¿Es el desayuno la comida más importante del día?

El mito de que el desayuno es la comida más importante del día se nos ha grabado prácticamente a fuego durante años y años, también lo es el tipo de desayuno y los “comestibles” de lo que lo componemos.“La comida o comidas más importantes del día, son aquellas que nos aportan los nutrientes necesarios en el momento exacto en el que nuestro cuerpo los demanda”.

 

Para entender esto, primero tenemos que saber diferenciar la COMIDA DE VERDAD de los PRODUCTOS COMESTIBLES y es que no todo lo que nuestro cuerpo pueda digerir tiene porqué ser comida así como no todo lo que nuestro cuerpo digiere, es saludable.

“Cacao soluble y galletas el desayuno de los atletas”…

Probablemente esta sea una de las frases que más daño han hecho a nuestra alimentación, pues partiendo de la base de que si basamos nuestra alimentación desde su primera toma en productos procesados y por supuesto azúcares refinados, malas proporciones nutricionales vamos a obtener y por supuesto, nuestra salud antes o temprano se va a ver afectada…

¿Entonces el cacao soluble y las galletas no son comida?

La respuesta está bien clara, NO, las galletas son productos comestibles y digeribles, elaboradas a base de un procedimiento industrial, con azúcares refinados y que además de elevarnos los umbrales del sabor a las nubes (Luego no os extrañe que las verduras nos sepan a pared, si basamos nuestra dieta en productos azucarados), nos hacen un flaco favor ya no a la hora de buscar un resultado estético, sino a nivel de salud….

¿Qué hay del cacao soluble?

Simplemente el cacao soluble o los productos similares es azúcar pintado de marrón…

¿Qué hay de ese zumo de brick multifrutas que tan bien me entra con el bollito o con alguna galleta?

Mi consejo es que os paréis y miréis el etiquetado, si veis demasiados productos industriales en un zumo que se supone que es natural… ¡Que os salten las alarmas!

PUES ME ESTOY HACIENDO UN LÍO…

Claro, no me extraña y es que es lógico que no sepamos qué comer, si hemos vivido todo este tiempo con unas costumbres equivocadas, pero [email protected], visto muy por encima lo que no hay que hacer, nos ponemos MANOS A LA OBRA para diseñar una buena estructura para nuestra primera toma de nutrientes diara, ¡AL LÍO!.

Casos a parte y visto lo que no hay que hacer, ¿Qué os parece si os doy unas opciones a los alimentos que consumimos habitualmente?

Comestibles Comida real
Bollería industrial o cereales procesados Dos rebanadas de pan tostado (Masa madre)
Zumo de brick Zumo natural o pieza de fruta
Mermeladas o dulces varios Aceite de oliva virgen, tomate natural
Cacao soluble y demás saborizantes Infusiones varias
Leche Queso fresco

¿Entonces tomar leche es malo?

Si nuestras necesidades nutricionales demandan calcio, seguramente el ‘’mejor’’ aliado o por lo menos el más asequible sea la leche, pero parad un segundo y preguntaos, a parte de la especie humana, ¿Qué otra especie de mamíferos sigue tomando leche después de la lactancia?

En primer lugar, tenemos que saber qué tipo de actividad vamos a desarrollar en la hora posterior al desayuno, no vamos a comer lo mismo ni las mismas cantidades, si vamos a hacer ejercicio o si vamos a trabajar sentados.

En segundo lugar, tenemos que concienciarnos de nuevo en la FALTA DE PROTEÍNAS que presenta nuestro desayuno, ¿Dónde quedó eso de los 30 gr de proteínas por toma?, como siempre digo dependerá del objetivo, pero añadir unos 80 gr de pavo (Natural, al corte NUNCA ENVASADO), jamón serrano o incluso alguna clara de huevo a nuestro desayuno, nos va a cubrir las necesidades básicas proteicas para nuestra primera toma y además va a equilibrar la balanza muy a nuestro favor a la hora de reducir hidratos y grasas saturadas e insanas que habitualmente consumimos desde primera hora de la mañana.

Dicho todo esto, me gustaría dejaros un par de ejemplos de desayunos para que os hagáis una idea de cómo plantear vuestra primera toma de nutrientes diaria.

