Playas de interior con bandera azul

La playa Virgen de la Nueva, en el pantano de San Juan de Madrid, ha obtenido este año la bandera azul, pero no es la única. 5 son las playas de interior que este verano lucirán la insignia en nuestro país.

 

De la Playa Virgen de la Nueva, en el Pantano de San Juan, te hablamos ya en un anterior artículo de nuestro blog. Es la primera vez que esta playa, muy visitada por los madrileños, obtiene la bandera azul. 

Playa del Embalse de Orellana (Badajoz)

Es una playa de agua dulce que cuenta con todos los servicios y en la que además se pueden practicar todo tipo de deportes acuáticos, en un entorno natural privilegiado. Fue la primera playa de interior en obtener la bandera azul en nuestro país y lleva varios años repitiendo.

Playa de Landa y Garaio (Álava)

Se encuentran en el embalse de Ullibarri-Gamboa, el más grande del País Vasco. Las playas de Garaio (sur y norte) y Landa han conseguido también la bandera azul. Muy curioso que la única provincia vasca sin mar tenga más banderas azules que las que sí lo tienen. Dos playas de Getxo son las únicas que lo han conseguido este año.

Playa fluvial A Calzada (Pontevedra)

La playa fluvial de A Calzada en Pontevedra tiene 250 metros de longitud. En el municipio de Ponte Caldelas se encuentra esta zona de baño formada por una presa de piedra en un frondoso bosque de ribera. Puede presumir de ser la primera (y única) playa fluvial de España que logra una bandera azul.

 

 

Este año puede ser una gran ocasión para hacer algo de turismo de interior. Y eso no implica que no te puedas dar también un refrescante baño. Visita estas fantásticas playas de interior y disfruta de todos sus encantos.

 
María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

María Villalón

Destinos baratos de vacaciones en Europa

¿Tienes ganas de vacaciones y poco presupuesto? No pasa nada, hoy te presentamos tres destinos de vacaciones que te permitirán viajar y desconectar por mucho menos dinero de lo que te imaginas. Destinos baratos en Europa, ciudades y países que te sorprenderán, sin duda. No suelen estar incluidos en los viajes más comerciales y publicitados, por lo que además, no están saturados por el turismo. Podrás visitarlos sin tener que vivir enormes colas y esperas para disfrutar de todos sus encantos.

 

ESTONIA

Cerca de 4.000 kilómetros de costas y pequeñas islas salpican el litoral estonio. En el noreste europeo, se está posicionado como un destino turístico de relevancia que atrae cada vez a más visitantes de todo el mundo. Tallin, su capital, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por ser considerada la ciudad medieval mejor conservada del norte de Europa. Conserva todo el sabor de antaño y cuenta con una impresionante red de túneles excavados en el s. XVIII para espiar a los invasores suecos. El Parque Nacional de Lahemaa es un lugar de postal con cascadas, lagos, osos y linces en libertad. Destacan también las islas de Saaremaa y Muhu.

POLONIA

Completamente destruida durante la guerra, Varsovia supo resurgir de sus cenizas respetando su aspecto original. El país sigue ofreciendo un legado medieval apasionante, plazas históricas que te dejarán con la boca abierta, una buena gastronomía y un repaso a la historia reciente de nuestro continente que no deberíamos olvidar nunca. Cracovia, es parada obligada en cualquier recorrido por Polonia, con camas desde 9 euros y la posibilidad de llenar el buche por menos de 10 euros con un completo menú del día. Visita obligada, de esa historia que no debemos olvidar nunca, Auschwitz. Este enorme complejo nazi destinado al horror constaba de cuatro campos de concentración.

RUMANÍA

Víctima de injustificados tópicos, Rumanía es un país de leyendas, misterios, folclore y fascinantes tradiciones. El patrimonio rumano es muy desconocido, pero 8 sitios o monumentos pertenecen al Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La arquitectura religiosa destaca en Rumanía con sus iglesias de madera de  Maramures, y también el célebre Cementerio de Sapanta. Monasterios en el norte de Moldavia, iglesias ortodoxas en Bucarest, la famosa Transilvania que popularizó Drácula, el Mar Negro, los Cárpatos, el delta del Danubio son otros de sus lugares de visita obligada.

Ahora ya sólo te queda elegir y hacer números, seguro que los precios en estos destinos te sorprenden y te dan alguna alegría. ¡Estás a tiempo de unas merecidas vacaciones!

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

María Villalón

El río subterráneo más largo de Europa está en Castellón

Sí, como lo oyes, el río subterráneo más largo de Europa está en Castellón y además es navegable. En el Parque Natural de la Sierra de Espadán nos encontramos las Cuevas de San José (Coves de Sant Josep) en La Vall d’Uixó. Bien de Interés Cultural y Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 1998.

 

Las Cuevas de San José tienen más de tres kilómetros de longitud descubiertos, pero aún no se conoce el principio ni el final de la gruta. En ella hay 800 metros navegables que se recorren en barca o en kayak y otros 255 metros que se pueden hacer a pie. Y aún quedan más de dos kilómetros inaccesibles para el público en general.

A lo largo de la gruta puedes disfrutar de la belleza de las formaciones naturales de estalactitas y estalagmitas en combinación con el agua y goteo de ésta, además de una iluminación muy cuidada. Pero todavía guarda más tesoros escondidos que van más allá de su patrimonio natural.

En su interior posee pinturas rupestres que están catalogadas y protegidas por la UNESCO al igual que todo el arte rupestre del arco mediterráneo ibérico. Esta catalogación de tan alto valor patrimonial otorga a este paraje un valor incalculable. Ya de por sí, históricamente, es un tesoro nacional gracias los yacimientos arqueológicos encontrados en la boca de acceso a la gruta. A pesar de que las pinturas rupestres fueron descubiertas en el año 1993, se sabe desde 1995, gracias a las excavaciones realizadas junto al embarcadero de la Cueva, que la presencia humana se remontaba, al menos, 16.000 años atrás, en el Paleolítico Superior.

El recorrido se divide en dos partes, la primera por el río y la segunda a pie, a través de una galería seca. La excursión se convierte en toda una aventura no apta para claustrofóbicos. La visita guiada dura unos 45 minutos. Para preservar este espacio natural, existen una serie de restricciones: está prohibida la entrada con comida o bebida, no se permiten animales y no se pueden usar cámaras fotográficas.  La temperatura es siempre constante: 20 grados. La parte acuática se puede realizar en barca o probar la experiencia de recorrer el río subterráneo más largo de Europa en kayak. Durante 1,5 horas, aproximadamente, puedes recorrer los 800 metros navegables en kayaks individuales o dobles. 

Si todavía no te hemos convencido para visitar un paraje tan extraordinario como este… no te pierdas este vídeo 360º por el interior de la cueva, verás como te animas a hacer una visita a la zona.

 

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Senderismo por Brañosera, el pueblo más antiguo de España

Recientemente Brañosera ha sido reconocido como el pueblo más antiguo de España. Su carta puebla está fechada en el 824, lo que le ha hecho merecedor de este distintivo para orgullo de sus 240 habitantes. El vetusto municipio está situado al norte de la provincia de Palencia, en la región conocida como Montaña Palentina.

 

Esta situación, a 1200 metros de altitud, hace que Brañosera disponga de un entorno de gran riqueza ecológica: robles, hayas, avellanos, tejos, hongos, acebos, muérdago, jabalíes, buitres, ciervos e incluso osos son algunas de las variedades que se conservan en la zona. Enclavado en el parque natural de Fuente Cobre, ofrece una espectacular imagen de las praderías verdes rodeadas de las montañas cantábricas, de hecho, muy cerca están las laderas de las Sierras de la Braña y la Cebollera.

Pero Brañosera también tiene una gran riqueza patrimonial, histórica y arquitectónica. Cuenta con algunas joyas del románico palentino. Por ejemplo: la Iglesia de Santa Eulalia que está construida con sillería de arenisca rojiza de procedencia local, la Iglesia de Salcedillo y la Iglesia de Valberzoso. También merece la pena visitar el Cementerio de Brañosera, para poder datarla se cuenta con un documento excepcional: la lápida de consagración que constata su primitiva construcción románica en el año 1118.

En este entorno, como te puedes imaginar, las rutas de senderismo para realizar son innumerables. Las hay para todos los gustos y niveles. Con el aliciente (o dificultad) de la nieve en invierno. En este mapa de la zona de la página de web de Brañosera, puedes ver algunas de ellas. Sólo tienes que pinchar en los nombres de las rutas (en azul) y acceder a la descripción de las mismas.

Si te animas para fin de año, todos los 31 de diciembre se organiza una subida al pico de Valdecebollas. Una tradición que se lleva realizando desde el año 2000 y que cada edición cuenta con más participantes… Un fin de año en estos parajes debe ser sin duda muy especial. Además la Estación de Esquí de Alto Campoo está a tan sólo 20 kilómetros.

Si echas un vistazo por todas estas opciones, seguro que te entran ganas de hacer una escapada activa y cultural a la zona. Como nos dicen desde Brañosera, “unas buenas botas, tu mochila y la hoja 107 del Instituto Geográfico Catastral son las cosas que necesitas para disfrutar de las rutas”. Nosotros añadimos un buen bocadillo, que andar abre el apetito. Después de esto, visitar el municipio más antiguo de España se convierte en algo casi obligatorio. 

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Vías verdes, turismo activo y naturaleza accesible para todos

Desde 1993, los antiguos trazados ferroviarios en desuso están siendo acondicionados para ser recorridos por viajeros un tanto diferentes a los que los transitaron en tren: cicloturistas y caminantes, accesibles para personas con movilidad reducida. Son las actuales Vías Verdes.

 

En España había más de 7.600 kilómetros de líneas de ferrocarril en desuso o inconclusas. Este patrimonio de gran valor histórico y cultural, se está rescatando de su olvido y de la desaparición total por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con gran implicación de las comunidades autónomas, diputaciones, municipios y ciudadanos. Ofrecen un enorme potencial para desarrollar iniciativas de reutilización con fines ecoturísticos, acordes a las nuevas demandas sociales de turismo activo.

Actualmente ya hay 115 itinerarios, 2.600 kilómetros de Vías Verdes en nuestro país. Han sido reconvertidos en itinerarios cicloturistas y senderistas para uso y disfrute de los ciudadanos de forma activa. Y permiten la interconexión de espacios naturales, enclaves culturales y núcleos de población.

De los 115 itinerarios vamos a destacar 7, aunque es una tarea muy difícil… ya que todos tienen muchas características que pueden hacerlos muy especiales.

Vía verde del Carrilet I, en la Garrotxa

El carrilet, un antiguo ferrocarril de vía estrecha catalán, une Girona y Sant Feliu de Guíxols en un recorrido de cerca de 40 kilómetros.

Vía verde de la Senda del Oso

Esta vía verde tiene una longitud de 36 kilómetros, y una altura máxima de 435 metros, en Entrago, su punto más elevado.

Vía verde de la Sierra de la Demanda

Construida sobre lo que fue un efímero ferrocarril minero, esta vía verde de 52 kilómetros de longitud se extiende desde Arlanzón hasta Monterrubio de la Demanda, en Burgos.

Vía verde de El Pas

Entre Obregón y Puente Viesgo, 34 kilómetros, al pie de las montañas, que lleva de las tierras pasiegas al mar.

Vía verde del Plazaola-Leitzaran

 

A lo largo de 40 kilómetros, entre Pamplona y Donostia, pasamos por numerosos túneles perfectamente acondicionados que se convierten en un aliciente más del recorrido.

Vía verde del Noroeste – Murcia

Esta ruta aprovecha el trazado, de 78 kilómetros, que unía Murcia y Caravaca de la Cruz.

Vía verde de la Jara – Toledo

Concebida para unir Talavera de la Reina con el macizo extremeño de Villuercas. El trazado de 52 kilómetros nunca llegó a estar en uso.

¿Te ha picado el gusanillo? La verdad es que las Vías Verdes son una buena opción para incluir en tus salidas de turismo rural algo de deporte y cultura, recorriendo parte de nuestra historia y patrimonio. ¡Toma buena nota!

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Senderismo a 20º todo el invierno, descubre Madeira

Madeira, es una isla portuguesa en el Océano Atlántico, al norte de las Canarias. Con 2.500 km de senderos y levadas, el senderismo es su principal atractivo. Y todo ello en un clima privilegiado que ha contribuido a que la agricultura sea ya la segunda fuerza económica después del turismo.

 

Madeira es una isla volcánica, su relieve es muy complicado y genera importantes contrastes en pocos kilómetros. En el centro de la isla hay un macizo dominado por el Pico Ruivo (1.861 m). El clima cambia mucho dependiendo del lugar de la isla y del momento del día, por lo que se puede encontrar con sol y calor, lluvia o niebla si pasa por distintos lugares o en momentos diferentes. Tiene un clima oceánico en el norte y mediterráneo en el sur, con lluvias más abundantes en el norte y durante las noches. La temperatura media oscila entre los 24º en verano y unos 18º en invierno, aunque hay que tener en cuenta la altitud de la zona que vayamos a recorrer.

Dentro de todas las rutas que se pueden hacer en la isla, destacan las levadas. Hay más de doscientas que atraviesan toda la isla de Madeira. Son canales de agua que se hicieron para abastecer el sur y ahora también rutas de senderismo muy apreciadas. En todas ellas se disfruta de magníficos paisajes y atraviesan muchos rincones recónditos, como es el caso del bosque de Laurisilva, declarado patrimonio mundial por la UNESCO en 1999. Además suelen tener poca dificultad y estar muy bien señalizadas, eso sí, conviene llevar siempre linterna, chubasquero y algo de abrigo.

Dentro de las muchísimas rutas que se pueden hacer vamos a recomendarte 4 de las más representativas. Dos por levadas, una a orillas del mar, con un paisaje totalmente distinto al del resto de la isla. Y la más exigente por las cumbres de la isla, del Pico Ruivo al Pico Arreiro.

 

Levada 25 fontes – Cascada do Risco. 

 11.0 km
350 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Intermedio.
 3-4h

 

Levada Queimadas – Caldeirao Verde

 11.8 km
95 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Fácil.
 3-5h
 

 

Ruta por la Península de São Lourenço.

 7.2 km 
417 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Intermedio, cuidado con viento fuerte.
 2-3h
 

 

Pico Arieiro – Pico Ruivo.

 10.5 km 
1.172 m de desnivel acumulado.
Ida y vuelta por el mismo camino.
Nivel: Difícil.
 2-4h

 

 

Con estas rutas tendrás una idea muy general de la isla, pero hay muchísimas más. Decide cuántos días quieres pasar, y organiza las rutas en función del tiempo que vaya a hacer cada día… si va a llover en el norte puedes hacer las del sur, si hace viento haces las levadas que están más resguardadas… Es un destino asequible, eso sí, tendrás que alquilar coche  para todos los días. Pero, pese a los desniveles que te vas a encontrar, con el modelo más económico es suficiente para dos personas. ¡Empieza a planificar tu próxima escapada!
María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

Paseo otoñal por el Hayedo de Tejera Negra

El Hayedo de Tejera Negra en CatalojasGuadalajara, es uno de los hayedos más meridionales de Europa y uno de los bosques con más encanto de la provincia de Guadalajara. Los ríos Lillas y Zarzas, que nacen en el glaciar La Buitrera, lo alimentan. El bosque crece en dos valles flanqueados por altas y afiladas crestas rocosas.

