Y el hidrospeed… ¿lo conoces? ¡Pruébalo esta primavera!

El hidrospeed es una de las actividades más divertidas que se puede practicar en un río. La sensación de ir tú solo, arrastrado por la corriente te dará una buena descarga de adrenalina.

 

En anteriores artículos hemos hablado de otros deportes de aventura aérea, como el ala delta o el parapente, y de aventura acuática como el rafting, o el barranquismo. En el hidrospeed se aúnan elementos de los anteriores, con el hecho de ir tú solo. Te permite enfrentarte a los rápidos de un río, a sus remolinos y corrientes, haciéndote sentir parte de él.

Para realizarlo necesitamos un hidrotrineo, vestirnos con un traje de neopreno especial (más grueso y resistente) y llevar escarpines y aletas para propulsarnos. Las piernas quedarán sumergidas en el agua todo el tiempo y estarán en permanente movimiento, mientras que los brazos se sujetarán en unos compartimentos para maniobrar. También son imprescindibles el chaleco salvavidas y el casco.

El hidrospeed requiere gozar de una mediana condición física. No es necesario tener experiencia previa, únicamente hay que saber nadar, y no tener miedo al agua. Dependiendo de nuestra edad y nuestro estado físico se puede acudir a aguas más o menos bravas. Hay que tener en cuenta que el riesgo es mayor que en otros deportes como el rafting. Aquí tienes que sortear obstáculos, rocas, troncos, etc… a gran velocidad y únicamente contando con tu pericia y tu fuerza… Una buena ración de calma y sangre fría también son muy aconsejables.

Lo más recomendable es ir siempre acompañado de un profesional. No desestimar la fuerza del agua, ni los imprevistos que pueden surgir, y no sobrevalorar nuestra capacidad o valentía. Con un poco de práctica se puede aprender la técnica en poco tiempo, pero conviene ir progresando y aumentando la dificultad de los descensos poco a poco.


El primer descenso será impactante… pero poco a poco le cogerás el gusto a deslizarte sobre el agua… Eso sí, ten muy en cuenta todas las medidas de seguridad y  los consejos e indicaciones de los guías. Salir magullado a la primera ocasión no te dejaría buen sabor de boca. Aquí encontrarás un listado de lugares y empresas para poder iniciarte.

¿Vas teniendo ya algún favorito entre todos los deportes que te estamos proponiendo? Dinos con cuál te animarías a empezar esta primavera, y cuando lo hagas, cuéntanos la experiencia.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Sigue la aventura en primavera. Apúntate al descenso de ríos o rafting.

Con el rafting continuamos adentrándonos en los deportes de aventura. Se nos antojan una muy buena opción para practicar esta primavera. El deshielo y las lluvias primaverales son fundamentales para que tengamos las mejores condiciones posibles para este deporte.

Además de ríos con aguas bravas necesitaremos una lancha o balsa neumática de gran resistencia. Suelen tener capacidad para unas 6/8 personas, más un guía que hará de timonel. Los tripulantes de la embarcación se deben colocar de forma simétrica a ambos lados de la balsa (3 o 4 personas a cada uno de los lados de la barca). El timonel se sitúa en la parte posterior para poder dirigir a los tripulantes y hacer las maniobras de dirección de la barca. Todos los ocupantes portarán una pala simple (de una hoja) para remar por el lado en el que se encuentran situados. Además deben estar equipados con chaleco, casco, ropa y calzado adecuados, lo que puede incluir un traje de neopreno.

Las turbulencias del río en su descenso son la condición fundamental para hacer de este deporte toda una aventura. Según el grado de dificultad que conlleven sus aguas existe una clasificación internacional. Así tenemos los más fáciles para el rafting, Clase I y II. A partir de la Clase III se consideran ríos rápidos, de aguas blancas o de aguas bravas. La Clase VI sería la considerada extremadamente difícil o no navegable.

En nuestro país tenemos algunos ríos de Clase III o superior, en Pirineos el río Ara y Esera (Huesca) y el Miño en Arbo, Pontevedra. Pero hay zonas muy interesantes, sobre todo para empezar a practicarlo, en muchos otros puntos de nuestra geografía… Podemos encontrar algunos de ellos, además de en todo el Pirineo y Galicia, en Ávila, Cuenca, Comunidad Valenciana, Granada, Jaen, Asturias, o en Navarra, el Alto Ebro.

Pero si no te pones límites, los descensos de ríos más extremos los puedes encontrar en el río Zambeze, en África. Durante 24 kilómetros atraviesa unos 23 rápidos (casi la mitad de clase V). O en el río Futaleufú en Chile, con un descenso de 20 kilómetros con una docena de rápidos de clase V y otros tantos de clase III y IV.

El hecho de realizarse con un timonel y guía hace que muchas personas se animen a practicar este deporte. Por ello el rafting se está convirtiendo en uno de los más populares entre los deportes de aventura. También es posible elegir el grado de dificultad en función del río y la situación de sus aguas de antemano. Todo esto unido a que no es necesario estar en una especial forma física, está contribuyendo a que cada vez haya más empresas dedicadas a estos descensos en las cabeceras de estos ríos.

¿Te animas a practicarlo en la próxima escapada? Pues no te olvides de contárnoslo!!!

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

5 Carnavales en España que quizá no conozcas.

Cuando hablamos de Carnavales en nuestro país siempre pensamos en los de Cádiz, Tenerife o Las Palmas. Tres maravillas de nuestro folclore nacional. Pero nuestro país es muy rico en tradiciones y celebraciones, y la fiesta pagana por antonomasia, tiene representaciones diferentes en cada región y casi en cada pueblo.

CCarnaval de Aguilas3arnavales de Aguilas, Murcia.

Cuatro personajes, elegidos en el mes de agosto, protagonizan las fiestas: la Musa, Doña Cuaresma, Don Carnal y la Mussona. Además de desfile de comparsas y concurso de Drag Queen, este carnaval tiene además el aliciente de probar la cuerva, una bebida tradicional que se hacía con los licores que habían sobrado de las navidades, rebajados con diversos refrescos, gaseosas, azúcar y frutas.

Carnavales de Badajoz, Extremadura.

Estas celebraciones combinan tradición y diversión a partes iguales. Son de los más participativos, con comparsas que superan los 100 participantes y que realizan trajes de gran originalidad. Además cuentan también con murgas similares a las de Cádiz, que con guitarras, pitos y tambores, ponen rima a los acontecimientos del último año.carnaval de Badajoz2

Carnavales de Sitges, Cataluña.

carnaval de sitges2De los más famosos y más antiguos de España. Cuenta con varias “rúas” (o desfiles) con disfraces de lo más atrevido y gran presencia de público gay. El  momento más especial es la Arribada del Rei Carnestoltes a Sitges. El Rey Carnestoltes toma posesión del ayuntamiento el primer día y gobierna con locura hasta el miércoles de ceniza, cuando se le quema y entierra.

Carnavales de Orense, Galicia.

Vamos a destacar los Carnavales de Viana do Bolo, pero en Galicia y en especial en Orense, la celebración del Entroido tiene gran tradición y singularidad, destacando también los Entroidos de Verín o Laza. En Viana hay comparsas, crítica social, sátiras jocosas, cencerradas, charangas, pandeiros… Las máscaras típicas de los carnavales de la zona son espectaculares.carnaval de verin3

Carnavales de Ciudad Real, Castilla la Mancha.

Carnaval de Ciudad RealCuenta con un gran desfile el Domingo de Piñata con vistosos y originales trajes de las diferentes peñas, que suelen representar escenas con curiosos montajes a lo largo de un recorrido que dura varias horas. Todos los pueblos de la provincia participan con sus mejores grupos, aunque sobresalen por su originalidad los de Daimiel, Manzanares, Valdepeñas o Puertollano. Mención especial también para los del municipio de Herencia que cuenta con uno de los carnavales más singulares.

Estos cinco carnavales son sólo una representación de la variedad de tradiciones y culturas que tenemos en nuestro país, pero seguro que conoces algunos más dignos de mencionar ¿cuál añadirías a esta lista?

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit