El verano se acaba, ¡vuelve a coger ritmo cuanto antes!

El verano se acaba y llega una nueva temporada donde volvemos a coger un ritmo de vida normal, dejando atrás esos días de verano donde cuesta tanto mantener un ritmo de entrenamiento similar a otras épocas del año. El calor, los planes de verano, la falta de rutina y otros factores hacen que dejemos un poco de lado el gimnasio y una vida más saludable.

Si bien es cierto que el verano nos da la oportunidad de descansar, lo cual es básico para poder volver con fuerzas y motivación al gimnasio, también es verdad que cuando pasamos mucho tiempo sin hacer ejercicio, la vuelta se hace más complicada y nos cuesta superar esa barrera (también llamada pereza) que nos impide volver al ritmo habitual.

Desde el equipo de Altafit, te damos varias claves para que vuelvas a la vida “fit” de la mejor manera posible.

NO DEJES EL DEPORTE TOTALMENTE DE LADO

Como hemos dicho, la cosa se complica si nos olvidamos totalmente de entrenar, por lo tanto, os recomendamos que al menos dos veces por semana realicéis algo de ejercicio. Aprovechad las horas donde el sol apriete menos y ya sea en la playa, el parque, o incluso en vuestra casa para salir a trotar, nadar, montar en bici, o realizar alguno de los circuitos de ejercicios que os proponemos en nuestro Blog.

NO TENGAS PRISA

No pretendas volver a recuperar la forma en un día, tus articulaciones y músculos deben pasar por un periodo de adaptación y así evitar lesiones y posibles sobrecargas. Nuestra recomendación es que entrenes 3 días por semana realizando un circuito de ejercicios para todos los grupos musculares durante al menos dos semanas, y partir de ahí, aumentar primero los días de entreno y posteriormente el volumen de ejercicios.

¿CONOCES NUESTRAS GCLASS?

Si no te ves con la suficiente motivación para ir por tu cuenta a entrenar, lo mejor que puedes hacer para comenzar a coger ritmo es asistir a las diferentes clases colectivas (Gbody, Gbox, Gbike, Gap, Yogafit, …). Es una buena manera de mejorar tu forma física de manera sencilla, ya que nuestros Genius te allanarán el camino, motivándote en cada clase y haciéndote sentir totalmente guiado y seguro. Por otra parte, compartirás cada clase con personas que buscan tu mismo objetivo y te sentirás parte de un equipo.

MÁRCATE OBJETIVOS

Las primeras semanas son las más duras, y otra buena manera de encontrar la motivación es fijar objetivos sencillos (ir al menos dos veces por semana al gimnasio, y hacer 90 minutos semanales de elíptica, asistir a dos GCLASS a la semana, …).

CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Después de los excesos del verano llega el momento de volver a tener una dieta equilibrada. La vuelta la rutina te facilitará volver a los buenos hábitos que habías perdido estos últimos meses.

No hace falta que te vuelvas loco/a y te conviertas en un Influencer de Instagram colgando todos los días comidas saludables. Basta con que intentes seguir estos consejos: limita la ingesta de grasas al 30% al día, 55% de hidratos, 15% de proteína, no te pases con el azúcar (10% diario) ni con la sal (5%), y come 5 porciones de frutas y verduras al día.

¡¡¡VAMOS A POR UNA NUEVA TEMPORADA!!! ¡¡¡ÁNIMO!!!

Eduardo Martínez Cas.
 

Guía de iniciación para GBody.

 

Una de las actividades dirigidas que más beneficios tiene es GBody. Si acabas de empezar a entrenar en nuestros gimnasios y quieres tonificar tu cuerpo de manera general, es una de las opciones más recomendables dentro de nuestras GClass. Esta actividad acelera la pérdida de grasa, incrementa la densidad mineral ósea, mejora el colesterol y aumenta la resistencia muscular.

GBody es una actividad de 45 minutos con soporte musical en la que trabajamos la tonificación de todo el cuerpo. Consta de 7-9 temas en los que vamos a trabajar todos los grupos musculares. Para ello necesitaremos una barra con discos de diferentes tamaños (empezando siempre por los más pequeños para aprender a realizar correctamente los ejercicios sin riesgo de lesiones), un step con 2-3 alturas a cada lado y una colchoneta.

GBody está dirigido a todo tipo de público, siempre y cuando no tengamos lesiones de importancia, en cuyo caso deberías consultar con tus Genius para que te aconsejen la actividad que más se ajusta a tus necesidades. Como hemos dicho anteriormente, al utilizar discos de diferentes tamaños, podemos regular nosotros la intensidad de la clase. El objetivo será ir incrementando poco a poco el peso para progresar en nuestro entrenamiento.

Además, en nuestros centros, planificamos mensualmente clases de iniciación o talleres para que aquellos que están empezando o que quieran mejorar su técnica puedan realizar los ejercicios con total seguridad.

Mientras tanto, aquí os dejamos algunos de los ejercicios más característicos de esta clase con su correcta ejecución.

Squat o sentadilla.

En el Squat o Sentadilla el musculo que interviene principalmente es el cuádriceps. En la posición inicial hay que tener los pies a la anchura de las caderas. Llevaremos la cadera atrás con la espalda recta como si fuéramos a sentarnos intentando llegar con nuestras rodillas a 90º. Las rodillas se desplazan ligeramente hacia adelante sin que sobrepasen la punta de los pies.

Peso muerto.

Posición inicial con los pies a la anchura de las caderas y el agarre un poquito más amplio de la anchura de los hombros. Llevamos la cadera ligeramente hacia atrás, deslizando la barra por nuestros muslos hasta las rodillas. Las rodillas se mantienen casi sin flexionar y la espalda bien recta. Con este ejercicio trabajamos, sobre todo, los músculos isquiotibiales y glúteos.

Cargada + press.


Misma posición inicial. Subimos la barra hasta la altura media del pecho (remo vertical) con un movimiento explosivo nos metemos debajo de la barra flexionando las rodillas y al extender empujamos hacia el techo. La barra tiene que estar siempre bien pegada a nuestro cuerpo. Aquí trabajamos los músculos de la cadena muscular posterior, así como los flexores de la cadera.

Press de pectoral.

El músculo que interviene principalmente es el pectoral. Tumbados encima del step con la espalda bien apoyada y plantas de los pies apoyadas en el suelo, cogemos la barra con el agarre bien amplio (con los meñiques casi tocando los discos) para que al bajar la barra nos queden los codos a 90º. La barra baja a la altura media del pecho a una distancia de un puño más o menos.

 ¿Listos para empezar? Os esperamos!!
Carlos Anadón