La mejor época para visitar el hayedo es sin duda el otoño donde la mezcla de colores que adquieren las hojas nos dejará con estampas preciosas y paisajes increíbles. El bosque de hayas, su mayor atractivo, tiene un ambiente de cuento por sus colores, el musgo de sus suelos y sus silencios. Además, crecen robles melojos, pinos silvestres, tejos, acebos y abedules. En su suelo crece en otoño el apreciado Boletus Edulis, y sus cielos los surca el águila real, sobre corzos, zorros y jabalís.

Hay 2 rutas circulares para realizar a pie: la “Senda de Carretas” y la “Senda del Robledal” y una tercera ruta circular señalizada para bicicletas que llega al río Zarzas. Recomendable acceder al Centro de interpretación para recoger toda la información sobre la zona. Desde allí parten una de las rutas, la “Senda del Robledal”, de 17 kilómetros con posibilidad de enlazarla y continuar después por la “Senda de Carretas”. Y la ruta para bicicletas, de 21 kilómetros.

Si hacemos cualquiera de estas dos no es necesario reservar el acceso, pero si deseamos hacer la Senda de Carretas de 6 kilómetros de distancia, y que comienza en un aparcamiento a 8 kilómetros del Centro de Interpretación es necesario realizar esta reserva (especialmente en otoño) en esta página web de reservas. El precio por turismo es de 4 € para toda la jornada.

La Senda de las Carretas, acompaña al río Lillas aguas arriba. Tras abandonar el fondo del valle para remontar el curso del arroyo Carretas, y siempre con la guía de las balizas blancas que pespuntean todo el recorrido, se alcanza, en unos 20 minutos desde el aparcamiento, La Carbonera, una reproducción didáctica del método tradicional usado para producir carbón en estos bosques. Seguiremos caminando por una senda que ya se encuentra bajo las copas de las hayas, en algunos momentos con algo de pendiente de subida, hasta la Pradera de Matarredonda donde podremos parar a comer disfrutando de las vistas tan espectaculares.

La Senda del Robledal. El nombre de la senda viene de que el primer bosque que encontramos es de roble en su totalidad, mientras vamos ganando altura aunque cómodamente. Siguiendo esta pista alcanzaremos un claro desde que a menor altura se ve el aparcamiento del hayedo. Aquí ya comenzaremos a ver algún haya y los contrastes de las hojas caducas próximas a caer y las verdes de la vegetación perenne, principalmente pinos y tejos, que dan nombre a la zona precisamente.

Cualquiera de estas dos opciones, o las dos si las fuerzas y la forma física te dan para enlazarlas, serán una experiencia otoñal inolvidable. Sin dejar de lado la opción en bicicleta, que también puede ser una divertida y diferente forma de conocer el entorno. No te lo pienses, reserva tu fecha en el aparcamiento si eliges esa opción, y organiza tu escapada de este otoño.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

 

 

5 rutas a caballo por España

Montar a caballo está de moda. A pesar de no resultar nada sencillo, se ha convertido en una actividad bastante demandada, ya sea por conocer lugares de una manera diferente, o por practicar nuevos deportes. Una opción más de turismo activo en contacto con la naturaleza. 

Te presentamos 5 rutas a caballo por nuestra geografía que puedes realizar sea cual sea tu nivel y en cualquier época del año, ya que nuestro clima es privilegiado para este deporte.

1. Ruta del Camí de Cavalls – Menorca

Ruta con algo más de 100 kilómetros que recorre toda la costa menorquina y que puedes completar en unos cinco días. En ellos podrás deleitarte de las espectaculares playas vírgenes de esta isla gracias a este sendero histórico. Podrás conocer el yacimiento arqueológico de Sanicero. Otra opción es recorrer el Parque Natural de S’Albufera en caballo y subirte al faro de Cavalleria.

2. Ruta del agua y la encina – Badajoz

Con más de 50 kilómetros puede recorrerse fácilmente en tres días. Se desarrolla en Burguillos del Cerro y alrededores. Conocerás el puente romano y los antiguos asentamientos celtas y visigodos de esta localidad. Pasearás por la cañada, podrás visitar las majadas de los pastores… Turismo rural auténtico.

3. Ruta de la Moraña – Ávila

Casi 80 kilómetros a lomos de tu caballo para recorrer la desconocida zona de “La Moraña” en la provincia de Ávila durante durante tres días y dos noches. Durante la ruta podrás visitar los pueblos históricos de la región, donde predomina el arte mudéjar. Visitar Arévalo, y ver el castillo del mismo nombre. Detenerte en la iglesia de La Lugareña, uno de los ejemplos de arte mudéjar mejor conservados de la zona. Esta ruta se conoce por su paisaje de alamedas y pinos, refugio de aves esteparias y parte del camino sigue el curso del río Adaja.

4. El pulmón verde de Barcelona – Barcelona

Casi 60 kilómetros para realizar también en 3 días. Tu viaje transcurrirá por les Valls del Montcau. Tu caballo atravesará bosques de pino blanco y rojo y encinas mediterráneas. Conocerás joyas arquitectónicas como el Monasterio de Sant Benet en el Pla de Bages o el famoso Castillo de Talamanca. Otras paradas destacadas serán el pueblo medieval de Mura o el puente gótico de Vilomara, situado sobre el río Llobregat.

5. Campiña de Jeréz de la Frontera y la Bahía de Cádiz – Cádiz

Cuatro de los itinerarios ecuestres homologados de Andalucía están en esta zona. Desde El Puerto de Santa María a Jerez de la Frontera, por el Parque Natural de la Bahía de Cádiz  y que pasa junto a una reserva natural compuesta por tres lagunas donde nidifican numerosas aves y termina en La Carrascosa. Y desde la Laguna de Medina a la localidad de La Barca de la Florida… Con el aliciente de que también se pueden realizar numerosos deportes acuáticos en toda la costa gaditana.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club

La Palma, paraíso para los amantes del senderismo.

La Palma, Reserva Mundial de Biosfera de UNESCO, cuenta con casi 1.000 km de senderos en sus a penas 708 km2. Tiene un sendero europeo, el E7, 2 GR, 38 PR y 24 SL. Y todo ese con unos desniveles de vértigo, se pasa del nivel del mar a los 2.426 m en el Roque de los Muchachos en pocos kilómetros. Así, lo más recomendable para descubrir “la isla bonita” es el senderismo.

 

 

Siguiendo sus rutas descubrirás preciosas playas de arena negra, volcanes, frondosos bosques de laurisilva, observatorios astronómicos, mares de nubes… aunque también te enamorará la arquitectura colonial de sus pueblos, o las plantaciones de plataneras salpicadas de flores de pascua, y como no, la simpatía y amabilidad de sus gentes. Para abrir boca, vamos a empezar por recomendarte una de las rutas imprescindibles de La Palma, la de la Caldera de Taburiente. En próximas entregas, te contaremos también la de los Nacientes de Marcos y Cordero y el Bosque de los Tilos, o la ruta de los volcanes. ¡Empezamos!

 

Mirador de los Brecitos – Caldera de Taburiente – Cascada de colores.

 

 

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente se encuentra en el municipio de El Paso. Para disfrutar de toda su belleza y variedad paisajística se puede hacer una cómoda aunque larga ruta de unos 18 km. Para ello lo más recomendable es aparcar en el final de la ruta (acondicionada para ello) y allí coger uno de los taxis que te suben todo el desnivel hasta el Mirador de los Brecitos. Es un servicio muy habitual, con precio fijo por persona; según se van llenando los coches van subiendo, sin tener que esperar nunca demasiado.

