Aprovecha el buen tiempo para hacer deporte en familia

Los meses de verano son un momento ideal para hacer deporte en familia al aire libre los fines de semana. El buen tiempo suele acompañar, y el calor afloja un poco. ¡Las condiciones perfectas!

 

Sabemos la importancia de inculcar unos hábitos saludables a nuestros hijos; no solo es alimentarse bien, sino que también hay que moverse. 

Utilizar ese tiempo libre que tenemos para hacer cosas que nos gustan con ellos es muy importante, así que hoy traigo unos planes que poder realizar en diferentes zonas de España.

Seguro que habéis oído hablar del Anillo Verde. Es una red de senderos ciclistas que unen varios espacios verdes de la ciudad, parques lineales, espacios naturales, paisajes rurales, huertos y paseos urbanos. Podemos encontrarlo en diferentes ciudades de España:

El Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz: con 79 km de recorrido. Dentro nos encontramos con el Parque Natural de Salburua, declarado Humedal de Importancia Internacional.

La Ronda Verde de Barcelona: con 72 km de recorrido permite disfrutar Parque de Collserola o la montaña de Montjuïc municipios cercanos a la ciudad.

El Gran Recorrido de Bilbao (GR): con 71 Km de recorrido, atraviesa cinco parques forestales. Se puede acceder a él desde el Centro de la ciudad por 10 itinerarios diferentes.

El Anillo Ciclista de Madrid: 65Km de recorrido. Cada 1’5 Km nos encontramos con áreas de descanso con fuentes y planos informativos.

El Anillo verde de Vic: con 32 Km de recorrido. Se divide principalmente en dos ejes Norte-Sur y Este-Oeste.

El Anillo verde de Zaragoza: con 60 Km de recorrido que se distribuye por ambas márgenes del Río Ebro.

El Anillo Verde de la Bahía de Santander: Está en proyecto para la rehabilitación ambiental en torno a la Bahía de Santander y se prevé que llegue a los 90 Km de recorrido una vez terminado.

El Anillo Verde Metropolitano de Valencia: con 52 Km de recorrido divididos en 9 subtramos.

Estos trazados no son cerrados y tenemos muchísimas posibilidades de ampliar nuestras rutas aprovechando las oportunidades que nos brindan el medio natural y la configuración urbana en cada ciudad.

Espero que te atrevas a probar a alguna y disfrutéis todos juntos.

En el próximo artículo os traeré unas rutas cicloturistas (para toda la familia) que podéis hacer tanto en bici como caminando. ¡No os lo perdáis!

 

Beatriz Salinas Hinojosa

En mayo vuelve el Tenerife Walking Festival 2018

Del 22 al 26 de mayo se celebrará el Tenerife Walking Festival, cita ineludible para los senderistas de toda Europa, que suelen acudir a la cita.

 

Una veintena de rutas y actividades complementarias componen la oferta del programa organizado por el Cabildo Insular de Tenerife. Rutas costeras, volcánicas y rutas verdes. Para poder disfrutar de la gran variedad que compone la isla.

El Puerto de la Cruz será el epicentro del Festival. Punto de reunión y celebración de todas las actividades complementarias e incluso con dos rutas urbanas para realizar por sus calles.

Este año, el Tenerife Walking Festivalse ha marcado como uno de sus objetivos el compromiso “huella cero” con el medio ambiente. Se va a realizar un cálculo de la huella de emisiones del Festival, que efectuará la empresa AGRESTA. Con estos datos es posible plantearse medidas que redunden en la reducción de emisiones de CO2 en futuros eventos, así como de compensación de la huella mediante la plantación de especies forestales autóctonas en la isla. 

5 Rutas costeras.

Tenerife está rodeada de mar, y la variedad de senderos que transitan paralelos a la costa es amplísima. Ofrecen estimulantes vistas del océano y de otras islas, y en especial un atractivo irresistible: lustrosas puestas de sol. Son perfectos para disfrutar de los originales y salvajes paisajes de costa isleña.

12 Rutas volcánicas.

Quizá no vayas a ver un cono humeante a punto de expulsar lava (la última erupción volcánica de Tenerife ocurrió en 1909) pero a cambio pasarás por entornos de vívida inspiración marciana, como el Parque Nacional del Teide. Tenerife es una suerte de Arca de Noé del vulcanismo. Un rinconcito del planeta que aglutina todas las manifestaciones conocidas de este fenómeno..

5 Rutas verdes.

Hay dos maneras de llover: de arriba a abajo (lo habitual en el resto del planeta), y en horizontal (marca de la casa en la isla). Las montañas de la cara norte frenan las nubes arrastradas por los vientos alisios. Las hojas de los árboles se empapan de agua, que gota a gota cae sobre el terreno. Y eso explica las vastas superficies de frondosos montes propias de las zonas altas de Tenerife.

El coste de la inscripción es de 30 €, pero no incluye las rutas, que tienen coste, siendo obligatorio apuntarse a, al menos, 3 de ellas. Eso sí, los inscritos disfrutarán de descuentos en comercios y hostelería del Puerto de la Cruz, e incluso en los billetes de avión con Iberia.
 
María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

María Villalón

Senderismo en Tenerife: Barranco del infierno

El Barranco del infierno, Reserva Natural Especial, se sitúa en el sur de la isla, en Adeje. En 2015 fue reabierto después de estar casi 7 años cerrado por el fallecimiento de algunos visitantes por desprendimientos.

 

Es por este motivo que desde entonces se han implementado varias medidas de seguridad, como la obligatoriedad de llevar casco (que se entrega a la entrada en el centro de visitantes), y firmar un descargo de responsabilidad, entre otras. El acceso está limitado a 300 personas al día y es necesario pagar una tasa de 8 € para adultos para poder acceder. Si no te quieres quedar fuera, o tener que esperar, es muy recomendable reservar previamente en la web del Barranco del infierno.

Ruta del Barranco del Infierno. Adeje.

La ruta no es demasiado larga, 6,5 km entre ida y vuelta (se hace por el mismo camino). Y tampoco reviste dificultad, es apta para todos los públicos y niveles. Eso sí, por el peligro de desprendimientos hay que hacer caso a los vigilantes, que en caso de cambio en las condiciones meteorológicas podrían ordenar el cierre, y llevar el casco puesto en todo momento. 

El inicio de la ruta es más agreste, discurre siguiendo una canalización de agua y ganando ligeramente altura, hasta que a unos dos kilómetros cruzaremos un puente de mampostería. Desde aquí el agua empieza a ganar protagonismo y la vegetación a ser más abundante.

A lo largo de la ruta están señalizados distintos miradores en los que encontrarás explicaciones sobre la gran diversidad y riqueza de flora y fauna existente. De mirador en mirador, de foto en foto, terminaremos llegando a una imponente cascada de unos 200 metros cayendo de una larga pared vertical. Sin duda el esfuerzo ha merecido la pena. Tras disfrutar de su calma y el ruido del agua al caer, toca la vuelta por el mismo camino hasta el centro de visitantes.

Esta ruta no te dejará indiferente, las vistas sobre la costa de Adeje seguro que te animan a terminar después del esfuerzo dándote un baño en alguna de sus playas. ¡Que lo disfrutes!

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

María Villalón

Senderismo en Tenerife: Cañadas del Teide

El Parque Nacional de las Cañadas del Teide, de 13.571 hectáreas de extensión, se sitúa en la base del pico, a partir de los 2.000 metros de altura. Geológicamente y paisajísticamente es de un valor incalculable; su variedad de rocas, formas y colores te produce una sensación emocionante y conmovedora.

 

Las Cañadas del Teide forman una gigantesca Caldera de unos 17 km de diámetro sobre la que se asienta el Pico del Teide, de 3.718 metros, que supone la mayor altura de España y el tercer volcán más alto del mundo. Originariamente era más alto, pero por su peso el pico se hundió, creando esta base de paisajes espectaculares a unos 2.000 metros de altura, presididos por su cima.

El circo de Las Cañadas está formado por dos semicalderas separadas entre sí por una alineación rocosa: los Roques de García. Precisamente te vamos a proponer una pequeña ruta circular de unos 5 km nada más, a estos roques:

Ruta de los Roques de García. Cañadas del Teide.

Uno de los emblemas de los Roques de García, es el Dedo de Dios o Roque Cinchado, ‘un roque’ que se alza en equilibrio desafiando la gravedad con un telón de fondo incomparable, el Teide. Conocido por todos por haber protagonizado la imagen de los billetes de 1.000 pesetas. Este roque es el principal protagonista del sendero número 3  que te proponemos. Parte del mirador de la Ruleta, en el aparcamiento frente al Parador de Turismo.

Empezaremos a andar junto al famoso roque, dejándole a nuestra izquierda, con el Teide al frente, y siguiendo una senda perfectamente trazada y balizada sin posibilidad de pérdida. Disfrutaremos a cada paso de las curiosas formaciones de los roques, formados por diversos materiales volcánicos, y de la particular vegetación del Parque Nacional marcada por las extremas condiciones del medio.

Más adelante el camino dará un giro a la izquierda (a la derecha queda una senda que sube al Pico Viejo), permitiendo disfrutar de las vistas hacia el Llano de Ucanca. Desde ahí ligero descenso hasta llegar a la base de las formaciones conocidas como la Catedral desde donde quedaremos impresionados con las vistas del Llano, muy cerca de la última subida de vuelta al punto de partida.

La ruta es corta, bien señalizada, y salvo la última subida de vuelta al mirador de la Ruleta, que no es muy larga, con muy poca dificultad. Perfecta para todos los niveles físicos y todas las edades. Las vistas a lo largo de toda ella son espectaculares.

Al hacer esta ruta no sabrás si estás en los desfiladeros de las películas del oeste, o si te has hecho un viaje espacial a Marte… En cualquier caso, sencillamente, ¡no te la pierdas!

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

María Villalón

 

 

 

Senderismo por Brañosera, el pueblo más antiguo de España

Recientemente Brañosera ha sido reconocido como el pueblo más antiguo de España. Su carta puebla está fechada en el 824, lo que le ha hecho merecedor de este distintivo para orgullo de sus 240 habitantes. El vetusto municipio está situado al norte de la provincia de Palencia, en la región conocida como Montaña Palentina.

 

Esta situación, a 1200 metros de altitud, hace que Brañosera disponga de un entorno de gran riqueza ecológica: robles, hayas, avellanos, tejos, hongos, acebos, muérdago, jabalíes, buitres, ciervos e incluso osos son algunas de las variedades que se conservan en la zona. Enclavado en el parque natural de Fuente Cobre, ofrece una espectacular imagen de las praderías verdes rodeadas de las montañas cantábricas, de hecho, muy cerca están las laderas de las Sierras de la Braña y la Cebollera.

Pero Brañosera también tiene una gran riqueza patrimonial, histórica y arquitectónica. Cuenta con algunas joyas del románico palentino. Por ejemplo: la Iglesia de Santa Eulalia que está construida con sillería de arenisca rojiza de procedencia local, la Iglesia de Salcedillo y la Iglesia de Valberzoso. También merece la pena visitar el Cementerio de Brañosera, para poder datarla se cuenta con un documento excepcional: la lápida de consagración que constata su primitiva construcción románica en el año 1118.

En este entorno, como te puedes imaginar, las rutas de senderismo para realizar son innumerables. Las hay para todos los gustos y niveles. Con el aliciente (o dificultad) de la nieve en invierno. En este mapa de la zona de la página de web de Brañosera, puedes ver algunas de ellas. Sólo tienes que pinchar en los nombres de las rutas (en azul) y acceder a la descripción de las mismas.

Si te animas para fin de año, todos los 31 de diciembre se organiza una subida al pico de Valdecebollas. Una tradición que se lleva realizando desde el año 2000 y que cada edición cuenta con más participantes… Un fin de año en estos parajes debe ser sin duda muy especial. Además la Estación de Esquí de Alto Campoo está a tan sólo 20 kilómetros.

Si echas un vistazo por todas estas opciones, seguro que te entran ganas de hacer una escapada activa y cultural a la zona. Como nos dicen desde Brañosera, «unas buenas botas, tu mochila y la hoja 107 del Instituto Geográfico Catastral son las cosas que necesitas para disfrutar de las rutas». Nosotros añadimos un buen bocadillo, que andar abre el apetito. Después de esto, visitar el municipio más antiguo de España se convierte en algo casi obligatorio. 

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Vías verdes, turismo activo y naturaleza accesible para todos

Desde 1993, los antiguos trazados ferroviarios en desuso están siendo acondicionados para ser recorridos por viajeros un tanto diferentes a los que los transitaron en tren: cicloturistas y caminantes, accesibles para personas con movilidad reducida. Son las actuales Vías Verdes.

 

En España había más de 7.600 kilómetros de líneas de ferrocarril en desuso o inconclusas. Este patrimonio de gran valor histórico y cultural, se está rescatando de su olvido y de la desaparición total por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con gran implicación de las comunidades autónomas, diputaciones, municipios y ciudadanos. Ofrecen un enorme potencial para desarrollar iniciativas de reutilización con fines ecoturísticos, acordes a las nuevas demandas sociales de turismo activo.

Actualmente ya hay 115 itinerarios, 2.600 kilómetros de Vías Verdes en nuestro país. Han sido reconvertidos en itinerarios cicloturistas y senderistas para uso y disfrute de los ciudadanos de forma activa. Y permiten la interconexión de espacios naturales, enclaves culturales y núcleos de población.

De los 115 itinerarios vamos a destacar 7, aunque es una tarea muy difícil… ya que todos tienen muchas características que pueden hacerlos muy especiales.

Vía verde del Carrilet I, en la Garrotxa

El carrilet, un antiguo ferrocarril de vía estrecha catalán, une Girona y Sant Feliu de Guíxols en un recorrido de cerca de 40 kilómetros.

Vía verde de la Senda del Oso

Esta vía verde tiene una longitud de 36 kilómetros, y una altura máxima de 435 metros, en Entrago, su punto más elevado.

Vía verde de la Sierra de la Demanda

Construida sobre lo que fue un efímero ferrocarril minero, esta vía verde de 52 kilómetros de longitud se extiende desde Arlanzón hasta Monterrubio de la Demanda, en Burgos.

Vía verde de El Pas

Entre Obregón y Puente Viesgo, 34 kilómetros, al pie de las montañas, que lleva de las tierras pasiegas al mar.

Vía verde del Plazaola-Leitzaran

 

A lo largo de 40 kilómetros, entre Pamplona y Donostia, pasamos por numerosos túneles perfectamente acondicionados que se convierten en un aliciente más del recorrido.

Vía verde del Noroeste – Murcia

Esta ruta aprovecha el trazado, de 78 kilómetros, que unía Murcia y Caravaca de la Cruz.

Vía verde de la Jara – Toledo

Concebida para unir Talavera de la Reina con el macizo extremeño de Villuercas. El trazado de 52 kilómetros nunca llegó a estar en uso.

¿Te ha picado el gusanillo? La verdad es que las Vías Verdes son una buena opción para incluir en tus salidas de turismo rural algo de deporte y cultura, recorriendo parte de nuestra historia y patrimonio. ¡Toma buena nota!

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Senderismo a 20º todo el invierno, descubre Madeira

Madeira, es una isla portuguesa en el Océano Atlántico, al norte de las Canarias. Con 2.500 km de senderos y levadas, el senderismo es su principal atractivo. Y todo ello en un clima privilegiado que ha contribuido a que la agricultura sea ya la segunda fuerza económica después del turismo.

 

Madeira es una isla volcánica, su relieve es muy complicado y genera importantes contrastes en pocos kilómetros. En el centro de la isla hay un macizo dominado por el Pico Ruivo (1.861 m). El clima cambia mucho dependiendo del lugar de la isla y del momento del día, por lo que se puede encontrar con sol y calor, lluvia o niebla si pasa por distintos lugares o en momentos diferentes. Tiene un clima oceánico en el norte y mediterráneo en el sur, con lluvias más abundantes en el norte y durante las noches. La temperatura media oscila entre los 24º en verano y unos 18º en invierno, aunque hay que tener en cuenta la altitud de la zona que vayamos a recorrer.

Dentro de todas las rutas que se pueden hacer en la isla, destacan las levadas. Hay más de doscientas que atraviesan toda la isla de Madeira. Son canales de agua que se hicieron para abastecer el sur y ahora también rutas de senderismo muy apreciadas. En todas ellas se disfruta de magníficos paisajes y atraviesan muchos rincones recónditos, como es el caso del bosque de Laurisilva, declarado patrimonio mundial por la UNESCO en 1999. Además suelen tener poca dificultad y estar muy bien señalizadas, eso sí, conviene llevar siempre linterna, chubasquero y algo de abrigo.

Dentro de las muchísimas rutas que se pueden hacer vamos a recomendarte 4 de las más representativas. Dos por levadas, una a orillas del mar, con un paisaje totalmente distinto al del resto de la isla. Y la más exigente por las cumbres de la isla, del Pico Ruivo al Pico Arreiro.

 

Levada 25 fontes – Cascada do Risco. 

 11.0 km
350 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Intermedio.
 3-4h

 

Levada Queimadas – Caldeirao Verde

 11.8 km
95 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Fácil.
 3-5h
 

 

Ruta por la Península de São Lourenço.

 7.2 km 
417 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Intermedio, cuidado con viento fuerte.
 2-3h
 

 

Pico Arieiro – Pico Ruivo.

 10.5 km 
1.172 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Difícil.
 2-4h

 

 

Con estas rutas tendrás una idea muy general de la isla, pero hay muchísimas más. Decide cuántos días quieres pasar, y organiza las rutas en función del tiempo que vaya a hacer cada día… si va a llover en el norte puedes hacer las del sur, si hace viento haces las levadas que están más resguardadas… Es un destino asequible, eso sí, tendrás que alquilar coche  para todos los días. Pero, pese a los desniveles que te vas a encontrar, con el modelo más económico es suficiente para dos personas. ¡Empieza a planificar tu próxima escapada!
María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Paseo otoñal por el Hayedo de Tejera Negra

El Hayedo de Tejera Negra en CatalojasGuadalajara, es uno de los hayedos más meridionales de Europa y uno de los bosques con más encanto de la provincia de Guadalajara. Los ríos Lillas y Zarzas, que nacen en el glaciar La Buitrera, lo alimentan. El bosque crece en dos valles flanqueados por altas y afiladas crestas rocosas.

La mejor época para visitar el hayedo es sin duda el otoño donde la mezcla de colores que adquieren las hojas nos dejará con estampas preciosas y paisajes increíbles. El bosque de hayas, su mayor atractivo, tiene un ambiente de cuento por sus colores, el musgo de sus suelos y sus silencios. Además, crecen robles melojos, pinos silvestres, tejos, acebos y abedules. En su suelo crece en otoño el apreciado Boletus Edulis, y sus cielos los surca el águila real, sobre corzos, zorros y jabalís.

Hay 2 rutas circulares para realizar a pie: la “Senda de Carretas” y la “Senda del Robledal” y una tercera ruta circular señalizada para bicicletas que llega al río Zarzas. Recomendable acceder al Centro de interpretación para recoger toda la información sobre la zona. Desde allí parten una de las rutas, la «Senda del Robledal», de 17 kilómetros con posibilidad de enlazarla y continuar después por la «Senda de Carretas». Y la ruta para bicicletas, de 21 kilómetros.

Si hacemos cualquiera de estas dos no es necesario reservar el acceso, pero si deseamos hacer la Senda de Carretas de 6 kilómetros de distancia, y que comienza en un aparcamiento a 8 kilómetros del Centro de Interpretación es necesario realizar esta reserva (especialmente en otoño) en esta página web de reservas. El precio por turismo es de 4 € para toda la jornada.

La Senda de las Carretas, acompaña al río Lillas aguas arriba. Tras abandonar el fondo del valle para remontar el curso del arroyo Carretas, y siempre con la guía de las balizas blancas que pespuntean todo el recorrido, se alcanza, en unos 20 minutos desde el aparcamiento, La Carbonera, una reproducción didáctica del método tradicional usado para producir carbón en estos bosques. Seguiremos caminando por una senda que ya se encuentra bajo las copas de las hayas, en algunos momentos con algo de pendiente de subida, hasta la Pradera de Matarredonda donde podremos parar a comer disfrutando de las vistas tan espectaculares.

La Senda del Robledal. El nombre de la senda viene de que el primer bosque que encontramos es de roble en su totalidad, mientras vamos ganando altura aunque cómodamente. Siguiendo esta pista alcanzaremos un claro desde que a menor altura se ve el aparcamiento del hayedo. Aquí ya comenzaremos a ver algún haya y los contrastes de las hojas caducas próximas a caer y las verdes de la vegetación perenne, principalmente pinos y tejos, que dan nombre a la zona precisamente.

Cualquiera de estas dos opciones, o las dos si las fuerzas y la forma física te dan para enlazarlas, serán una experiencia otoñal inolvidable. Sin dejar de lado la opción en bicicleta, que también puede ser una divertida y diferente forma de conocer el entorno. No te lo pienses, reserva tu fecha en el aparcamiento si eliges esa opción, y organiza tu escapada de este otoño.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

 

 

Barranquismo, deporte acuático y de aventura.

La primavera y el verano son las mejores temporadas para la práctica del barranquismo. Pronto comenzará el deshielo, el agua comenzará a correr por cauces, gargantas, torrentes y cañones, y se darán las mejores circunstancias para la práctica de este deporte acuático y  de aventura. 

 

El barranquismo, en su versión acuática, consiste en sortear los desniveles, unas veces mediante saltos a pozas, otras por los toboganes naturales que forma el paso del agua que pule y labra la roca, y otras con la ayuda de la técnica del rápel. Si no lo has practicado nunca, es mejor que contactes con alguna empresa especializada, ya que no está exenta de peligro, y es necesario conocer bien la zona donde se practica.

En nuestra geografía son muchos los puntos en los que se puede practicar. Galicia, Asturias, Cantabria, acompañan en la franja norte a los Pirineos. Pero también son muchos los puntos para practicarlo en Cuenca, la Comunidad Valenciana, Cáceres, Granada o Málaga más al sur. Vamos a recomendaros tres, uno en el norte, otro en el centro y otro en el Sur, para que podáis planear una escapada cualquier fin de semana.

1. Granada – Río Verde.

 

Con diferentes tramos o niveles adaptados a todos los públicos, el cauce de Rio Verde (Granada) por el parque natural de la Almijara, tiene un sinfín de obstáculos como saltos a las pozas verdes de agua cristalina, a las que descender por toboganes inolvidables o realizando rapeles por cascadas de agua de diferentes longuitudes.

cuenca 22. Cuenca – Barranco de las Chorreras.

 

Es un barranco con un caudal de agua bastante estable. Se trata de un tramo del cauce del río Cabriel donde el agua ha ido tallando sobre la piedra caliza un paraje excepcional y único. Merece la pena disfrutarlo. Ideal para iniciarse en la actividad, repitiendo los saltos y toboganes las veces que sea necesario, ideal también para que no se haga demasiado corto.

