Desayuna bien, ¡empieza el día con energía!

Sea o no la comida más importante del día, desayuna bien. Es la primera toma de alimentos después de un largo ayuno nocturno y por lo tanto debemos centrarnos en la calidad de estos, así como ver qué nutrientes esenciales no deben faltar.

 

Un desayuno saludable debe aportar buena parte de las calorías del día, y estas deben provenir de alimentos reales y de verdad, capaces de saciarnos, ofrecernos energía y todo aquello necesario para que nuestro organismo funcione correctamente.

Veamos qué no debería faltar nunca en un buen desayuno:

HIDRATOS DE CARBONO

Debemos evitar los hidratos simples que solo nos aportan calorías vacías, como galletas y demás bollería cargada de azúcar, y optar por hidratos complejos como cereales y panes integrales de buena calidad (muesli, avena, pan de centeno o espelta, etc.) Asegúrate de que compras productos de buena calidad leyendo los ingredientes en las etiquetas.

Otra opción indispensable en un buen desayuno sería la fruta, ya que nos aporta las vitaminas y minerales necesarios para nuestro organismo. Frescas y enteras o en forma de zumo natural, no deberían faltar en una dieta saludable y equilibrada.

PROTEÍNAS

Es muy fácil encontrarnos desayunos con exceso de hidratos de carbono y carentes prácticamente de proteínas. Estas serán esenciales para aportarnos saciedad y ofrecer lo necesario para construir o reparar estructuras del cuerpo. Incluye en tu desayuno proteínas de alto valor biológico y buen valor nutricional como pavo, salmón, queso fresco, jamón, huevo, etc.

GRASAS

Al contrario de lo que mucha gente pueda pensar, hay que dejar claro que no se puede prescindir de las grasas para tener una dieta equilibrada, ya que además de otras funciones constituyen la principal fuente de energía para el organismo, y por lo tanto serán necesarias incluirlas en la primera comida del día. Ten presente que la bollería industrial aporta grasas hidrogenadas que perjudican gravemente la salud, calorías vacías que no nos ofrecen ningún tipo de beneficio. Por lo tanto, será importante elegir grasas saludables como el aceite de oliva o el aguacate. Otra muy buena opción son los frutos secos o semillas.

Una vez explicado esto, os propongo unos ejemplos de desayunos completos y saludables que además de ricos, os llevará muy poquito tiempo prepararlos:

– TORTITAS DE AVENA Y PLÁTANO:

  • Un plátano.
  • 30-40 gramos de harina de avena.
  • 2 huevos grandes.
  • Frutos secos (un puñado de nueces o almendras).
  • Canela o endulzante al gusto (optativo).

Para preparar las tortitas será tan fácil como mezclar medio plátano, los huevos,  la harina de avena y la canela hasta que quede todo bien batido formando una mezcla homogénea. Una vez lista, engrasar una sartén con un poquito de aceite de oliva untado en papel de cocina y calentar a fuego medio. Verter parte de la mezcla (la cantidad dependerá de el grosor que queramos que tengan nuestras tortitas), cocinamos por un lado hasta que se empiece a dorar y damos la vuelta para que se termine de hacer por el otro lado. Servir con el plátano sobrante o vuestra fruta fresca favorita y un puñado de nueces por encima, ¡y a disfrutar!

– YOGUR CON CEREALES Y FRUTA:

  • Yogur desnatado o queso batido 0%.
  • Fresas, manzana o tu fruta favorita.
  • Cereales integrales (avena, muesli, etc.).
  • Nueces, almendras o semillas.
  • Canela y endulzante (puedes utilizar sirope de agave).

En un cuenco mezclar todos los ingredientes añadiendo la fruta o frutos secos que más te gusten. Otra opción que te llevaría un poco más de tiempo sería calentar leche vegetal o desnatada y dejar reposar la avena. Servir en caliente o en frío y añadir los demás ingredientes antes mencionados.

– TOSTADAS DULCES O SALADAS:

La tercera opción que os propongo es un clásico en los desayunos, pero debemos optar por buenos alimentos para que estas formen un desayuno completo y nutritivo.

En primer lugar  elegiremos un buen pan, mejor si es integral (aportan más fibra e hidratos de carbono complejos que tardan más en asimilarse manteniendo los niveles de glucosa estables en sangre), así mismo evitar los azúcares añadidos (la mayoría del pan de supermercado lo llevan).

Además de los hidratos de carbono procedentes del pan, debemos elegir un buen aporte de proteínas (salmón, atún, huevo, jamón, humus) y grasas saludables, que podrán venir del aceite de oliva, aguacate o frutos secos y semillas.

Otra opción si eres más de dulce es añadir fruta a tus tostadas: plátano con crema de cacahuete y semillas de chía, fresas con cacao puro desgrasado y nueces, yogur griego con mermelada casera sin azúcares añadidos y almendras, etc.

Además, podemos añadir a nuestros desayunos infusiones naturales o café para que aún sea más completo.

Como veréis tenemos mil opciones y combinaciones posibles para elegir un buen desayuno con el aporte energético que necesitamos para empezar el día. Recuerda siempre que las cantidades de cada alimento dependerán de las necesidades de cada persona y su gasto energético total. No existe una norma genérica para llevar una dieta equilibrada.

Sabiendo esto te animo a que pruebes y busques la opción que más te guste y saques 20 minutos para prepararte y disfrutar de un buen desayuno, que además de ofrecer al cerebro y tus músculos lo que necesitan, te hará levantarte y mejorar tu estado de ánimo a lo largo del día.

Descansa, entrena y come… pero ¡come bien!

Leticia Ródenas

Desayuna como un rey… Practica el desayuno saludable

«Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo». ¿Alguna vez te han dicho esta frase, o al menos la has escuchado? Es la frase con la que a muchas personas les han “educado” a controlar su alimentación. Teniendo que comer mucho por la mañana, para coger fuerzas para el resto del día. Y cenando lo justo para no engordar con ese último bocado que nos llevamos a la boca antes de ir a dormir.

 

Vamos a intentar defenestrar esta y otras frases tan populares. Lo primero, ¿quién fue el autor de dicha frase? Pues la autora fue una nutricionista llamada Adelle Davis, fallecida en los años 70, lo que significa que esta frase tiene como mínimo más de 40 años. Quizás sea hora de reciclarnos y actualizarnos, o por lo menos escuchar otras propuestas.

Las calorías nos engordan lo mismo por la mañana que por la noche, que lo que verdaderamente tenemos que tener en cuenta son dos datos:

  • Consumo Energético Total (CET): Las kcal totales que ingiero a lo largo del día.
  • Gasto Energético Total (GET): Las kcal que gasto a lo largo del día.

El resultado de “CET – GET” nos dirá si estamos en superávit o en déficit energético.

Por poner un ejemplo, si yo ingiero 3000 kcal (CET), pero he quemado 3100 (GET), estaré en un déficit energético (-100 kcal). Esto repetido día tras día, junto a la realización de actividad física, me llevará a bajar mi porcentaje de grasa, siendo indiferente que el reparto de kcal haya sido principalmente en el desayuno, en el almuerzo, en la comida o en la cena.

“El desayuno es la comida más importante del día”

No es la más importante, pero tampoco la menos importante, el desayuno es simplemente una comida más. La importancia de cada comida se va a asociar a las características de cada individuo, horarios de trabajo, grado de apetencia a comer a según qué horas, etc.

Con esto quiero decir que una persona que sale de un trabajo muy físico a las 22:00h no tiene por qué cenar muy poquito. O por el contrario una persona cuya jornada laboral empieza a las 7:00 de la mañana y no está acostumbrada a desayunar, o no le resulta grato un desayuno abundante recién levantado, no tiene por qué verse obligado a ingerir un desayuno inmenso, nada más levantarse.

Además, volviendo a la expresión “el desayuno es la comida más importante del día”, invito brevemente a la reflexión. ¿Consideramos que es la comida que mejor hacemos? Lo cierto es que de siempre hemos recibido anuncios publicitarios de desayunos cargados de azucares, bollería industrial, etc. Con lo cual, una buena idea sería reeducarnos en dichos desayunos, añadiendo piezas de fruta, dosis de proteína, carbohidratos de buena procedencia como la avena, grasas saludables, etc.

“El desayuno es súper importante, porque al despertarme, el cuerpo lleva 8 horas en ayuno”.