– Desayuno para una persona semi sedentaria:

2 rebanadas de pan con aceite de oliva y tomate

80 gr de pavo al corte

1 infusión o café

1 pieza de fruta

– Desayuno para un deportista que va a entrenar en las horas próximas a esta toma:

3 rebanadas de pan integral con aceite de oliva y tomate

100 gr de jamón

1 piezas de fruta

Infusión o café

Medio aguacate

Como veis, la principal diferencia es sustituir los productos comestibles, por los alimentos de verdad, cabe destacar que estos dos ejemplos son generalizaciones, por supuesto que cada persona tiene unas necesidades nutricionales distintas, así como un gasto calórico diferente, por no hablar de los objetivos.

¡Pedid ayuda a profesionales!, no todo lo que nos vende la televisión es bueno, no todos los productos de color rosa con letras en cursiva son saludables, no todas las costumbres son buenas, la comida es comida y yo no veo ni rastro de comida real en los desayunos habituales… ¡Pensadlo!, abramos nuestra mente y cambiemos a mejor, nuestra salud por delante de todo y a partir de ahí… ¡DISFRUTEMOS COMIENDO SANO!

 

Marco Antonio Blanco González.
 

¿Qué ropa debo elegir para el gym?

Dentro del gimnasio son muchas las diferentes actividades que se pueden practicar. Y para obtener un mayor beneficio, o simplemente sentirte bien, es recomendable usar el tipo de ropa más adecuado para cada actividad.

 

A la hora de salir de compras, tenemos que tener en cuenta varios aspectos  antes de lanzarnos y comprar la última camiseta más cara que haya salido al mercado. Tienen que ser funcionales, duraderos, cómodos, y por último y no menos importante hay que tener en cuenta  el diseño.

Por ejemplo debemos tener en cuenta que no podemos usar los mismos pantalones holgados para una clase de Zumba, que para una clase de Ciclo, al igual que estos mismos no podemos usarlos para una clase de Yoga o Pilates, ya que siendo ropa con poca flexibilidad, limitaría los movimientos en estas clases, debiendo usar en éstas leggins, mallas o ropa elástica. Así que antes de comprar, debemos de tener claro para qué actividad vamos a adquirir la prenda, simulando los movimientos a los que va a estar sometida la prenda antes de comprarla.

Una vez decidido esto último, tenemos que tener en cuenta que hay actividades que nos hacen transpirar más que otros y en ambos casos la misión es que el cuerpo permanezca lo más seco posible, y con la suficiente ventilación para evitar un sobrecalentamiento.

Hay que tener en cuenta que cuando hacemos deporte sudamos por la elevación de la temperatura corporal y el esfuerzo que hace para termoregularse. A partir de los 24 grados al cuerpo empieza a costarle esa función, de ahí que debemos escoger prendas que faciliten termoregulación, evitando prendas que nos den más calor (algodón) y nos decantemos por prendas técnicas, últimamente  llamadas “inteligentes” que ayudan a la correcta evaporación del sudor, y nos mantengan en la temperatura idónea para practicar deporte.

Teniendo en cuenta todo ésto es importante fijarnos en el tipo de fibra que vamos a elegir, siendo el algodón idóneo para actividades de baja intensidad o poco movimiento, y no para actividades de intensidad alta, ya que el algodón al mojarse se vuelve pesado, molesto y sin ningún tipo de transpiración.

En caso que la actividad sea de alta intensidad debemos recurrir a materiales sintéticos, que repelen el sudor y expulsan la humedad de nuestro cuerpo, como son el  nailon o poliéster. Al igual que también podemos utilizar las prendas llamadas inteligentes Coolmax, Suplex que ayudan a controlar la temperatura. Por ejemplo una de las combinaciones  de fibras perfecta para practicar deporte dentro de un gimnasio sería Poliéster + Algodón + Spandex (ideal para ejercicios en el interior y buena absorción de líquidos).

También debemos tener en cuenta la ropa interior, tanto para hombres como mujeres, debe ser de algodón o alguna combinación con este último para evitar escoceduras y roces, ayudando a recoger el sudor y que a la vez sea transpirable, evitando usar nuestras mejores prendas para ir al gimnasio. Sin duda alguna, las mujeres han de usar sujetadores deportivos, que  sujeten lo máximo posible, que no tengan partes duras como aros evitando así que cualquier movimiento brusco, se convierta en algo doloroso.

Y por último recuerda que la elección de zapatillas es igual de importante que la selección de prendas, teniendo en cuenta que no es lo mismo una clase de tonificación, que una de ciclo o una coreografiada, usando por ejemplo zapatillas con suela plana, zapatillas con calas o zapatillas con torsión y algún tipo de amortiguación.

Espero que os haya servido a la hora de elegir vuestra prenda para ir al gimnasio, estaré alerta a vuestros estilismos¡¡¡¡¡¡

David Nieto Pinilla.

Calzado deportivo ¿qué zapatillas me compro?

Elegir zapatillas es una parte importante a la hora de ponerse a entrenar. Un buen comienzo es dejar claras las bases en la elección de la zapatilla en función de nuestras necesidades y características.

El mercado de calzado deportivo, cada vez más competitivo, gasta millones en dinero para investigación con la intención de  desarrollar materiales que sean más duraderos, resistentes y al mismo tiempo, más ligeros y cómodos. El análisis de los diferentes movimientos de nuestros pies, de la pisada en diferentes momentos de la carrera o caminata, las demandas en cada deporte, de los gestos y los impactos en los miembros inferiores ha dado lugar a la producción de zapatillas cada vez de más alta calidad.

El resultado se puede comprobar en cualquier tienda de calzado y equipamiento deportivo: una gran variedad de modelos, colores, materiales y precios de las zapatillas apropiadas para cada tipo de actividad y usuario.

Elegir un par de zapatillas adecuado, que tanto  sirvan para prevenir las lesiones o por lo menos para no generarlas; reducir el estrés en diferentes huesos de las piernas, las rodillas, caderas y en el mismo pie. Esto significa, en algunos casos, proteger nuestra espalda y beneficiarnos en general de la práctica deportiva.

¿En qué nos debemos fijar para una selección adecuada?

En primer lugar debemos pararnos a pensar en nuestras necesidades, aquí valoraremos de manera sincera lo que nos conviene que no tiene que ser lo que más nos guste:

Si vamos a correr, ¿estoy preparado?, ¿tengo buena técnica de carrera?, ¿cuánto peso? O ya las tan recurridas.. ¿y tú que eres, pronador, neutro o supinador?

Ojo, una zapatilla más cara no significa que sea mejor.

Conocer como nos  sentimos, esa retroalimentación es necesaria; si después de entrenar me duelen los gemelos, o si la planta del pie se inflama (fascitis plantar), deberíamos tener en cuenta que en este caso debemos adquirir zapatillas con un apoyo en el arco, o para evitar que se carguen gemelos o sóleo que tengan un drop alto (diferencia de altura entre talón y antepié) para evitar un apoyo abusivo de la parte anterior (correr de puntillas).

  • La absorción de choque
    (amortiguación adecuada) – El material utilizado puede deformarse con el uso y pierden esta propiedad. Un error común y más normal de lo que creemos es pensar que la zapatilla “aun sirve” porque no está rota, sin embargo por la actividad a la que la hemos sometido ha hecho que perdiera toda su capacidad de amortiguación. Por ejemplo, la vida media de una zapatilla de corredor no debería exceder los 800 km; claro está que aquí podríamos pensar que es una estrategia de ventas; os muestro la imagen comparativa entre la capacidad de absorción de 2 zapatillas hecha por New Balance: pisadaUna buena técnica de carrera propiciará que no necesitemos tanta amortiguación, para cada peso así como cada pisada deberemos seleccionar una zapatilla con más refuerzos o diferentes materiales.
  • Flexibilidad
    Cuidado con los calzados muy rígidos, no permitiendo la flexión y extensión del pie. Ellos pueden causar un desequilibrio muscular, dolor en la parte anterior de la pierna (tibia) y el cambio en los patrones de carrera o caminata.
  • Estabilidad
    Si la actividad requiere paradas, cambios bruscos de dirección y movimientos laterales, estas han de proporcionar la estabilidad necesaria en zonas como el talón y refuerzos laterales.
  • Adecuada
    La zapatilla elegida debe ajustarse a su pie. Debemos evitar comprar modelos ajustados,  pueden dañar la piel o por el contrario  modelos muy grandes, ya que el pie se deslizara propiciando la aparición  de ampollas.

La talla: Nos volvemos locos con la talla perfecta, pero ahí va un truco rápido: deja la anchura de un dedo de la mano entre el dedo más largo y la puntera de la zapatilla, recuerda que el pié hincha.

Ahora ya tienes más información para tu elección acertada.

Recuerda que no hay una zapatilla perfecta para todos, pero sí que hay una para cada uno.

Silvia Díaz Piñeiro 
 Silvia Diaz Piñeiro