Técnicas para reducir el estrés.

Siempre hablamos sobre los beneficios que nos aporta la actividad física y deportiva en el gimnasio; ahora nos vamos a centrar en la importancia de la concentración y la conciencia para reducir el estrés.

Si habéis practicado ya Pilates o Yoga, sabréis que hay que tener en cuenta diversos puntos o principios establecidos, para mejorar la técnica e inteligencia psicomotriz. Para un incremento de nuestra concentración vamos a recurrir a una de las técnicas más antiguas: la respiración; en cuanto llevas tu conciencia a la respiración cualquier distracción tanto mental o externa pasa a un segundo plano.

Para ello debemos entender cómo funciona nuestro cuerpo mediante la meditación, así de esta manera nos sentiremos más libres y a la vez disminuiremos nuestro estrés diario, los niveles de ansiedad y brinda beneficios similares a los que tiene el sueño: estudios realizados por el “profesor de medicina de la Universidad de Harvard (EEUU), Herbert Benson”.

meditacionEl cerebro es plástico y está en cambio constante. Este hábito consigue que haya una comunicación entre neuronas y así modificar ciertas estructuras neuronales. A día de hoy, la ciencia ha observado las ventajas de esta antigua práctica en el bienestar de los seres humanos como por ejemplo investigaciones en: “National Institutes of Health (EE.UU.)” o American College of Cardiology que observó que además disminuye la presión arterial que es uno de los principales objetivos del tratamiento de enfermedades del corazón y aquí es una gran ayuda la práctica de meditación. La investigación científica ha demostrado que la meditación ayuda a gente con diversas afecciones cardiovasculares, como la aterosclerosis, síndrome metabólico, insuficiencia cardíaca congestiva, isquemia miocárdica, masa ventricular izquierda.

Un reciente estudio longitudinal de 5 años (publicado en 2013) por la Asociación Americana del Corazón demostró que los pacientes que practicaban Meditación Trascendental regularmente tenían una probabilidad 48% menor de sufrir un ataque cardíaco, infartos o muerte, que personas en estado físico similar.

Después de esta breve explicación, podemos empezar por hacer un ejercicio donde respiremos solo por la nariz a un ritmo pausado y rítmico.

¿Por dónde empezamos?

yoga anima sana in corporeComenzaremos por una inhalación y exhalación por la nariz a nivel diafragmático. Debéis notar como el estómago se expande y se contrae, si aún lo haces desde la caja torácica intenta cambiarlo poco a poco. Cuenta hasta 10 respiraciones completas previo al ejercicio, también puedes hacerlo post ejercicio para conseguir una buena recuperación.

Cuando ya tengas bien interiorizado este tipo de trabajo ya eres capaz de adentrarte más en la meditación. Normalmente cuando se habla de meditación te imaginas al gurú en la posición del loto con incienso, velas y los ojos cerrados; realmente es mucho más sencillo que eso, lo único que debes hacer es estar centrado en la actividad que estés haciendo al momento presente.

Ahora que ya concones la esencia del trabajo interno, te invito a que probemos si somos capaces de mantenernos realizando lo que estemos haciendo sin pensar en otra cosa. ¿eres capaz?

Bibliografía:

https://desdelaraiz.com/category/meditacion/

http://www.meditaciontrascendental.es/national-institutes-of-health

https://nccih.nih.gov/health/providers/digest/meditation?lang=es

KEITH WALLACE, Robert; BENSON, Herbert. The Physiology of Meditation. Editor W.H. Freeman.

Israel Sierra
 ISRAEL SIERRA