El desayuno como combustible.

Es muy importante cuidar nuestro cuerpo con opciones sanas y,  para ello, debemos arrancar el día con fuerzas y energías suficientes para que nuestro rendimiento físico e intelectual sea el adecuado.

Comenzar el día con un buen desayuno, nos va a aumentar la sensación de bienestar. A menudo, muchos de nosotros tenemos excusas para eliminar el desayuno parcial o totalmente de nuestra dieta diaria, una de las causas es no tener apetito por la mañana, sin embargo, ello es el resultado obvio de haber tomado una abundante cena la noche anterior, de forma que cuando dormimos, el cuerpo todavía está ocupado digiriendo toda esa comida. La digestión va a una velocidad más lenta durante las horas de sueño y todavía queda alimento en nuestro estomago por la mañana, como este también necesita descanso, tendremos en este caso un estómago cansado que no tiene ganas de digerir los alimentos de la mañana.

El desayuno es sin duda la comida más importante del día, saltarse el desayuno con el fin de perder peso es un error común que debemos descartar porque nada tiene que ver la eliminación del desayuno con la pérdida de peso, de hecho en ocasiones podrá ocurrir todo lo contrario.

Nuestro cuerpo necesita un buen desayuno lleno de vitaminas y nutrientes, completo y abundante en alimentos sanos, con ausencia de azúcares con poco valor nutritivo y que nos proporcionen falsa energía. El páncreas responde al aumento de glucosa, produciendo insulina con el fin de acercar los niveles de vuelta a una cantidad razonable, esto significa que pocas horas después de este desayuno poco saludable, lo que nos queda es una sensación de cansancio y hambre de nuevo y por supuesto la necesidad de otra dosis de azúcar rápida, es la pescadilla que se muerde la cola…

Así que, ya sabéis, optar por buenos alimentos, hidratos de carbono complejos, como auténtico pan integral de trigo, centeno, granos enteros de avena, zumo recién exprimido… todos estos alimentos harán que nuestra glucosa se mantenga de manera constante en el torrente sanguíneo.

Después de todo lo dicho, voy a daros algunas opciones de desayunos saludables, para empezar el día llenos de energía y a la vez sentirnos más ligeros y sanos por dentro.

DESAYUNO 1:

Zumo de naranja natural

Tostada de auténtico pan integral con aceite de oliva, tomate y 1 ración de proteínas  (fiambre de pavo o pollo libre de grasa, jamón serrano, atún, arenque, salmón ahumado o tortilla francesa).

Taza de café o té con leche desnatada o vegetal y azúcar moreno o edulcorantes naturales.

DESAYUNO 2:

Zumo de naranja naturalX alimentaciónX alimentosX AltafitX caloríasX comidaX desayunoX NutriciónX saludX Vida SanaX vitaminasX zumo de naranja

Cereales Integrales sin azúcar o avena con leche vegetal o desnatada a la que podemos añadir frutos rojos.

Taza de café o té con leche desnatada o vegetal y azúcar moreno o edulcorantes naturales.

DESAYUNO 3:

2 yogures desnatados con fruta

6 galletas integrales sin azúcar

Café o té con leche desnatada o vegetal y azúcar moreno o edulcorantes naturales.

Espero que aprovechéis estos consejos sanos.

Salu Acosta
Salu Acosta