valero
 Jorge Luna Valero Marbella