Esto es cierto, el cuerpo permanece 8 horas (lo que suele durar el sueño) sin recibir alimento, pero ese periodo de tiempo NO se considera ayuno. Y es que la comida que le diste hace 8 horas a tu organismo aún se está absorbiendo.

Para que nos hagamos una idea, el ratio de absorción de proteína en el intestino es de 1,3 -10 gramos/hora dependiendo del tipo de proteína. Lo que quiere decir que si me he tomado para cenar, por ejemplo, una dosis de proteína en forma de huevos, carne, queso…al despertarme aún la estaré absorbiendo.

“El metabolismo se ralentiza a partir de las 7:00 p.m…8.00, 9:00, 10:00…..), o se paraliza durante el sueño”

Esto lo hemos escuchado todos alguna vez, según cada teoría urbana, a una hora distinta. Se ha podido ver en algunos estudios como el gasto energético en el sueño (GES) no es lineal, y había fluctuaciones a la alta y a la baja. Es más, se puede observar que el conjunto del GES total no es diferente a la tasa metabólica basal (TMB). De modo que lo de que el metabolismo se paraliza durante el sueño es falso.

“Los carbohidratos que tomas en la cena se acumulan en forma de grasa sino los utilizas al momento”

Ya hemos comentado antes que lo importante es el Gasto Energético Total (GET) durante el día. Las calorías que entran y las que salen.

Decir que los carbohidratos se almacenan en forma de grasa es ir muy desencaminado. La fuente de energía predilecta del cuerpo humano para obtener energía son los carbohidratos (CH). Ahora bien, cuando el cuerpo no los necesita para obtener energía, como en este caso al irte a dormir, el cuerpo prioriza su almacenamiento en forma de glucógeno muscular y hepático (músculos e hígado). Dichos almacenes de glucógeno pueden llegar a ser muy elevados, más aun en personas que entrenan, por lo que hacen falta muchos CH para llenar estos depósitos. Y finalmente, una vez llenos si se acumularan en forma de grasa, siempre y cuando siga habiendo un superávit calórico.

CONCLUSIÓN:

  • Todas las comidas son igual de importantes de por sí.
  • El desayuno no es la comida más importante del día, tampoco la que menos, y realizarla, no realizarla, o de qué forma realizarla dependerá de factores individuales.
  • El cuerpo no se consume a si mismo por un “ayuno” de 8 horas
  • Lo importante es el Consumo Energético Total (CET) a lo largo del día, junto al Gasto Energético Total (GET) a lo largo del día. Su suma a lo largo del tiempo determinará la consecución de nuestros objetivos.
  • Si quieres desayunar, desayuna, pero DESAYUNA BIEN.
  • La cena, y más concretamente los carbohidratos que cenes, no se acumulan directamente en forma de grasa. Solo lo harán cuando haya un superávit calórico.

 

 

Enrique Montoya Sánchez

 

Crepes Fitness de avena y plátano.

Estamos más que acostumbrados a escuchar que el desayuno es la comida más importante del día y que es ahí donde tenemos que ingerir una cantidad de nutrientes para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y prepararlo para un nuevo día lleno de energía.

Pero claro, no podemos fiarnos de cualquier desayuno y para proponeros uno sano y nutritivo, aquí está mi pequeña aportación: Crepes de avena y plátano.

Ingredientes

  • 250 g de harina de avena (Sabor a elegir)
  • 2 claras de huevo
  • 400ml vaso de leche desnatada
  • 1 plátano

Batir todo con la batidora hasta que se quede una disolución compacta y poco espesa y cuajar la crema en una sartén grande o en una plancha.

Una vez estén listos, yo acompaño estos deliciosos crepes con un zumo de naranja recién exprimido y como no… algo de fruta para por la mañana, una manzana verde, unas fresas o un kiwi… sería ideal.

crepes de avena y platanoSi queréis darle un aspecto más apetecible todavía podemos trocear la fruta y enrollarla dentro con los crepes, los rematamos regándolos con sirope sin calorías, fácil de adquirir en nuestra tienda de suplementación y listo, ya tenemos nuestro desayuno fitness.

Espero que os haya gustado y que disfrutéis del sabor de este desayuno fitness altafitero y empecéis el día con ganas de… ¡Comeros el mundo!

Marco Antonio Blanco
MARCO ANTONIO BLANCO alcala

Vitaminas y minerales esenciales para el deportista.

El esfuerzo intenso y continuo realizado por los deportistas tiende a dejar vacíos muchos de los depósitos de vitaminas y minerales, por lo que es importante que llevemos una alimentación adecuada para recuperarnos y evitar posibles carencias vitamínicas o anemias. Un aporte óptimo de nutrientes, vitaminas y minerales adecuado a nuestras propias necesidades será esencial para poder rendir en condiciones en nuestros entrenamientos, así como cuidar nuestra salud.

Cuando realizamos ejercicio uno de nuestros objetivos principales es mejorar nuestro rendimiento físico y nuestra salud, para todo ello es necesario el cuidado del sistema inmunológico, que actúa como sistema de defensa protegiendo al organismo. Durante el ejercicio intenso y debido a los procesos metabólicos de nuestro organismo, se produce la formación de moléculas conocidas como radicales libres, el exceso en nuestro organismo hará que nuestro sistema inmune reaccione multiplicando las defensas antioxidantes, por ello es importante consumir los suficientes minerales y vitaminas antioxidantes para lograr ese equilibrio a nivel interno (antioxidante-radical libre).

De este modo, una correcta alimentación será el pilar esencial que nos ayudará a cubrir las necesidades básicas y alcanzar ese equilibrio. Nuestra dieta debe ser rica en frutas, vegetales, legumbres y nos debe proporcionar antioxidantes como la vitamina C y E.

A continuación, te mostramos una tabla que reúne las vitaminas antioxidantes y minerales más importantes, así como los alimentos que lo contienen:

tabla de vitaminas

Una correcta y variada alimentación será suficiente para conseguir un buen aporte de vitaminas y minerales. Por tanto, una persona con reservas normales de estos nutrientes no necesitará ningún tipo de suplementación extra. Sólo será necesaria en el caso de que se presente una deficiencia o carencia de algún nutriente específico, ya sea por falta de absorción en el organismo o por intolerancia a alguno de los grupos de alimentos mencionados arriba, siempre bajo el control y la supervisión de un nutricionista o endocrino.

Come sano, come variado y equilibrado ya que todo ello contribuirá a mejorar tu salud, sentirte mejor y mantener un rendimiento físico adecuado. Recuerda que el ejercicio físico y la alimentación van de la mano. Y para lo primero, no dudes en consultar a los Genius de tu club Altafit, estarán encantados de ayudarte y asesorarte con la rutina de ejercicio que más se adapte a tus necesidades.

Vanesa Fernández Miñambres
 Foto Vanesa Genius_

Ponle fruta, recetas ligeras, sanas y sabrosas.

Vamos a rescatar la fruta de su eterno papel de secundaria en las comidas, ya que puede ser mucho más que un postre: hay múltiples versiones para obtener sus beneficios de forma diferente.

Ensalada de pasta con nueces, maíz y pera.ensalada de pera 2

Tiempo: 20 minutos

Dificultad: Baja

Nivel calórico: 350 Kcal

Para 4 personas: 250 g de espirales, 100 g de espinacas tiernas, 1 limón, 2 peras, 50 g de nueces, 80 g de maíz dulce cocido, 70 g de queso azul, aceite de oliva, vinagre balsámico, pimienta y sal.

Cuece las espirales en abundante agua con sal el tiempo que se indique en el envase. Enjuaga con agua fría y deja que se escurran.

Lava las espinacas y escurre. Exprime el limón. Pela las peras. Pártelas en cuartos, elimina el corazón, córtalas en daditos y rocíalos con un chorrito de zumo de limón para que no se oxiden.

Mezcla en un cuenco dos cucharadas de vinagre, una pizca de sal, otra de pimienta y cinco o seis cucharadas de aceite. Bate con un tenedor hasta obtener una salsa bien emulsionada.

Trocea las nueces y el queso. Dispón la pasta en una ensaladera y añade las espinacas, las peras, las nueces, el maíz enjuagado y escurrido de su líquido de conservación y el queso. Aliña con la vinagreta y sirve.

Brocheta de piña y pollo con almendras.Brochetas-de-pollo-y-pina

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: Baja

Nivel calórico: 190 Kcal

Para 4 personas: 2 pechugas de pollo, 1 piña natural, 50 g de almendras, albahaca, miel, sal y aceite de oliva.

Trocea las pechugas en tacos grandes (de pincho), adereza con una pizca de sal y cocina en una sartén con aceite de oliva. Reserva.

Pela la piña, córtala en rodajas de medio dedo de grosor y luego pártela en triángulos del tamaño de los tacos de carne. Baña en un poco de miel y dora en una sartén.

Monta las brochetas alternando tacos de pollo con trozos de piña. Tritura unas hojas de albahaca, las almendras y un chorrito de aceite. Rocía por encima de las brochetas.

Arroz con pollo, mango y frutos secos.arroz pollo y mango

Tiempo: 45 minutos

Dificultad: Media

Nivel calórico: 398 Kcal

Para 4 personas: 4 tacitas de arroz, caldo de verduras, 1 mango, 1 cebolleta, 50 g de anacardos, ½ pimiento rojo, 1 pechuga de pollo, una cucharada de uvas pasas, comino molido, 1 limón, 1 diente de ajo, aceite de oliva, pimienta y sal.

Deja macerar media hora la pechuga cortada en dados con el ajo, aceite y dos cucharadas de zumo de limón.

Rehoga la cebolleta picada. Añade las pasas, el arroz y una pizca de comino. Sal y pimienta, cubre con 4 cucharadas de caldo caliente y cuece 12 minutos.

Dora los dados de pollo y mézclalos con el arroz, el pimiento picado, el mango en dados y los anacardos. Sirve.

Judith Juguera Rodríguez
 Judith San Vicente

La fruta, una apuesta segura.

Los expertos recomiendan tomar como mínimo 5 piezas de fruta al día. Si te gusta correr o cualquier deporte cardiovascular, y lo haces a menudo, deberías incrementar esta cantidad ¡¡hasta 7 piezas diarias!!

Lo sé…analizando el ritmo de vida actual, el tiempo del que disponemos, agendas llenas y otros “quehaceres”, ¿nos acordaremos de añadir a nuestra dieta la cantidad necesaria y adecuada de fruta? DEBERÍAMOS,  lo notarás en tu día a día y de igual manera en tus entrenos.

PERO, ¡¡SI NO ME GUSTA LA FRUTA!!! ¡¡CON TRABAJO Y ESFUERZO TOMO UNA O DOS PIEZAS AL DÍA!!¿¿ CÓMO LO HAGO??

Para solucionar estas situaciones debemos desprendernos de la imagen clásica de la fruta y de su consumo como elemento en el desayuno, media mañana, media tarde o pre/post entreno. Tenemos opciones que pueden hacer su ingesta  sencilla y menos monótona y problemática:

Zumos naturales: opción perfecta para aquellos que les de pereza ¡¡hasta masticar!! Y una magnífica fuente de vitamina C  en el caso del zumo de naranja o vitamina D si le añades una hortaliza como la zanahoria.

Batidos: Una opción muy buena si tienes que desayunar camino al trabajo. Deberemos tener en cuenta que, sea de lo que sea el batido, es interesante que por un lado contenga la pulpa (para ayudar en la digestión por aumento de los jugos gástricos) y la cáscara (ayudando a reducir el colesterol).

Compotas o mouse de frutas: el cambio de textura puede facilitarte la ingesta y dependiendo de la composición pueden ser muy efectivas contra el estreñimiento (manzana o pera al horno por ejemplo)

Ensaladas de frutas o vegetales: tanto si sólo es un complemento dentro de una ensalada de espinacas o “ensalada de verano”, a la que se le puede añadir trocitos de piña o granada, como si es en forma de macedonia, mezclando las frutas  y añadiendo zumo de naranja, incluso un toque de limón a quién le guste, son opciones muy interesantes.

Sorbetes: Mezclando frutas como peras, uvas o fresas a un yogur helado.

Brochetas: Magnífica opción de variar frutas exóticas como el mango con fresas, kiwi o la piña y siempre darán un toque de “estilo” si tienes que preparar un postre especial.

Parrilla o grilladas: Quizás una opción menos conocida pero igual de interesante, rodajas de piña, melocotón, banana e incluso ciruelas son las más habituales.

Sea como sea, lo mejor es utilizar la fruta de temporada y el máximo de nuestra imaginación, al igual que lo hacemos día a día con nuestros entrenos.

Ana María Llaveria Plaza
 Ana Maria Llaveria Plaza