Senderismo en Tenerife: Barranco del infierno

El Barranco del infierno, Reserva Natural Especial, se sitúa en el sur de la isla, en Adeje. En 2015 fue reabierto después de estar casi 7 años cerrado por el fallecimiento de algunos visitantes por desprendimientos.

 

Es por este motivo que desde entonces se han implementado varias medidas de seguridad, como la obligatoriedad de llevar casco (que se entrega a la entrada en el centro de visitantes), y firmar un descargo de responsabilidad, entre otras. El acceso está limitado a 300 personas al día y es necesario pagar una tasa de 8 € para adultos para poder acceder. Si no te quieres quedar fuera, o tener que esperar, es muy recomendable reservar previamente en la web del Barranco del infierno.

Ruta del Barranco del Infierno. Adeje.

La ruta no es demasiado larga, 6,5 km entre ida y vuelta (se hace por el mismo camino). Y tampoco reviste dificultad, es apta para todos los públicos y niveles. Eso sí, por el peligro de desprendimientos hay que hacer caso a los vigilantes, que en caso de cambio en las condiciones meteorológicas podrían ordenar el cierre, y llevar el casco puesto en todo momento. 

El inicio de la ruta es más agreste, discurre siguiendo una canalización de agua y ganando ligeramente altura, hasta que a unos dos kilómetros cruzaremos un puente de mampostería. Desde aquí el agua empieza a ganar protagonismo y la vegetación a ser más abundante.

A lo largo de la ruta están señalizados distintos miradores en los que encontrarás explicaciones sobre la gran diversidad y riqueza de flora y fauna existente. De mirador en mirador, de foto en foto, terminaremos llegando a una imponente cascada de unos 200 metros cayendo de una larga pared vertical. Sin duda el esfuerzo ha merecido la pena. Tras disfrutar de su calma y el ruido del agua al caer, toca la vuelta por el mismo camino hasta el centro de visitantes.

Esta ruta no te dejará indiferente, las vistas sobre la costa de Adeje seguro que te animan a terminar después del esfuerzo dándote un baño en alguna de sus playas. ¡Que lo disfrutes!

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

María Villalón

La Palma (2ª parte), más rutas imprescindibles de senderismo.

Las Islas Canarias, especialmente en invierno, se convierten en un paraíso para los amantes del deporte europeos. La Palma, como ya contábamos la pasada semana, es ideal para el senderismo gracias a sus casi 1.000 km de senderos. Hemos seleccionado algunas de las rutas imprescindibles para realizar en “la isla bonita”. Tres recorridos en los que podremos descubrir paisajes totalmente diferentes en cada una de ellos. Tras la de Mirador de los Brecitos – Caldera de Taburiente hoy vistaremos los volcanes del sur y el bosque de laurisilva.

 

Nacientes de Marcos y Cordero y el Bosque de los Tilos.

La ruta parte desde “La casa del monte”, hasta donde sólo se puede llegar con un vehículo 4×4 por una pista forestal de 14 km en muy mal estado y con grandes pendientes. Desde el centro de visitantes de Los Tilos (donde termina la ruta) se pueden coger un taxi que te lleva hasta el inicio, aunque para los más valientes y con suficientes horas de luz se podría hacer también la subida andando.

La primera parte del recorrido, la de los Nacientes de Marcos y Cordero es muy especial, durante 3,8 km caminaremos junto al canal del agua, sin apenas desnivel, pero atravesando 13 túneles de diversa longitud. Una linterna y un chubasquero pueden ser aconsejables, aunque no imprescindibles… un poco de aventura nunca viene mal. Así llegamos al naciente de Marcos, tras el túnel número 12, y tras pasar el último tunes y hacer una pequeña subida, al de Cordero. A partir de aquí empieza un fuerte descenso a través del bosque de laurisilva. Un espectacular recorrido en el que te acompañan el sonido del agua y de los pájaros, y que te lleva al corazón de la originaria Reserva de la Biosfera.

Del Volcán San Antonio a las Salinas del Faro de Fuencaliente.

Es el último tramo de la Ruta de los Volcanes. Comienza en el centro de visitantes del volcán de San Antonio en Fuencaliente, y termina en la punta sur de la isla, en las salinas que hay junto al faro. Si puedes ir con dos coches para dejar uno en cada punto, mejor. Es una ruta espectacular, ideal para hacer por la tarde, cuando la luz del atardecer invade todo. Al principio visitaremos el volcán de San Antonio y el de Teneguía (cuya última erupción fue en 1971). Hay desnivel, pero la pista entre ellos es buena, eso sí, para ver los cráteres hay que tener cuidado en los días de viento. Después el descenso hasta las salinas y el faro es un cómodo camino bien señalizado, con un paisaje inolvidable de lava negra salpicada aquí y allá por pequeños matorrales de un verde casi fluorescente. Terminaremos en las salinas, que han sido declaradas Sitio de Interés Científico por ser lugar de descanso de muchas aves migratorias, junto a los faros (el nuevo y el viejo). Aquí los contrastes del blanco de la sal con la piedra negra de la lava, y los faros al fondo, te dejarán sin palabras.

A lo largo de estas tres rutas de senderismo que te hemos propuesto para hacer en La Palma, podrás ver tres paisajes totalmente diferentes, y todos ellos en tan sólo 708 km2. que tiene la isla, por algo es llamada “la isla bonita”. Pero hay muchas más igualmente recomendables, como la de El Cubo de la Galga, o por el Roque de los Muchachos… bueno, infinidad…. si te gusta andar y el turismo activo, en esta isla no te aburrirás.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit

La Palma, paraíso para los amantes del senderismo.

La Palma, Reserva Mundial de Biosfera de UNESCO, cuenta con casi 1.000 km de senderos en sus a penas 708 km2. Tiene un sendero europeo, el E7, 2 GR, 38 PR y 24 SL. Y todo ese con unos desniveles de vértigo, se pasa del nivel del mar a los 2.426 m en el Roque de los Muchachos en pocos kilómetros. Así, lo más recomendable para descubrir “la isla bonita” es el senderismo.

 

 

Siguiendo sus rutas descubrirás preciosas playas de arena negra, volcanes, frondosos bosques de laurisilva, observatorios astronómicos, mares de nubes… aunque también te enamorará la arquitectura colonial de sus pueblos, o las plantaciones de plataneras salpicadas de flores de pascua, y como no, la simpatía y amabilidad de sus gentes. Para abrir boca, vamos a empezar por recomendarte una de las rutas imprescindibles de La Palma, la de la Caldera de Taburiente. En próximas entregas, te contaremos también la de los Nacientes de Marcos y Cordero y el Bosque de los Tilos, o la ruta de los volcanes. ¡Empezamos!

 

Mirador de los Brecitos – Caldera de Taburiente – Cascada de colores.

 

 

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente se encuentra en el municipio de El Paso. Para disfrutar de toda su belleza y variedad paisajística se puede hacer una cómoda aunque larga ruta de unos 18 km. Para ello lo más recomendable es aparcar en el final de la ruta (acondicionada para ello) y allí coger uno de los taxis que te suben todo el desnivel hasta el Mirador de los Brecitos. Es un servicio muy habitual, con precio fijo por persona; según se van llenando los coches van subiendo, sin tener que esperar nunca demasiado.

 

En el primer tramo se va desde allí hasta una zona de acampada con un centro de servicios o refugio, a través de 6 km de pinar canario, barrancos, fuentes y miradores como el de Tagasaste, descendiendo después hasta el cauce del río Taburiente. Sendero sencillo y bien señalizado, siempre descendiendo o llaneando. El segundo nos llevará al Barranco de la Angustias, se inicia un intenso descenso denominado La Cuesta del Reventón, con las vistas dominadas por la presencia del Roque Idafe, espectaculares. Para visitar la Cascada de Colores habrás de abandonar por un momento el camino del Barranco (señalizado) y remontar el arroyo que nos lleva a la cascada, es posible que para entrar a verla tengas que descalzarte, ya que hay que mojarse para subir un pequeño tramo de un metro entre las rocas por las que desciende el agua, pero merece la pena, y a esas alturas tus pies lo agradecerán. De vuelta al camino terminarás el descenso por una cómoda senda a la orilla del río hasta llegar al aparcamiento.

 

 

Importante salir temprano, calcular bien las horas de luz. Ten en cuenta que los taxis del aparcamiento sólo suben hasta las 12 del medio día, y que su precio será de 20-25 € por persona. Y lleva agua y comida, la ruta te ocupará perfectamente toda la jornada.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit

Lanzarote, destino ideal de turismo activo.

Las Islas Canarias tienen un clima privilegiado para la práctica deportiva en cualquier época del año, y Lanzarote no es una excepción. Lo sabemos nosotros, y lo saben gran cantidad de europeos que lo aprovechan para poder seguir practicando sus deportes favoritos también en invierno. 

Lanzarote es un paraíso para los amantes de las dos ruedas, el ciclismo en cualquiera de sus versiones, tanto de carretera como de montaña. Aquí encuentran un lugar tranquilo, con poco tráfico y rutas para todos los gustos. Aunque no es una isla con demasiados desniveles, sí que cuenta con algunos buenos puertos, como la subida desde Playa Blanca hasta Femes, o la que lleva desde la costa en Arrieta hasta Haría… Y como no, la subida al Mirador del Río…

En ciclismo de montaña también hay buenas rutas para realizar, ya que muchos tramos de sus carreteras son prácticamente pistas, contando también con gran número de kilómetros en pistas y senderos con gran diversidad de dificultades para todos los gustos y niveles. Se pueden hacer recorridos circulares muy interesantes de unos 40 km, como en la zona de los viñedos de La Geria y el Parque de los Volcanes de Timanfaya.

Pero también es posible coger un ferri hasta La Graciosa o Fuerteventura y pasar una jornada muy especial recorriendo estas islas de una manera diferente, parando para un baño en cualquiera de sus maravillosas playas. En los puertos de llegada hay una oferta variada para alquilar bicicletas con un coste de unos 10 € para todo el día.

Pero no es lo único, como es de imaginar, los deportes acuáticos tienen también muchos adeptos, como el buceo o el surf. En la costa de Famara y La Santa se reúnen, por sus buenas olas prácticamente garantizadas, surferos de todos los niveles, desde los que empiezan contratando un curso de iniciación, hasta los más expertos que esperan su ola perfecta en La Santa.

Tierra, mar… y aire. También disfrutan de sus vientos todo el año los amantes del ala-delta o el parapente, con muchas zonas para practicarlos, como en las laderas de Famara, aterrizando en después en la playa, en la zona de Mala, junto a la presa. En El Cuchillo, o en la zona del Mirador del Río hacia Orzola.

Y por supuesto, el running, el windsurfing, piragüismo, senderismo… Vamos, que no hay excusa para no hacer deporte si visitas Lanzarote, tenlo en cuenta e inclúyelo en tus planes al visitar esta preciosa isla volcánica.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit