¿Y tú qué haces? ¿Estiras o trabajas? Los estiramientos.

Suena música relajante de fondo a falta de 5 minutos para terminar la clase, dando la bienvenida a los estiramientos. Hago la última serie de piernas y estiro los músculos que hoy he trabajado.  ¿Por qué lo hago?, ¿Estiro en los rangos correctos?, ¿Genero mucha tensión muscular?  Y por último… ¿Acaso no llevas estirando ya lo que ha durado la clase o tú entrenamiento?

Los músculos trabajan de una forma agonista y antagonista: uno trabaja y el otro ejerce de freno, por así decirlo. El que se “come el marrón” se acorta para acercar su parte más distal de la proximal y así generar movimiento (por ejemplo, en el curl de bíceps, el bíceps braquial, entre otros, se acorta provocando la flexión de codo mientras que el tríceps ejerce de limitador estirándose). Por lo tanto, los estiramientos los deberíamos hacer como un entrenamiento más y no como parte de la vuelta a la calma o como método de relajación muscular, porque te aseguro que estirar no relaja nada.

The Big Boss – Hola, ¿puedo cambiar el turno con mi compañero?, ¿Me puedo coger el próximo viernes de vacaciones?… Siempre hay alguien por encima al que le tienes que pedir permiso y nuestro cuerpo no es una excepción. El Sistema Nervioso Central o “Gran Jefe” es el encargado de orquestar las acciones de todos los músculos esqueléticos del cuerpo humano. Lo primero es ejercer una fuerza ya que, sin ella, no hay estiramiento, y luego tendremos que movernos en aquellos rangos en los que el jefe nos dé  permiso, sin realizar compensaciones con otros músculos que no estén implicados en el estiramiento.

estiramientos JeroYa, pero si no me duele… ¿estoy estirando bien? – Este es el primer error que cometemos: estirar nuestros músculos hasta que encontramos ese puntillo de dolor en el que piensas “ahora sí que estoy estirando” – mentalidad no “pain no gain”. El SNC, cuando estiramos en rangos en los que no se siente cómodo, genera rigidez muscular ya que no sabe lo que está pasando en ese punto, no tiene la suficiente información. Si tú vas por la carretera y empieza a llover,  te genera incertidumbre,  reduces la marcha y conduces con más precaución. La forma que tiene el SNC de avisarte es con tensión muscular: te manda el mensaje de “o frenas o nos estrellamos”. Si tú a pesar de esto sigues estirando y forzando, llega un punto en el que el músculo pasa de su zona elástica a su zona plástica (riesgo de lesión y rotura de fibras). Imagina un muelle  que estiras un poco pero vuelve a su estado original (zona elástica). Ahora imagina que ese mismo muelle lo estiras tanto que se deforma en exceso y ya no recupera su estado inicial, sino que su longitud aumenta (zona plástica).

¿Y cómo estiro? – A no ser que seas una bailarina de ballet o te dediques a la gimnasia rítmica, busca siempre tu zona elástica, que es en la que notas una ligera sensación de estiramiento y nunca dolor. Después de una clase colectiva o de entrenar creemos que cuanta más tensión tengamos en el músculo al estirar más efectivo será para prevenir agujetas y lesiones. Cuántas veces habremos oído decir que las agujetas vienen por no estirar bien cuando, seguramente, el problema sea por una carga excesiva de nuestro entrenamiento o por estirar con dolor. Recuerda, no te salgas de tu zona elástica. Estirar Jero

La Cadena Cruzada – El cuerpo funciona como una “X” imaginaria que cruza por el centro de tu cuerpo. Un problema o lesión en tu hombro derecho puede repercutir en un acortamiento en la parte posterior de tu pierna izquierda o incluso un dolor de dedo del pie puede venir de una antigua lesión de la zona cervical. Por lo tanto, si crees que tienes un músculo acortado, no te obsesiones con estirarlo todos los días, ya que seguramente tu problema no venga de ahí.

Ahora que conoces mejor a tu jefe… ¿Qué prefieres? ¿Estirar o trabajar?

Jero Marugán Salamanca
Jero