Vías verdes, turismo activo y naturaleza accesible para todos

Desde 1993, los antiguos trazados ferroviarios en desuso están siendo acondicionados para ser recorridos por viajeros un tanto diferentes a los que los transitaron en tren: cicloturistas y caminantes, accesibles para personas con movilidad reducida. Son las actuales Vías Verdes.

 

En España había más de 7.600 kilómetros de líneas de ferrocarril en desuso o inconclusas. Este patrimonio de gran valor histórico y cultural, se está rescatando de su olvido y de la desaparición total por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, con gran implicación de las comunidades autónomas, diputaciones, municipios y ciudadanos. Ofrecen un enorme potencial para desarrollar iniciativas de reutilización con fines ecoturísticos, acordes a las nuevas demandas sociales de turismo activo.

Actualmente ya hay 115 itinerarios, 2.600 kilómetros de Vías Verdes en nuestro país. Han sido reconvertidos en itinerarios cicloturistas y senderistas para uso y disfrute de los ciudadanos de forma activa. Y permiten la interconexión de espacios naturales, enclaves culturales y núcleos de población.

De los 115 itinerarios vamos a destacar 7, aunque es una tarea muy difícil… ya que todos tienen muchas características que pueden hacerlos muy especiales.

Vía verde del Carrilet I, en la Garrotxa

El carrilet, un antiguo ferrocarril de vía estrecha catalán, une Girona y Sant Feliu de Guíxols en un recorrido de cerca de 40 kilómetros.

Vía verde de la Senda del Oso

Esta vía verde tiene una longitud de 36 kilómetros, y una altura máxima de 435 metros, en Entrago, su punto más elevado.

Vía verde de la Sierra de la Demanda

Construida sobre lo que fue un efímero ferrocarril minero, esta vía verde de 52 kilómetros de longitud se extiende desde Arlanzón hasta Monterrubio de la Demanda, en Burgos.

Vía verde de El Pas

Entre Obregón y Puente Viesgo, 34 kilómetros, al pie de las montañas, que lleva de las tierras pasiegas al mar.

Vía verde del Plazaola-Leitzaran

 

A lo largo de 40 kilómetros, entre Pamplona y Donostia, pasamos por numerosos túneles perfectamente acondicionados que se convierten en un aliciente más del recorrido.

Vía verde del Noroeste – Murcia

Esta ruta aprovecha el trazado, de 78 kilómetros, que unía Murcia y Caravaca de la Cruz.

Vía verde de la Jara – Toledo

Concebida para unir Talavera de la Reina con el macizo extremeño de Villuercas. El trazado de 52 kilómetros nunca llegó a estar en uso.

¿Te ha picado el gusanillo? La verdad es que las Vías Verdes son una buena opción para incluir en tus salidas de turismo rural algo de deporte y cultura, recorriendo parte de nuestra historia y patrimonio. ¡Toma buena nota!

María Villalón
Comunicación AltaFit Gym Club