3. Huesca – Barranco de Formiga.

 

En la Sierra de Guara, cuenta con todos los elementos de un buen descenso, rapeles, toboganes, saltos, destrepes, sifones. Todo ello muy bien dispuesto, en estrechos pasillos y con el interés mantenido. Y para todos los niveles, ya que no tiene demasiada exigencia técnica, con opción además a abandonar el recorrido en cualquier punto y terminar a pie.

Y tú ¿has practicado barranquismo alguna vez? ¿Te animas a realizarlo esta temporada? Cuéntanoslo, y si conoces algún otro destino recomendable, también.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

La Palma (2ª parte), más rutas imprescindibles de senderismo.

Las Islas Canarias, especialmente en invierno, se convierten en un paraíso para los amantes del deporte europeos. La Palma, como ya contábamos la pasada semana, es ideal para el senderismo gracias a sus casi 1.000 km de senderos. Hemos seleccionado algunas de las rutas imprescindibles para realizar en «la isla bonita». Tres recorridos en los que podremos descubrir paisajes totalmente diferentes en cada una de ellos. Tras la de Mirador de los Brecitos – Caldera de Taburiente hoy vistaremos los volcanes del sur y el bosque de laurisilva.

 

Nacientes de Marcos y Cordero y el Bosque de los Tilos.

La ruta parte desde «La casa del monte», hasta donde sólo se puede llegar con un vehículo 4×4 por una pista forestal de 14 km en muy mal estado y con grandes pendientes. Desde el centro de visitantes de Los Tilos (donde termina la ruta) se pueden coger un taxi que te lleva hasta el inicio, aunque para los más valientes y con suficientes horas de luz se podría hacer también la subida andando.

La primera parte del recorrido, la de los Nacientes de Marcos y Cordero es muy especial, durante 3,8 km caminaremos junto al canal del agua, sin apenas desnivel, pero atravesando 13 túneles de diversa longitud. Una linterna y un chubasquero pueden ser aconsejables, aunque no imprescindibles… un poco de aventura nunca viene mal. Así llegamos al naciente de Marcos, tras el túnel número 12, y tras pasar el último tunes y hacer una pequeña subida, al de Cordero. A partir de aquí empieza un fuerte descenso a través del bosque de laurisilva. Un espectacular recorrido en el que te acompañan el sonido del agua y de los pájaros, y que te lleva al corazón de la originaria Reserva de la Biosfera.

Del Volcán San Antonio a las Salinas del Faro de Fuencaliente.

Es el último tramo de la Ruta de los Volcanes. Comienza en el centro de visitantes del volcán de San Antonio en Fuencaliente, y termina en la punta sur de la isla, en las salinas que hay junto al faro. Si puedes ir con dos coches para dejar uno en cada punto, mejor. Es una ruta espectacular, ideal para hacer por la tarde, cuando la luz del atardecer invade todo. Al principio visitaremos el volcán de San Antonio y el de Teneguía (cuya última erupción fue en 1971). Hay desnivel, pero la pista entre ellos es buena, eso sí, para ver los cráteres hay que tener cuidado en los días de viento. Después el descenso hasta las salinas y el faro es un cómodo camino bien señalizado, con un paisaje inolvidable de lava negra salpicada aquí y allá por pequeños matorrales de un verde casi fluorescente. Terminaremos en las salinas, que han sido declaradas Sitio de Interés Científico por ser lugar de descanso de muchas aves migratorias, junto a los faros (el nuevo y el viejo). Aquí los contrastes del blanco de la sal con la piedra negra de la lava, y los faros al fondo, te dejarán sin palabras.

A lo largo de estas tres rutas de senderismo que te hemos propuesto para hacer en La Palma, podrás ver tres paisajes totalmente diferentes, y todos ellos en tan sólo 708 km2. que tiene la isla, por algo es llamada «la isla bonita». Pero hay muchas más igualmente recomendables, como la de El Cubo de la Galga, o por el Roque de los Muchachos… bueno, infinidad…. si te gusta andar y el turismo activo, en esta isla no te aburrirás.

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit