El vínculo entre el cliente y el entrenador personal

Al principio los clientes ven al entrenador personal como algo temporal para coger el ritmo o tener un plan de entrenamiento para perder peso o ganar musculatura y continuar por su cuenta.

Sin embargo, con el tiempo, se dan cuenta que entrenar no es solo un objetivo, es un modo de vida, que mejora la salud física, psicológica y la moral, además de crear una relación que va más allá de lo profesional. La relación de necesidad es bidireccional, ya que a la hora de plantear variables sobre tu trabajo, bien por pensar en el cambio, o dejar algún entrenamiento que te apura en lo que a tu tiempo se refiere, vienen los comentarios del cliente, tipo:

“Pues yo si tú no me entrenas no levanto una pesa más…” – P.

“¿Pero tú que vas a hacer que no sea crujirnos?” – L.

La verdad es que me encanta verlos sufrir mientras los entreno, porque sé que me dan todo en cada entrenamiento, y que ese sufrimiento es para ellos alcanzar objetivos y en cierto modo, respeto por el trabajo que realizo cada vez que planifico su entrenamiento.

Disfrutan con las nuevas modalidades que se les muestra, con cada ejercicio nuevo que enseñas y que a los dos días te comentan:

“Ayer me acordé de ti…” – P y L.

La satisfacción que se crea en uno mismo cuando comienza con una persona que para hacer 5 abdominales te las tienes que ingeniar para crear un apoyo lumbar porque le molesta… o porque el cuello le tira… Es sobretodo un reto constante de eso no hay duda, pero pasa el tiempo, y se convierten en cracks capaces de realizar series de entrenamiento funcional, en suspensión, abdominales de todos los colores… ves que el humor que traían al inicio de este, era más bien bajo y con pocas expectativas, y actualmente te piden más abdominales, más retos, se ríen cuando los crujes… Esa satisfacción es la que te hace, pese al esfuerzo que te pueda suponer mantener a alguno,  seguir con ellos.

El entrenador pone los conocimientos, el cliente la ilusión.

El entrenamiento personal es salud, bienestar… y tantas cosas más que se podrían buscar y rebuscar, pero es sobretodo un vínculo en el que cliente y entrenador alcanzan un objetivo juntos de la mano, pasando de ser TU objetivo, TU necesidad, TU lucha… a NUESTRO.

Jorge Luna Valero
 Jorge Luna Valero Marbella