Volver al gimnasio después de la vacaciones con éxito.

La vuelta de las vacaciones es un momento temido por unos y esperado por otros, cuando hablamos de entrenamiento, la vuelta a la rutina puede parecernos sencilla, pero creedme… ¡NO LO ES!

 

Si has estado todo un año trabajando en tu gimnasio para moldear tu cuerpo, bajo unas pautas estrictas y una buena estructura nutricional y de suplementación, lo más probable es que te haya pasado lo que nos pasa a muchos y es que te has ido de vacaciones y has descuidado tus hábitos saludables…

Una vez hecho el examen de conciencia correspondiente y haber asumido cómo has pasado las últimas semanas, la cosa está clara… Hay que volver a ponerse en marcha, no solo en el entrenamiento, sino también a portarse bien a la hora de comer, vamos lo que viene siento un estilo de vida saludable.

Cuando esto está más que claro, respecto al entrenamiento, nos surge una batalla de preguntas… La gran pregunta… ¿Por dónde empiezo?, ¿debería retomarlo donde lo dejé?, ¿seré capaz de entrenar con la misma carga?, ¿divido los músculos en las sesiones de entrenamiento?, ¿dónde están mis abdominales?

Bien, no os saturéis pues para todo hay respuesta y solución y la respuesta es ¡NO!, no deberías retomar el entreno donde lo dejaste, tu cuerpo ha perdido hábito y el dicho popular de que los músculos tienen memora, en este caso no nos sirve, ¿no me crees?, vete al press de banca y carga la barra con tu última marca… Ahí tienes la respuesta.

Lo que debemos hacer es empezar a construir un hábito de entreno sin romper el cuerpo, siempre dentro de los rangos seguros y por supuesto de manera lógica, ¿cómo? Lo más lógico que se me ocurre es no utilizar internet y por supuesto, preguntar a los profesionales que te rodean en tu centro habitual.

No obstante, te propongo un par de ideas para que vuelvas a retomar tu rutina de entrenamiento en sala sin que tus articulaciones corran peligro y sin que tu ego se vea demasiado dañado por la obligación de bajar de peso y repeticiones tan drásticamente, ¡vamos al lío!

Opción número 1:

Si venimos de entrenar como habitualmente pasa con un sistema de entrenamiento fraccionado tipo WEIDER, lo que veo más coherente es darle un estímulo distinto tanto en intensidad como en forma a tu entrenamiento, te propongo un sistema de entrenamiento FULLBODY basado en líneas de ejecución (empujes y tracciones), dividiendo el primer mes en distintos ciclos para reclutar distintas fibras y poner a punto el cuerpo para un entrenamiento más duro a posteriori, por supuesto un par de sesiones cardiovasculares semanales para despertar ese cuerpo dormido y acomodado que ha estado tan a gusto e inactivo estas últimas semanas. (Consultar con tu genius).

Opción número 2:

Si eres de los que les gusta entrenar combinando ciertas actividades colectivas y la sala, mi consejo directo es que empecéis por hablar con vuestro técnico y explicarle en qué condiciones llegáis, bajar la intensidad de las clases y por supuesto pedir asesoramiento en sala para evitar lesiones y agujetas extremas inútiles.

Resumiendo, si sois de esas personas que acostumbráis a portaos mal cuando estáis de vacaciones, lo que tenéis que hacer es construir de nuevo la casa por el garaje y no por el tejado, para ello contad con la ayuda de los genius de vuestro club, buena suerte y… ¡FELIZ VUELTA AL TRABAJO!

 

Marco Antonio Blanco González.