 

En el primer tramo se va desde allí hasta una zona de acampada con un centro de servicios o refugio, a través de 6 km de pinar canario, barrancos, fuentes y miradores como el de Tagasaste, descendiendo después hasta el cauce del río Taburiente. Sendero sencillo y bien señalizado, siempre descendiendo o llaneando. El segundo nos llevará al Barranco de la Angustias, se inicia un intenso descenso denominado La Cuesta del Reventón, con las vistas dominadas por la presencia del Roque Idafe, espectaculares. Para visitar la Cascada de Colores habrás de abandonar por un momento el camino del Barranco (señalizado) y remontar el arroyo que nos lleva a la cascada, es posible que para entrar a verla tengas que descalzarte, ya que hay que mojarse para subir un pequeño tramo de un metro entre las rocas por las que desciende el agua, pero merece la pena, y a esas alturas tus pies lo agradecerán. De vuelta al camino terminarás el descenso por una cómoda senda a la orilla del río hasta llegar al aparcamiento.

 

 

Importante salir temprano, calcular bien las horas de luz. Ten en cuenta que los taxis del aparcamiento sólo suben hasta las 12 del medio día, y que su precio será de 20-25 € por persona. Y lleva agua y comida, la ruta te ocupará perfectamente toda la jornada.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit

Lanzarote, destino ideal de turismo activo.

Las Islas Canarias tienen un clima privilegiado para la práctica deportiva en cualquier época del año, y Lanzarote no es una excepción. Lo sabemos nosotros, y lo saben gran cantidad de europeos que lo aprovechan para poder seguir practicando sus deportes favoritos también en invierno. 

Lanzarote es un paraíso para los amantes de las dos ruedas, el ciclismo en cualquiera de sus versiones, tanto de carretera como de montaña. Aquí encuentran un lugar tranquilo, con poco tráfico y rutas para todos los gustos. Aunque no es una isla con demasiados desniveles, sí que cuenta con algunos buenos puertos, como la subida desde Playa Blanca hasta Femes, o la que lleva desde la costa en Arrieta hasta Haría… Y como no, la subida al Mirador del Río…

En ciclismo de montaña también hay buenas rutas para realizar, ya que muchos tramos de sus carreteras son prácticamente pistas, contando también con gran número de kilómetros en pistas y senderos con gran diversidad de dificultades para todos los gustos y niveles. Se pueden hacer recorridos circulares muy interesantes de unos 40 km, como en la zona de los viñedos de La Geria y el Parque de los Volcanes de Timanfaya.

Pero también es posible coger un ferri hasta La Graciosa o Fuerteventura y pasar una jornada muy especial recorriendo estas islas de una manera diferente, parando para un baño en cualquiera de sus maravillosas playas. En los puertos de llegada hay una oferta variada para alquilar bicicletas con un coste de unos 10 € para todo el día.

Pero no es lo único, como es de imaginar, los deportes acuáticos tienen también muchos adeptos, como el buceo o el surf. En la costa de Famara y La Santa se reúnen, por sus buenas olas prácticamente garantizadas, surferos de todos los niveles, desde los que empiezan contratando un curso de iniciación, hasta los más expertos que esperan su ola perfecta en La Santa.

Tierra, mar… y aire. También disfrutan de sus vientos todo el año los amantes del ala-delta o el parapente, con muchas zonas para practicarlos, como en las laderas de Famara, aterrizando en después en la playa, en la zona de Mala, junto a la presa. En El Cuchillo, o en la zona del Mirador del Río hacia Orzola.

Y por supuesto, el running, el windsurfing, piragüismo, senderismo… Vamos, que no hay excusa para no hacer deporte si visitas Lanzarote, tenlo en cuenta e inclúyelo en tus planes al visitar esta preciosa isla volcánica.

 

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club
Maria Villalon AltaFit